19 DE NOVIEMBRE DE 2017 |
Salud

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1900 millones de adultos tienen sobrepeso u obesidad. Más alarmante aún es que 41 millones son niños menores de 5 años. En líneas generales, esto se debe a un desequilibrio entre las calorías consumidas, que son mayores a las necesarias, y las calorías gastadas, que son insuficientes. Las personas consumen cada vez más alimentos y bebidas con alto contenido en grasas y azúcar, y tienen una actividad física más reducida.

Investigadores de Stanford publicaron recientemente un estudio global basado en los pasos diarios que dan las personas y que fueron contabilizados por medio de la aplicación Azumio Argus que tenían instaladas en sus smartphones. Encontraron que en los países con niveles más bajos de obesidad, la gente caminaba una cantidad similar por día. Por el contrario, en aquellas naciones donde la brecha entre quienes más y quienes menos caminan es más grande, es justamente donde se registran niveles de obesidad más altos. 

Dicho estudio analizó durante tres meses a 717.527 personas de 111 países. Nuestro país se encuentra en el puesto 60 con 4852.16333787 pasos registrados, lo que nos sitúa en una línea promedio y superior a la la región. “No es un número que pueda enorgullecernos, teniendo en cuenta que en Argentina el 60% de las personas presenta sobrepeso, según estimaciones de la OMS, y estas cifras van en aumento”, dice Andrea Miranda, médica nutricionista especializada en obesidad y directora de la Sociedad Argentina de Estética y Nutrición Integral (SAENI).


Prof. Dra. Andrea R. Miranda (MN 149.634)

Los investigadores definieron así un nuevo riesgo para la salud pública, al que definieron como desigualdad de actividad. Esta inequidad es también de género, puesto que confirmaron estudios previos -realizados principalmente en Estados Unidos- que señalan que los hombres caminan más que las mujeres. Lo que sorprendió a los académicos fue que cuando la desigualdad de la actividad es mayor, la actividad de las mujeres se reduce mucho más dramáticamente que la actividad de los hombres. Según Miranda, esto se ve empeorado por factores psicoemocionales: “Según lo que veo en mi consultorio, son las mujeres quienes suelen canalizar sus emociones a través de la comida. Ello puede explicar que en nuestro país sean más los casos de mujeres con obesidad, por sobre las cifras registradas en hombres”.

Los investigadores esperan que el estudio contribuya a mejorar las campañas de salud pública contra la obesidad y apoye las políticas para hacer las ciudades más “caminables".

Las recomendaciones de la especialista

Según la Dra. Miranda, caminar al menos 30 minutos por día “mejora nuestra actividad cardiovascular, además de ayudarnos a mantener el peso y canalizar tensiones. Con este simple ejercicio diario, prevenimos y reducimos la hipertensión arterial, la diabetes tipo 2, el colesterol alto”.

Además, explica: “Con los días fríos preferimos estar en espacios cerrados y esta falta de exposición solar baja nuestros niveles de producción de serotonina, neurotransmisor que está asociado al bienestar. Muchas veces llenamos esos vacíos con comida, por eso es importante elegir una  actividad física que nos guste y nos recree en esta época del año. Si de perder calorías se trata, los ejercicios más aconsejados son los aeróbicos. Yo recomiendo caminar, correr o trotar, la natación o el spinning”.

Por último, además de realizar actividad física para tener una buena calidad de vida, es necesario dormir bien -entre 6 y 8 horas diarias- y mantener hábitos de alimentación saludable.

Prof. Dra. Andrea R. Miranda (MN 149.634)
Médica Nutricionista, especialista en obesidad y trastornos alimentarios. Médica Esteticista, especialista en modelación médica corporal y tratamientos antiage y orthomolecular.
Directora Médica de la Sociedad Argentina de Estética y Nutrición Integral (SAENI) www.saeni.com.ar
Directora Médica de la Clínica Integral de Nutrición y Estética Saludable (CipSalud) www.cipsalud.com
Profesora Universitaria. Coach Ontológico Profesional. Autora del libro “¿Yo soy mi peso?” (Editorial Almaluz, 2011).
Speaker en Congresos Nacionales e Internacionales.

Lo reveló un estudio difundido por la Fundación Interamericana del Corazón Argentina y Unicef, que también señaló que los adolescentes con sobrepeso tienen un 25 por ciento más de probabilidades de consumir tabaco.

Los chicos de bajo nivel socioeconómico tienen un 31 por ciento más de posibilidades de tener sobrepeso que los chicos de nivel alto, reveló un estudio difundido este martes por la Fundación Interamericana del Corazón Argentina (FIC) y Unicef, que también señaló que los adolescentes con sobrepeso tienen un 25 por ciento más de probabilidades de consumir tabaco.

El objetivo de la investigación "Las brechas sociales en la epidemia de la obesidad en niños, niñas y adolescentes de Argentina: diagnóstico de situación" fue evaluar la tendencia de sobrepeso y obesidad comparando la Encuesta Mundial de Salud Escolar (EMSE) de 2007 con la de 2012, que incluyó a 23.368 jóvenes.

Los resultados indicaron que la prevalencia de exceso de peso en jóvenes de entre 11 y 17 años aumentó de 17,9 a 27,8 por ciento, y específicamente la de obesidad creció del 3,2 a 6,1 por ciento, mientras que por cada diez adolescentes de nivel soecioeconómico alto con sobrepeso, hay 13 de nivel bajo.

"La labor de Unicef es propiciar políticas públicas que disminuyan esas brechas de inequidad y contar con esta investigación nos permitió mostrar que cuando hablamos de desnutrición no nos referimos sólo a chicos consumidos, sino también a la malnutrición, a la que se le agrega la obesidad, situación mucho más prevalente y real en Argentina", dijo a Télam Fernando Zingman, especialista en salud de ese organismo.

Por su parte Lorena Allemandi, directora del área de políticas de alimentación saludable de FIC Argentina, afirmó a Télam que "el principal aporte de la investigación es que corrobora que la obesidad y el sobrepeso en la Argentina son un problema con un mayor riesgo asociado a la pobreza, como también muestran estudios realizados en otros países".

"Además de traer aparejadas graves consecuencias para la salud física, el sobrepeso y la obesidad están asociados a problemas psicosociales e implican una barrera para el desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes, por lo que la problemática se debe abordar a una edad temprana con políticas públicas diseñadas con una perspectiva integral", agregó.

Zingman coincidió y señaló que los condicionantes que determinan la obesidad están asociados a la poca accesibilidad que tienen los sectores populares a los alimentos de calidad, con mayor contenido de fibras, menor densidad calórica y menor contenido de sal y azúcares refinados.

    "La elección de los alimentos depende en buena medida del presupuesto familiar, que muchas veces excluye los productos más sanos porque son los más caros"

"La elección de los alimentos depende en buena medida del presupuesto familiar, que muchas veces excluye los productos más sanos porque son los más caros", explicó el especialista, y recordó que otro condicionante importante es el "sedentarismo en aumento", que afecta tanto a chicos como a adolescentes.

Apuntó que también existe una "presión del mercado" para darle a los chicos jugos o bebidas azucaradas que aportan calorías sin sentido, y remarcó que "las políticas públicas deberían hacer hincapié en la concientización".

"Hay que regular los espacios obesogénicos que fabrican y promueven la obesidad y centrarse en las familias y las escuelas, que tienen un rol importante. Por eso es necesario un enfoque multifactorial, porque son varios los actores que deben intervenir en el proceso", remarcó en diálogo con esta agencia.

Entre las recomendaciones para prevenir la obesidad infanto-juvenil y garantizar su derecho a la salud el especialista mencionó además la promoción de políticas tendientes a reducir el consumo de alimentos altos en azúcares, grasas y sal, e incentivar el consumo y facilitar el acceso a alimentos saludables, como frutas y verduras, además de promover medidas para restringir la publicidad de alimentos no saludables dirigida a niños.

Con respecto a la relación entre sobrepeso y consumo de tabaco, Allemani señaló que los datos "están sustentados en la evidencia".

"El consumo de tabaco tiene que ver en los adolescentes con el no aumento de peso, pero no podemos confirmar esa relación de causalidad sino sólo mostrar la asociación", explicó.

La especialista subrayó que una vez demostrada esa relación "se hace necesario profundizar en investigaciones que hablen de causalidad".

"Tratamos de explorar el aspecto relacionado con la inequidad y encontramos un número que esperábamos, que es el 31 por ciento. Ahora es importante profundizar esas investigaciones para que sean el punto de partida para discutir políticas públicas", enfatizó.

La inminente llegada del calor primaveral, suele llevar a la gente a usar y lucir ropa más ligera; por ello, buscan soluciones rápidas para sus problemas de sobrepeso. “Ello en parte es positivo, pues dispara la decisión de iniciar un tratamiento para atender una enfermedad crónica que contribuye al desarrollo de otras afecciones más graves”, manifestó el Dr. Raúl Morín, presidente de la Academia Mexicana para el Estudio de la Obesidad (AMEO), quien visitó el país como conferencista del XIV Congreso Argentino de Obesidad y Trastornos Alimentarios, realizado en Bs. As. del 3 al 5 de septiembre

“Sin embargo, -continuó el especialista- debemos insistir en que el sobrepeso y la obesidad son condiciones médicas crónicas. Es decir, se deben abordar mediante un programa integral, de largo alcance e individualizado de reducción de peso, siempre bajo el seguimiento de profesionales de la salud especializados, quienes disponen del conocimiento y herramientas necesarias para ayudar a sus pacientes y con ello prevenir el desarrollo de enfermedades asociadas”.

“El exceso de peso es responsable de incrementar, entre otros males, el riesgo de padecer diabetes tipo 2, hipertensión arterial, diferentes alteraciones en los lípidos, enfermedades cardiovasculares en general, hasta problemas en las articulaciones y algunos tipos de cáncer”, insistió el Dr. Morín.

Durante el encuentro científico organizado por la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimentarios (SAOTA) que convocó a cerca de 1.500 representantes entre médicos nutricionistas y licenciados en nutrición, se abordaron con preocupación los índices crecientes de las enfermedades relacionadas con el sobrepeso y la obesidad, una condición que en la Argentina afecta a un 53,4[1] de la población adulta.

Por su parte el Dr. Ricardo Olmedo, médico especialista en obesidad y trastornos alimentarios, y asesor médico del laboratorio Produmedix en Argentina, una empresa del Grupo Medix, remarcó la importancia de promover cambios radicales en los hábitos alimentarios, incorporando mayores porciones de frutas y verduras de tipos variados, ajustar cantidades a la talla corporal de cada paciente, apoyo psicológico, conductual y, si el médico lo considera conveniente, también farmacológico.

“Si bien hoy disponemos de numerosas alternativas farmacológicas, seguras y eficaces con más de 40 años de experiencia, éstas deben ser parte de un plan integral de cambios en los hábitos alimentarios e incremento de la actividad física, con el objetivo de combatir el sobrepeso y la obesidad, las cuales deben ser indicadas y vigiladas por un médico especialista”, subrayó el Dr. Morín.

El aumento de temperatura provoca la necesidad y el deseo de usar y lucir ropa más ligera; de tal manera que las personas buscan soluciones rápidas, pero no seguras ni de largo plazo, para reducir velozmente un problema que se ha ido desarrollando, frecuentemente, durante mucho tiempo.

“El sobrepeso y obesidad no pueden eliminarse rápidamente con tratamientos agresivos o alternativos, ya que implican un alto riesgo para la salud e incluso la vida, lo mejor es consultar con un profesional especializado en el manejo del sobrepeso y obesidad, como los afiliados a SAOTA, que se actualizan y conocen múltiples opciones que pueden individualizarse, con resultados graduales y que se mantienen a largo plazo”, aseguró.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) [2], el sobrepeso y la obesidad son el quinto factor principal de riesgo de muerte en el mundo: cada año fallecen por lo menos 2,8 millones de personas adultas por esta causa; representan también el 44% de la carga de diabetes, el 23% de la carga de cardiopatías isquémicas y entre el 7% y el 41% de la carga de algunos cánceres.

En la Argentina, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) del Ministerio de Salud de la Nación efectuada en 2009[3], más de la mitad de los argentinos sufre de obesidad o sobrepeso; la diabetes triplica el riesgo de problemas coronarios en el hombre y lo quintuplica en la mujer y alcanza al 9,6% de la población adulta; un tercio de la población es hipertensa y casi 30% de los habitantes que se midieron el colesterol lo tienen elevado, dos condiciones que elevan el riesgo cardiovascular.

Acerca de Produmedix, del Grupo Medix
Produmedix es una empresa del Grupo Medix, radicada en la Argentina desde al año 2012, que comercializa medicamentos seguros y eficaces orientados especialmente a combatir el sobrepeso y obesidad.

Produmedix adquirió una planta en Villa Ortúzar, en la que ya incorporó equipamientos de control de calidad y empaquetado de última generación, y en la que planea producir nutracéuticos y medicamentos para el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso para abastecer a nuestro mercado y exportar a la región. En total el proceso insumirá una inversión del orden de los 2 millones de dólares.

Acerca de Medix
Medix es una empresa farmacéutica mexicana, fundada en 1956 que desarrolla, produce y comercializa medicamentos seguros y eficaces orientados especialmente al combate del sobrepeso y obesidad. Ha desarrollado una técnica innovadora de liberación por diálisis que recibe el nombre de Dialicels® lo que permite que haya una mayor efectividad con menor dosis en el uso de los fármacos y ofrece una reducción de los eventos adversos.
 
Medix cuenta con la Certificación de Auditores de Calidad, Certificación de Industria Limpia, Certificado de Buenas Prácticas de Manufactura (Good Manufacturing Practice), así como el Reconocimiento al Mérito Tecnológico y el Premio Nacional de Tecnología. Se suman Great Place to Work, como gran empresa para trabajar y Empresa Socialmente Responsable.
 
Cuenta además con las certificaciones internacionales de ANMAT e  INVIMA, organismos regulatorios de Argentina y Colombia. Medix tiene operaciones en México, Colombia, Argentina, Centroamérica y Caribe.

[1] http://www.msal.gov.ar/ent/images/stories/vigilancia/pdf/fr_encuesta-nacional-factores-riesgo-2011.pdf
[2] http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/index.html
[3]http://msal.gov.ar/ent/VIG/Publicaciones/Encuestas_Poblacionales/PDF/Segunda_Encuesta_Nacional_De_Factores_De_Riesgo_2011.pdf

Un nuevo estudio revela que el cerebro recibe la sensación de estar lleno más rápido cuando se duerme, aplacando las ganas de comer. En tal sentido, el Dr. Máximo Ravenna reiteró las consecuencias que acarrea no descansar el tiempo necesario y los trastornos de salud a los que conlleva dicha conducta.

Para el especialista “una persona que no se toma el tiempo para dormir como se debe podría aumentar su peso alrededor de cinco kilos por año. Trabajar de noche, vivir en horario nocturno y dormir de día, así como también cambiar permanentemente los tiempos de relajación y la falta de horas de sueño desequilibran todos y cada uno de los puntos de sincronización del cuerpo humano, entre los cuales, obviamente, se encuentra el metabolismo y la asimilación correcta de los alimentos.

Los nervios situados en las paredes musculares alrededor del estómago, cuya función principal es emitir señales para regular la cantidad de comida necesaria y obtener la sensación de plenitud son la base del estudio de un grupo de científicos australianos de la Universidad de Adelaida.

El reciente trabajo destaca que las células del estómago, que operan como una especie de reloj neural para reducir el apetito durante la noche, puede ser la clave para entender la tendencia a la obesidad de las personas que no tienen turnos regulares de trabajo y descanso.

Los investigadores utilizaron ratones de laboratorio para estudiar las respuestas durante un período de 24 horas. Los científicos midieron la actividad de los nervios cuando las paredes del estómago estaban estiradas en intervalos de tres horas entre las 6 de la mañana a las 3 de la madrugada del día siguiente.

Así descubrieron que los nervios eran menos sensibles al estiramiento del estómago cuando los ratones estaban normalmente despiertos, mientras que éstos eran más sensibles cuando los animales estaban dormidos, lo que permitía que el cerebro recibiera la sensación de estar lleno más rápido, aplacando las ganas de comer.

En sintonía con estos resultados, Ravenna explica que “es importante dormir bien, temprano y con un sueño de buena calidad para evitar un incremento de peso porque, de lo contrario, se consumen muchas más calorías durante el día, para compensar la falta de sueño.

Estas oscilaciones diarias las controla el llamado reloj biológico. El trastorno de la sincronía en el ritmo circadiano, que es una de las características del trabajo en turnos nocturnos o de trasnoche, el desajuste que ocurre cuando se viaja en avión largas distancias y los trastornos en las horas de sueño pueden ser algunas de las causas más comunes de sobrepeso y obesidad.

Finalmente, Ravenna dice que “todo el desacople homeostático que genera la falta de descanso trae aparejadas alteraciones en el estado de ánimo, algo que, indirectamente, también puede llevar a comer más para reemplazar la insatisfacción que genera el no poder dormir normalmente” y concluyó en que “en definitiva se genera un círculo vicioso que retroalimenta negativamente ambos estados”.

 

Página 1 de 5

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria