12 DE DICIEMBRE DE 2017 |
Salud

La empresa OSDE desmintió a Swiss Medical acerca de "supuestos privilegios tributarios e impositivos y abuso de posición dominante en el mercado", a través de una solicitada publicada en diarios nacionales.

"En sus expresiones, Swiss Medical agravia a OSDE, mintiendo sobre supuestos privilegios tributarios e impositivos y abuso de posición dominante en el mercado. También invoca, mentirosamente, un juicio entre la Superintendencia de Servicios de Salud y OSDE, sobre los aportes de socios adherentes voluntarios, que se tramita en primera instancia, en la Justicia Federal de la Seguridad Social, sin decisión judicial sobre la cuestión de fondo", señaló la firma.

Swiss Medical denunció esta semana a OSDE por una supuesta retención de aportes de afiliados por $16.000 millones, y reclamó la intervención estatal además del pago de la deuda.

"Hacemos expresa reserva sobre las eventuales consecuencias penales y patrimoniales que pudieran corresponder para Swiss Medical", remarcó la Mesa Ejecutiva de OSDE en la solicitada titulada "La salud amenazada".

Señaló además que "como el conjunto de las obras sociales, hospitales de comunidad y sanatorios de fundaciones, OSDE se encuentra exento de algunos impuestos y tributos. Swiss Medical no podía desconocer ese marco legal cuando inició sus actividades, en 1991. Es irrazonable que pretenda descubrir e invoque ahora supuestas circunstancias que la perjudican, mientras cobra por sus prestaciones a OSDE desde hace más de 20 años, sin quejas".

"Es un viejo reflejo de ciertos empresarios; cuando les va bien, pretenden que el Estado no regule nada, cuando deja de irles bien, reclaman que el Gobierno intervenga para proteger sus intereses comerciales. Incluso con actitudes irresponsables que plantean una seria amenaza en cascada para todo el sector de la salud en la Argentina", concluyó OSDE.

Fuente: Télam

La empresa está sospechada de acordar con sus clientes para eliminar pruebas que las podrían involucrar en casos de coimas y acciones de lavado de dinero. Quiénes guardaban información allí.

En el incendio del depósito de Iron Mountain se perdieron cajas pertenecientes a más de 600 empresas. La empresa líder en administración de información es sospechada de acordar con sus clientes para eliminar pruebas que las podrían involucrar en casos de “coimas” y/o acciones de lavado de dinero.

Entre las entidades que guardaban documentación en el depósito incendiado se encontraban cajas de Sideco Americana (Grupo Macri) que habían sido caratuladas como “Coima”, documentos del HSBC,  cajas bajo la denominación "Cablevisión U$S 250 millones" y "Cablevisión Prospects" en el JP Morgan (entidad que perdió 4000 de un total de 4400 cajas que tenía en el depósito).

En el galpón también había material perteneciente a Edenor, Swiss Medical, Santander Río, Monsanto, Telered Imagen, Banco BNP Paribas, Deloitte, GlaxoSmithKline y Exxel Group, entre otras.

La investigación por la posible “comisión de uno o más ilícitos relacionados con criminalidad económica” está a cargo del Área Operativa del Mercado de Capitales, el Área de Delitos Tributarios y Contrabando y de Delitos contra la Administración Pública, Fraude Económico y Bancario, Lavado de Activos y Concursos y Quiebras de la Procelac. El organismo, a su vez, ordenó entrecruzar datos con la Comisión Nacional de Valores (CNV) y el Banco Central (BCRA) para buscar conexiones con irregularidades.

En marzo del 2014, la Procelac pidió que se informe qué empresas habían retirado archivos meses antes del incendio y de allí surgen los nombres de las mismas.

Si bien la mayoría de las cajas estaban rotuladas con códigos alfanuméricos que impiden conocer el contenido de las mismas, algunas decían “AFJP”, mencionaban a entidades o sociedades externas, documentación sobre "Bonex" y etiquetas de "Cablevisión Prospects" y "Cablevisión U$S 250.000.000", correspondientes al año 2001. También se encontraron cajas con el rótulo "Government Bonds", con documentación Swift y otras con el rótulo "Off Shore".

El HSBC perdió todas las cajas que estaban rotuladas como "Lavado de Dinero" y "Lavado de Dinero Premier". Con ese nombre se estima que se perdieron cerca de 20 cajas de las 25 mil que se incendiaron en Barracas.

Otras dos empresas de mayor relevancia que perdieron material fueron la entidad agrícola Monsanto y Exxel Group, la cual además es investigada por evasión y presunto lavado de dinero.

El Banco BNP Paribas perdió 251 cajas vinculadas al sector Comercio Exterior, que contenía datos de entre 1998 y 2011, algunas con registros de transacciones con entidades relacionadas al banco en Islas Caymán y otras que habían sido archivadas como "Antiterrorismo".

El Banco Patagonia también fue otra de las entidades que perdió gran parte de su documentación, ya que tenía más de 55.131 cajas en las tres sedes de Iron Mountain, algunas rotuladas como "Lavado de Dinero" y "Network Efficiencies". También se perdieron cajas con el rótulo UBS Zurich Conciliaciones, relacionadas con "Vínculos con Deusteche Bank Dólares".

Según informó Iron Mountain, el laboratorio GlaxoSmithKline perdió 1073 de 3219 cajas, pero la empresa aseguró luego que sólo había perdido 44 cajas con facturaciones de los años 1999 y 2000.

Por otro lado, la empresa Deloitte aseguró no haber tenido un vínculo comercial con Iron Mountain, pero informó sobre sus archivos, en los que tenían 3300 cajas con información de empresas, bancos y laboratorios, y perdieron casi la mitad. Durante la investigación se desestimó también el material siniestrado de las empresas Edenor, Swiss Medical y Santander Río, por no ser considerado de interés para la causa. (Télam)

Tras una reunión con empresarios

El secretario de Comercio, Augusto Costa, confirmó ayer que no se aplicarán copagos por considerar que "no corresponden", tras una reunión realizada esta tarde con representantes del sector.

“Esta reunión es para llevar certeza, para aclarar que esos trascendidos sobre la aplicación de copagos a los afiliados de la medicina prepaga no corresponden y no se van a aplicar”, sostuvo Costa. Además, exhortó a los empresarios a “no tomar decisiones que puedan generar preocupación e incertidumbre en la población”.

Participaron del encuentro representantes de OSDE, Medife, Medicus, Swiss Medical, Galeno, Faosdir, Admip, Omnit y Acami.

Costa recordó a los empresarios que “existen instrumentos del Estado para ayudar y asistir a cualquier empresa o clínica que tenga alguna dificultad puntual, sin necesidad de implementar pagos adicionales de los afiliados”.

Acompañado por la Superintendenta de Servicios de Salud, Liliana Korenfeld, Costa acordó con la funcionaria la necesidad de "trabajar en conjunto para encontrar un equilibrio entre las necesidades del sector y el acceso de los argentinos a la salud".

Por ese motivo propuso una nueva reunión para la semana próxima, en la que también participarán los prestadores de servicio.

Ambos funcionarios destacaron el aumento exponencial en la cantidad de afiliados durante la última década "producto de las exitosas políticas de inclusión social que permitieron a muchos asalariados acceder por primera vez a la medicina prepaga", señaló la secretaría de Comercio en un comunicado emitido esta noche.

"Nuestro esquema de política económica cuenta con un Estado presente que durante estos 10 años les ha permitido a los argentinos acceder a cada vez mejores servicios de salud y que además ha beneficiado enormemente a las empresas del sector”, afirmó. (Télam)

Las cámaras de farmacias y colegios profesionales de todo el país anunciaron ayer que hoy mantendrán una reunión con las entidades que agrupan a las empresas de medicina prepaga y que tras ese encuentro definirán si ponen en marcha una medida de fuerza.

De esta forma los farmacéuticos decidieron postergar la implementación de la medida que contemplaba dejar de atender con descuentos a las empresas de medicina prepagas a partir de esta medianoche. 

La postergación de la medida se dispuso ayer tras una reunión mantenida por las cámaras de farmacias y colegios profesionales de todo el país, en la que se sumaron por primera vez las empresas del interior a las de Capital Federal y del Gran Buenos Aires. 

En la reunión se decidió postergar hasta hoy, "después de la reunión con los representantes de las empresas de medicina prepaga, la medida de fuerza que debía comenzar a primera hora del día 12 de enero, a la espera de que en la misma se pueda arribar a una solución conveniente y razonable", indicaron los farmacéuticos a través de un comunicado de prensa. 

El sector en su conjunto comunicó además que "bajo ningún punto de vista, la medida había sido postergada por 30 días, tal cual trascendió de forma inexacta en algunos medios de comunicación durante el día de la fecha". 

Asimismo, "ratificamos cada uno de los puntos, de las necesidades y de la situación de extrema gravedad planteada en el comunicado anterior que exige un replanteo urgente en las bonificaciones que hoy están obligadas a realizar a dichos afiliados y que ha llevado a un esquema de inviabilidad económica", prosiguieron las cámaras. 

"Por primera vez, todas las entidades que representan a los profesionales, empresarios farmacéuticos y empleados del sector de todo el país, consensuaron la implementación de esta medida, en caso de que naufrague la reunión de mañana, por las dificultades económicas producidas por este régimen inequitativo que compromete seriamente el futuro de las farmacias", añadió el comunicado. 

Los farmacéuticos resaltaron también que "es importante recordar que con el régimen vigente, las farmacias son el único sector que para poder vender a afiliados del sistema de empresas de medicina prepaga, están obligadas por contrato a realizar un descuento a los pacientes y, a la vez, bonificar a las empresas". 

"Estas bonificaciones se elevan a un promedio del 25 por ciento sobre el total vendido. En consecuencia, las farmacias reciben sólo el 75 por ciento de la venta total, ya que del habitual 40 por ciento del descuento que realizan a los afiliados, las prepagas sólo abonan el 15 por ciento", agregaron. 

Por último, las empresas del sector farmacéuticos recordaron que "mañana se realizará la reunión con los representantes de las empresas de medicina prepaga, luego de la cual se emitirá un comunicado de prensa con el resultado de la misma y las eventuales resoluciones al respecto". 

Suscribieron el comunicado la Asociación de Propietarios de Farmacias (ASOFAR), la Cámara Argentina de Farmacias (CAF), el Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal, la Asociación de Empleados de Farmacia (AEF) y la Cámara de Farmacias Bonaerense (CAFABO). 

Firmaron también la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires, la Federación Argentina de Cámaras de Farmacias (FACAF) y la Cámara de Farmacias de la zona Sur. 

En tanto, por el lado de las empresas de medicina prepaga dijeron que confían en llegar a un arreglo. Claudio Belocopitt, presidente de Swiss Medical, precisó que "no hay riesgo para nuestros afiliados. Creo que vamos a llegar a un acuerdo, estamos haciendo todo el esfuerzo para poder descomprimir esta situación y poder acordar algo a largo plazo".

Télam

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria