24 DE NOVIEMBRE DE 2017 |
Salud

Visitadores médicos se movilizan contra la flexibilización laboral

El día de hoy los visitadores médicos nucleados en la Asociación Agentes de Propaganda Médica de la República Argentina (AAPM de la RA – CTA Autónoma) realizarán un acto en las puertas del Ministerio de Trabajo para exigir que la cartera laboral convoque a una urgente reunión paritaria e intime a las cámaras empresariales de la industria farmacéutica a negociar de buena fe, sin condicionamientos ni extorsiones.

"El 9 de septiembre realizamos un plebiscito en el cual pusimos en consideración de los miles de visitadores médicos de todo el país la posición sostenida por el gremio de defender las leyes de profesionalidad, los derechos laborales y la autonomía del gremio sin intromisión de las patronales" señaló Ricardo Peidro, secretario general de AAPM de la RA. "El mandato mayoritario fue muy claro: queremos negociar paritarias libres, sin condicionamientos y exigimos que el Ministerio de Trabajo se haga eco de esta posición y abandone su actual actitud de condescendencia con los laboratorios convocando a una negociación paritaria de buena fe".

Peidro indicó además que lo expresado en las urnas el último 9 de septiembre demostró que la posición del gremio "no es un capricho de un grupo sino la voluntad de la inmensa mayoría de los y las visitadores médicos: intentar que cambiemos salarios por derechos es lisa y llanamente una extorsión".

Tras el acto, la AAPM de la RA acompañará la movilización de la CTA Autónoma, ATE, CONADU Histórica y FESPROSA al Congreso de la Nación, con la presentación de un proyecto alternativo al Presupuesto 2018, contra el ajuste y flexibilización laboral.

La actual gestión del Ministerio de Trabajo parece no entender que los sindicatos pequeños, como es el caso de los de médicos y profesionales, necesitan del acompañamiento de esa cartera para que contribuya a que las negociaciones gremiales deriven en beneficios para los trabajadores. Al cabo de más de veinte meses de gestión, el ministro Jorge Triaca, y sus colaboradores han ignorado sucesivos pedidos de audiencia e invitaciones a un diálogo con la Asociación de Médicos de la Actividad Privada (AMAP). 

Por Dr. Héctor Garín (*)

Acudimos al Ministerio de Trabajo exclusivamente a discutir paritarias o algunas situaciones específicas de conflicto con los representantes de las empresas o cámaras de salud. Sin embargo, la intención de la AMAP va más allá: consideramos que hace falta que las autoridades laborales tengan pleno conocimiento de la situación del sector de la medicina privada y contribuyan a revertir las inequidades laborales y la desprotección que soportan los profesionales de la salud.

Resulta paradójico que en la mayoría de los casos, los médicos que trabajan en el ámbito privado no tienen cobertura de salud si no la pagan de su bolsillo: no están cubiertos por la Seguridad Social. Tampoco cuentan con ningún tipo de licencia para capacitarse y las mujeres no tienen licencia por maternidad ni lactancia.

Esta realidad es sufrida por gran parte de la comunidad médica, ya que muchas clínicas, sanatorios y obras sociales tienen a un alto porcentaje de su personal no registrado. Son profesionales monotributistas: carecen de vacaciones y de licencias por enfermedad, entre otros beneficios de la ley de contrato de trabajo. Y cuando el médico intenta algún reclamo, los empresarios o dirigentes lisa y llanamente lo ignoran.

Nadie puede desarrollarse como persona y como profesional si no cuenta con un mínimo de seguridad sobre su propia vida, si es humillado con una remuneración denigrante y es sumido en la incertidumbre del desempleo. Qué decir entonces de los médicos, que cada día tienen la enorme responsabilidad de mantener la salud de sus pacientes y trabajan en la delgada línea entre la vida y la muerte.

Pero, lamentablemente, vemos que a las autoridades del área de Trabajo les interesa fundamentalmente que no se genere inflación: el salario parece ser nuevamente una variable de ajuste. A su vez,  su atención se enfoca en las discusiones con la CGT y las entidades grandes de base, que en realidad no requieren de la intervención del ministerio para que sus reclamos se cristalicen.

Por otra parte, consideramos que las autoridades deberían interesarse por la situación de los médicos residentes en el sector privado, un sector de trabajadores que en la enorme mayoría de los casos está sometido a jornadas de trabajo muy extensas, con escaso lapso de descanso diario, con una absoluta disparidad en las retribuciones tanto en sus montos como en la forma de contratación. Abundan los casos en los que a los residentes se les exige una jornada de 14 horas diarias y guardias de 24 horas, de modo tal que pueden llegar a trabajar cerca de 120 horas semanales cuando la ley de contrato de trabajo fija un límite de 48 horas. Esto significa que trabajan casi el triple que cualquier trabajador de otra actividad. Una situación intolerable desde todo punto de vista.

El Ministerio está para mediar a favor del más débil en la relación laboral, que sin duda es el trabajador. El ministro Triaca ha dicho que “hay que entender al que despide”. Es muy extraño pensar que un ministro de Trabajo o un sindicalista puedan estar de acuerdo con los despidos. Más que entender hay que establecer mecanismos para colaborar con los empresarios para que generen puestos de trabajo, y no para que éstos desaparezcan.

El trabajo dignifica al hombre, entonces hay que defender a los trabajadores y luchar por sus fuentes laborales. Hay una clara definición que rige a la Constitución Nacional: el principio de igualdad ante la ley y la igualdad de derechos para todos. Ya sea que se trate de un trabajador afiliado a un sindicato “chico”, “mediano” o “grande”. El Ministerio de Trabajo debe apoyar a todos.

(*) Secretario general de la Asociación de Médicos de la Actividad Privada (AMAP) y presidente de la Federación Médica Gremial de la Capital Federal (FEMECA).

Trabajadores de la multinacional Pepsico realizaban este jueves un corte parcial en la autopista Panamericana a la altura de Henry Ford, en la localidad bonaerense de General Pacheco.

Los trabajadores de la multinacional Pepsico iniciaron la jornada con un corte parcial en la autopista Panamericana a la altura de Henry Ford, en la localidad bonaerense de General Pacheco y luego trasladaron la protesta a la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación, desde donde luego tienen previsto ir al Congreso para reclamar que la planta de la localidad bonaerense de Florida cerrada en junio sea declarada de "utilidad pública".

Los trabajadores solicitan también al gobierno nacional que "declare nulo el Preventivo de Crisis que presentó la multinacional para cerrar la fábrica de Florida, a fin de seguir produciendo sólo en la de Mar del Plata, que funciona desde hace 15 años, luego de que Pepsico se la comprara a la firma Pehuamar", dijo a Télam Camilo Mones, uno de los delegados de los empleados.

"Solicitamos que se declare nulo el Procedimiento Preventivo de Crisis fraudulento de la empresa, que viene avalando el Ministerio de Trabajo, porque Pepsico cerró la planta antes de la primera audiencia del procedimiento y 'preavisó' sobre los 600 despidos, sin cumplir la ley que establece que mientras dura dicho proceso no se pueden producir cambios en las condiciones de trabajo", explicó el sindicalista.

Fuente: Télam

Según el INDEC, en mazo de este año una familia necesitó un ingreso de $14.090,52 pesos para no ser pobre, pero el  gobierno nacional oficializó ayer el nuevo piso salarial para los trabajadores, que será de $ 10.000 a partir de julio del año próximo y que por primera vez desde el funcionamiento del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil fue fijado el Poder Ejecutivo al no llegar a un acuerdo empresarios y gremios en la reunión que los convocó ayer en la sede del Ministerio de Trabajo.

El nuevo valor, en tres tramos, fue dispuesto por la cartera laboral a través de la resolución 3 que se publica hoy el Boletín Oficial con la firma del ministro Jorge Triaca.

Los montos para los trabajadores mensualizados que cumplen la jornada legal completa de trabajo serán actualizados de la siguiente manera, según detalla la medida: $ 8.860 a partir del 1° julio próximo, $ 9.500 desde el 1° de enero y $ 10.000 en julio de 2018.

Para los trabajadores jornalizados, en tanto, la suba será de $44,30 por hora en julio, $ 47,50 en enero y $ 50 desde julio.

En cuanto al seguro por desempleo, las sumas serán las siguientes: en julio se incrementarán el mínimo y el máximo en $ 2.061 y $3.297,60 respectivamente; desde enero $ 2.209,80 y $ 3.535,68 respectivamente; y en julio de 2018 $ 2.326,03 y $ 3.721,65 respectivamente.

En los considerandos de la resolución publicada hoy, el Ministerio de Trabajo dio cuenta de la negociación que se desarrolló ayer en la sede de la cartera de Leandro N. Alem al 600.

La representación de los trabajadores propuso que el salario mínimo, vital y móvil se fije en torno a los $14.060, pero fue rechazado por la representación de los empleadores, que contraofertó un esquema de incremento en tres tramos - a partir del 1° de julio $ 8.860, a partir del 1° de enero de 2018, $ 9.200 y a partir del 1° de julio de 2018 $ 9.700 –, algo que no convenció a los dirigentes gremiales que acudieron a la reunión.

Rechazo de las centrales obreras

El encuentro plenario del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil entre sindicalistas, funcionarios y empresarios concluyó de forma casi intempestiva ayer por la tarde en la cartera laboral, luego que las tres centrales obreras rechazaron de plano la oferta patronal de aumento del valor de ese ingreso en un 20,3 por ciento, en tres tramos.

Ante la ausencia de un acuerdo, el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social resolvió elevar a través de un laudo la pauta del mínimo salarial que debe percibir un trabajador soltero en la Argentina por la jornada laboral acordada a $10.000, lo que equivale a un aumento del 24%.

Lo novedoso fue que por primera vez desde el funcionamiento del organismo (desde su reedición en 2004) no se lograron finalmente consensos y que el gobierno nacional fijaría por decreto o laudo el nuevo valor del haber mínimo.

El integrante de la delegación de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA) y dirigente docente bonaerense, Roberto Baradel, afirmó que las tres centrales rechazaron la propuesta empresaria de un 20,3% en tres tramos (julio de 2017, enero y julio de 2018), y aseguró que "el gobierno nacional fijará por decreto el ingreso por primera vez, pero no superará el 20 por ciento", por lo que adelantó que "se evaluará una protesta".

La CGT y ambas CTA rechazaron de forma total "la propuesta", por lo que el encuentro concluyó casi de manera intempestiva.

Esta es la primera vez en la historia desde la creación del organismo que gremialistas y empresarios no alcanzan un acuerdo.

Pablo Micheli, jefe de la Central de los Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA), evaluó que "la propuesta fue una verdadera vergüenza" y confirmó que "es hora de evaluar una protesta nacional y paros entre todos los sindicatos".

Baradel subrayó que de ninguna manera habrá "una nueva convocatoria para continuar la reunión plenaria" y explicó que de acuerdo con los mecanismos determinados por el organismo "las conversaciones informales para alcanzar consenso se realizaron durante toda la mañana en la Comisión del Salario Mínimo".

Página 1 de 10

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria