19 DE NOVIEMBRE DE 2017 |
Salud

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1900 millones de adultos tienen sobrepeso u obesidad. Más alarmante aún es que 41 millones son niños menores de 5 años. En líneas generales, esto se debe a un desequilibrio entre las calorías consumidas, que son mayores a las necesarias, y las calorías gastadas, que son insuficientes. Las personas consumen cada vez más alimentos y bebidas con alto contenido en grasas y azúcar, y tienen una actividad física más reducida.

Investigadores de Stanford publicaron recientemente un estudio global basado en los pasos diarios que dan las personas y que fueron contabilizados por medio de la aplicación Azumio Argus que tenían instaladas en sus smartphones. Encontraron que en los países con niveles más bajos de obesidad, la gente caminaba una cantidad similar por día. Por el contrario, en aquellas naciones donde la brecha entre quienes más y quienes menos caminan es más grande, es justamente donde se registran niveles de obesidad más altos. 

Dicho estudio analizó durante tres meses a 717.527 personas de 111 países. Nuestro país se encuentra en el puesto 60 con 4852.16333787 pasos registrados, lo que nos sitúa en una línea promedio y superior a la la región. “No es un número que pueda enorgullecernos, teniendo en cuenta que en Argentina el 60% de las personas presenta sobrepeso, según estimaciones de la OMS, y estas cifras van en aumento”, dice Andrea Miranda, médica nutricionista especializada en obesidad y directora de la Sociedad Argentina de Estética y Nutrición Integral (SAENI).


Prof. Dra. Andrea R. Miranda (MN 149.634)

Los investigadores definieron así un nuevo riesgo para la salud pública, al que definieron como desigualdad de actividad. Esta inequidad es también de género, puesto que confirmaron estudios previos -realizados principalmente en Estados Unidos- que señalan que los hombres caminan más que las mujeres. Lo que sorprendió a los académicos fue que cuando la desigualdad de la actividad es mayor, la actividad de las mujeres se reduce mucho más dramáticamente que la actividad de los hombres. Según Miranda, esto se ve empeorado por factores psicoemocionales: “Según lo que veo en mi consultorio, son las mujeres quienes suelen canalizar sus emociones a través de la comida. Ello puede explicar que en nuestro país sean más los casos de mujeres con obesidad, por sobre las cifras registradas en hombres”.

Los investigadores esperan que el estudio contribuya a mejorar las campañas de salud pública contra la obesidad y apoye las políticas para hacer las ciudades más “caminables".

Las recomendaciones de la especialista

Según la Dra. Miranda, caminar al menos 30 minutos por día “mejora nuestra actividad cardiovascular, además de ayudarnos a mantener el peso y canalizar tensiones. Con este simple ejercicio diario, prevenimos y reducimos la hipertensión arterial, la diabetes tipo 2, el colesterol alto”.

Además, explica: “Con los días fríos preferimos estar en espacios cerrados y esta falta de exposición solar baja nuestros niveles de producción de serotonina, neurotransmisor que está asociado al bienestar. Muchas veces llenamos esos vacíos con comida, por eso es importante elegir una  actividad física que nos guste y nos recree en esta época del año. Si de perder calorías se trata, los ejercicios más aconsejados son los aeróbicos. Yo recomiendo caminar, correr o trotar, la natación o el spinning”.

Por último, además de realizar actividad física para tener una buena calidad de vida, es necesario dormir bien -entre 6 y 8 horas diarias- y mantener hábitos de alimentación saludable.

Prof. Dra. Andrea R. Miranda (MN 149.634)
Médica Nutricionista, especialista en obesidad y trastornos alimentarios. Médica Esteticista, especialista en modelación médica corporal y tratamientos antiage y orthomolecular.
Directora Médica de la Sociedad Argentina de Estética y Nutrición Integral (SAENI) www.saeni.com.ar
Directora Médica de la Clínica Integral de Nutrición y Estética Saludable (CipSalud) www.cipsalud.com
Profesora Universitaria. Coach Ontológico Profesional. Autora del libro “¿Yo soy mi peso?” (Editorial Almaluz, 2011).
Speaker en Congresos Nacionales e Internacionales.

Desde comienzos del 2014 las Clínicas: Bazterrica, Del Sol y Santa Isabel están llevando a cabo el programa anual de “Charlas Abiertas para la comunidad”.

El jueves 04 de septiembre de 18.30 a 19.45 horas se realizará la charla sobre “Vida Saludable: Actividad Física” en el Auditorio de la Clínica Bazterrica, ubicada en Juncal y Billinghurst. La entrada equivale a un alimento no perecedero para colaborar con comedores comunitarios.

Las Clínicas, Bazterrica, Del Sol y Santa Isabel, continúan con su compromiso con la comunidad para brindar a la familia una amplia variedad de servicios y de asistencia médica. Durante el mes de septiembre también se ofrecerán talleres de Reanimación Cardio Pulmonar.

Debido a que los cupos son limitados, solicitamos confirmar asistencia por e-mail a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Conoce más acerca de las próximas charlas ingresando a la página web de las clínicas:
· Clínica Bazterrica: www.bazterrica.com.ar
· Clínica Santa Isabel: www.santaisabel.com.ar
· Clínica Del Sol: www.cdelsol.com.ar

Acerca de la Clínica Bazterrica
La Clínica Bazterrica pertenece al Grupo de Salud Omint desde octubre de 2008. La Clínica brinda servicios de alta calidad en guardia médica, atención ambulatoria, servicios de diagnóstico e internación clínica y quirúrgica para adultos y niños en prácticamente todas las especialidades. Cuenta con una capacidad de 160 camas. Trabaja con médicos altamente capacitados y posee un desde hace muchos años un sistema de residencias universitarias en las principales especialidades, asociadas a la Universidad de Buenos Aires, las que aseguran un nivel académico superior.

Acerca de Clínica del Sol
La Clínica del Sol fue construida en 1950, con una estructura funcional y visionaria para la época, que aún hoy se mantiene vigente. Su objetivo es brindar a la familia asistencia médica y una amplia variedad de servicios, con la garantía de calidad médica, atención personalizada y ética profesional.
 
La Clínica resuelve toda clase de complejidades, con excepción de trasplantes de órganos y obstetricia. Con tecnología de avanzada y un plantel de médicos calificados, su misión es dar respuesta, en términos de salud y calidad de vida, a todas aquellas personas que ingresan a la Clínica.

Acerca de Clínica Santa Isabel
La Clínica Santa Isabel pertenece al Grupo de Salud Omint desde octubre de 2008.  La Clínica focaliza su acción en el cuidado y contención de los pacientes y sus familias, prestando especial atención a las normas éticas de los servicios médicos, basadas en la dignidad y en los derechos. El personal está integrado por profesionales, técnicos y auxiliares, altamente capacitados para la atención asistencial directa de internación y servicios ambulatorios.La Clínica cuenta con una capacidad de 160 camas, su misión es brindar a la familia una amplia variedad de servicios y de asistencia médica, con la garantía de una atención personalizada, calidad médica y ética profesional.

 

Sepa cómo realizar deportes de forma segura y efectiva. Toda persona que desee iniciar una actividad física en forma regular, debería realizar una consulta médica previa al inicio de la misma, con la intención de detectar posibles causas cardiovasculares que atenten contra el normal desarrollo de la misma.

“Entrenar en forma segura es la puesta en práctica de los consejos del médico luego de evaluar los resultados de los estudios solicitados, si es que éstos no impiden la práctica de ejercicio. La planificación de un entrenamiento y las intensidades del mismo deben guiarse de acuerdo a los objetivos que se deseen alcanzar, siendo determinante el asesoramiento de profesionales idóneos en la disciplina que se intente ejercitar” recomienda el Dr. Oscar Mendoza, Cardiólogo especialista en Deportología del ICBA.

El término “frecuencia cardíaca segura” (FC) se refiere al rango de frecuencia cardíaca en que un individuo puede realizar actividad física sin riesgo para su salud independientemente del deporte que realice.

Hidratación
La hidratación antes, durante y después de la actividad física es fundamental para evitar los efectos dañinos de la deshidratación en el organismo: sed, incoordinación de movimiento, aumento desmedido de la frecuencia cardíaca, hipertermia, mareos, episodio sincopal y puesta en peligro de la salud.

Normalmente se sugiere realizar la toma de 150 a 200 cm3 de agua hasta veinte minutos antes de iniciar la actividad. Luego, cada veinte minutos de actividad continua ingerir entre 100 y 150 cm3 de agua y finalmente pasados los 40 a 60 minutos de actividad acompañar la hidratación con bebidas deportivas para reponer sales, hidratos de carbono y minerales que se van perdiendo durante el ejercicio. La natación al igual que cualquier otra actividad debe cumplir los mismos tiempos de hidratación.

Vestimenta adecuada
La vestimenta debe ser cómoda y acorde a la temperatura ambiente y época del año en que se realice la actividad, el calzado debe ser adecuado al tipo de gesto deportivo y pisada del deportista, mientras que para las actividades en bicicleta pueden requerir de calzas acolchadas (badanas) para mejor confort en el sillín de la misma.

Alimentación antes o después del ejercicio
La alimentación es uno de los tres pilares de la mesa del deportista (los otros dos son el entrenamiento y el descanso), por lo tanto el asesoramiento con el especialista en nutrición deportiva es fundamental para evaluar cada caso en particular y diseñar la estrategia a seguir.

Paso a paso
Cómo empezar a correr 10km cuidando el corazón  
Si se va a comenzar a entrenar, lo primero que hay que hacer es consultar al profesional, comentarle que se esta por iniciar la actividad y así realizar evaluaciones físicas para determinar la aptitud para realizar la actividad.

Lo ideal sería buscar un profesional en actividad física, quien elabore un plan acorde a cada persona pero si la idea es comenzar solo, lo recomendable es comenzar con 2 veces por semana, para rápidamente pasar a 3 veces por semana de entrenamiento. Siempre en forma progresiva y que la dificultad sea de menor a mayor.

Cada sesión de entrenamiento deberá contar con una entrada en calor, una parte principal y por ultimo una vuelta a  la calma o recuperacion faciltada.

En la planificación se pueden incluir trabajos de preparacion física como ser abdominales, nados, sentadillas, estocadas, etc. 3 x 15 de cada uno de estos ejercicios ya que los mismos ayudarán mucho en el momento de correr, se pueden hacer una vez por semana para luego trotar aproximadamente 30 minutos.

Al principio se puede comenzar trotando 20 minutos, si la respuesta es positiva la próxima vez se le suma unos minutos, si no hay sensación de comodidad se puede dividir el bloque de 20 minutos en dos de 10 para en el medio elongar e ir adaptándose a la actividad.

Progresivamente hay que comenzar  a variar el entrenamiento  con trabajos específicos como por ejemplo, cambio de ritmos (se alternan ritmos fuertes, con ritmos leves de carrera), trabajos progresivos (se comienza con un ritmo leve y se termina con una ritmo mas exigido), trabajos de velocidad (la idea de estos trabajos es poder sostener durante varios minutos cierta exigencia), no es recomendable hacer en cada entrenamiento lo mismo, sino se tendrá una buena forma física pero no se mejorará la performance.

No es recomendable realizar dos días seguidos de entrenamiento exigente, pero si es muy importante realizar una buena entrenada en calor en cada uno de los entrenamientos.

Es muy conveniente además escuchar al corazón (FC, frecuencia cardíaca)  a través de un monitor de muñeca, ya que  arrojará información importante para el entrenamiento, como por ejemplo saber  si se está trabajando exigido, en qué tiempo se logra la recuperación, saber si se está trabajando  en una determinada FC, etc.

Otras recomendaciones a tener en cuenta son:
Usar calzado acorde al peso y tipo de pisada.
Usar ropa adecuada, liviana y cómoda.
No olvidar la hidratación antes, durante y posterior a la actividad.
Tratar de entrenar en superficies blandas, tierra o pasto.

Si se va a participar de una carrera: 
Llegar con el tiempo suficiente para hacer una correcta entrada en calor,  similar a la que se hace todos los días de entrenamiento. Cuanto más frio  este el clima mayor tiempo se debe dedicar a la entrada en calor. 
No apresurarse al largar, correr en forma progresiva.
No olvidar hidratarse.
Al rato de haber llegado y  luego de estar relajado, no se debe olvidar elongar toda la musculatura.

Asesoramiento:
Dr. Oscar Mendoza, Cardiólogo especialista en Deportología del ICBA.
M.N. 70.475
70/30 Training Team

Serie Científica Latinoamericana. Está comprobado que la práctica cotidiana de actividad física tiene beneficios importantes para la salud: ayuda a prevenir y combatir el sobrepeso, disminuye el riesgo de padecer enfermedades como la diabetes, algunos tipos de cáncer y las afecciones cardiovasculares y mejora el estado de ánimo, entre muchos otros. Los expertos recomiendan realizar, como mínimo, treinta minutos diarios de ejercicio moderado, cinco días de la semana. Sin embargo, recientes estudios indican que esta práctica regular de actividad física no es suficiente para prevenir ciertos padecimientos que se generan por otra circunstancia: permanecer sentado durante largos períodos de tiempo.

La especialista en nutrición Argentina Mónica Katz, que se encuentra participando de la del Simposio de Cambio de Conductas de la Serie Científica Latinoamérica comentó “Durante su exposición de hoy sobre la “Fisiología de la inactividad  física” el Dr. Marc Hamilton alertó sobre los daños para la salud que tiene el estar sentado varias horas. En lugar de realizar actividad física de moderada o alta intensidad que muy pocos practican, menos del 5% de la población, la idea es disminuir el tiempo sentado o pararse frecuentemente durante el tiempo sentados. Los beneficios de esta estrategia mejoran no solo el peso sino la actividad de la lipoproteina lipasa que mejora el perfil lipídico, disminuyendo el riesgo vascular”.

El doctor Marc T. Hamilton, del Departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Missouri, analizó uno de los hábitos más generalizados en las sociedades occidentales: estar sentado. De acuerdo a su hipótesis, permanecer sentado durante largos periodos de tiempo es causante de desequilibrios metabólicos y biológicos que igualmente podrían desembocar en accidentes cardiovasculares. Incluso, hacer ejercicio periódicamente, no pone a salvo a una persona de enfermarse si pasa demasiado tiempo sentada todos los días.

“Supongamos que una persona duerme ocho horas en promedio y se ejercita 30 minutos diariamente. ¿En qué ocupa las 15.5 horas restantes de cada día? La mayoría pasa ese tiempo sentada, lo cual tiene implicaciones importantes en términos biológicos”, explica el Hamilton. En este sentido, el simple hecho de permanecer sentada puede provocarle a una persona diversas afecciones, más allá de que practique una actividad física cotidiana, incluso si cumple con la recomendación de treinta minutos diarios, cinco veces por semana.

Con base en diferentes investigaciones realizadas durante los últimos años, como la Encuesta Nacional estadounidense de Salud y Nutrición 2003-2004 y el Estudio Australiano de Diabetes, Obesidad y Estilo de Vida 2008 (AusDiab), los autores descubrieron que estar sentado durante mucho tiempo aumenta la circunferencia abdominal y provoca desequilibrios en las concentraciones de glucosa, triglicéridos y colesterol de alta densidad. Se corre entonces el riesgo de sufrir padecimientos relacionados con estas variaciones metabólicas independientemente de que haga ejercicio con regularidad. Esto se debe a que los mecanismos biológicos y procesos moleculares que se ven afectados por estar sentado son diferentes a los que se activan con el ejercicio físico diario, por lo que las consecuencias son distintas a nivel orgánico.

No obstante, de acuerdo a los expertos, los efectos nocivos de estar sentado pueden evitarse si la persona se toma varios momentos a lo largo del día para ponerse de pie, caminar un poco y estirarse. Asimismo advierten que, debido a los adelantos tecnológicos, la perspectiva a futuro es que la gente permanezca sentada incluso más tiempo que en la actualidad.

Ante tal panorama, en el combate a la obesidad, la diabetes, los accidentes cardiovasculares y demás afecciones relacionadas, recomiendan no sólo realizar mínimo 30 minutos diarios de ejercicio moderado, cinco días de la semana, sino también el diseño de políticas de salud encaminadas a contrarrestar los efectos negativos de estar mucho tiempo sentado.
 
Fuente: Marc T. Hamilton, et.al., Too Little Exercise and Too Much Sitting: Inactivity Physiology and the Need for New Recommendations on Sedentary Behavior, Current Cardiovascular Risk Reports, 2008 2:292–298

 

Página 1 de 2

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria