23 DE MARZO DE 2017 |
Política

“La decisión de cerrar el problema de la deuda con los holdouts es una condición clave para construir la confianza que queremos generar. Si somos confiables y establecemos relaciones inteligentes y maduras con otros países, vamos a conseguir que inviertan en nuestro país. Más confianza es más inversión”. No, no es Domingo Cavallo el que habla aunque parezca, es Mauricio Macri veinte años después. Como si en nuestro país nada hubiera sucedido por el endeudamiento externo a que nos llevó el menemismo.

Para muestra de lo falaz de aquel argumento esgrimido por el actual presidente, basta leer lo que decía aquel ministro de economía el 4 de abril del 2001, en reportaje periodístico. Preguntado Cavallo  respecto de si con la deuda argentina de ese momento, elevada para cualquier estándar -y que fundamentalmente él había generado con el argumento de que creaba “un clima muy bueno para nuevas inversiones”-, había algún riesgo de cesación de pagos, respondía tajante: “No habrá cesación de pagos”.

Apenas unos meses después, Rodríguez Saá declaraba el default de la deuda externa argentina por imposibilidad de pagarla, en el medio de una catástrofe económica.

Como cada vez que, en los últimos 40 años, sube un gobierno de derecha vinculado con multinacionales y grandes bancos extranjeros diversos, el argumento usado para pagar lo que no se debe y endeudar el país (a altas tasas además) es que generando “confianza” en el exterior vendrán grandes inversiones. Las que supuestamente pondrán a nuestro país en la senda del crecimiento y la felicidad.

Siempre fue falso e interesado el argumento. Las deudas contraídas y los pagos posteriores fueron para ganancia neta del poder financiero y las grandes empresas extrajeras. También una pesada losa sobre nuestra nación y todos nosotros.

No es cierto que hay que abonarles a los fondos usureros, lo que ahora se les quiere pagar para conseguir préstamos; o que la nueva deuda nos sacará de la crisis. Es falso esto. Solo tendremos una nueva y costosa hipoteca, que impactará mas temprano que tarde sobre nuestra economía. Entre otras cosas, porque el dinero que se pedirá prestado, a un interés superior al 7%, será para pagar deuda (a los buitres) y el resto para cubrir los gastos corrientes del Estado, no para inversiones.

Por lo demás, como dice Aldo Ferrer: “La suposición que solo después del arreglo con los buitres, van a llegar las inversiones, es una ficción. Ningún inversor, argentino o extranjero, que tenga un buen proyecto, deja de realizarlo por el conflicto con los buitres”.

En segundo lugar, porque se puede salir paulatinamente de la actual situación en que nos dejó el kirchnerismo: peso sobre valuado, inflación alta, estancamiento económico y déficit fiscal, recurriendo a nuestros propios recursos. Solo que en lugar de trasladar estos recursos económicos en enorme cantidad a los sectores mas concentrados, como viene haciendo el gobierno nacional (devaluación sin controlar a los formadores de precios luego, quita de retenciones al agro y a la minería, aumentos de tarifas, altas tasas de interés, etc), se debe utilizar una parte importante de esos recursos, que son cuantiosos, para inversión productiva. Así saldremos adelante por nuestra propia cuenta.

Como también dice Aldo Ferrer: “En la Argentina no tenemos que pasar la gorra, porque la plata está, el problema es que no se nos escape ese dinero“. O vaya a parar a unos pocos bolsillos agregaríamos nosotros.

19-02-2016 | Vuelven los cortes programados como en 1988/89, la peor crisis energética de la historia hasta ese momento y cuyo máximo responsable fue el secretario de Energía Jorge Lapeña (sobrevendría luego, en 1999/2000, la segunda más grave de los 206 años de vida desde la Revolución de Mayo). El neoliberalismo energético y sus delicias nuevamente en el poder. Un Ministerio de Energía regido por Edesur y Edenor -entre otras empresas privadas-, masivos cortes de luz que padecen cientos de miles de usuarios en un contexto de tarifazo y vergonzoso ninguneo ciudadano. Para colmo de males, se suma ahora la indisponibilidad de cerca de 4.200 MW térmicos. La cifra no es menor: equivale a un 12,5% de la potencia nominal instalada unificada al Sistema Argentino de Interconexión (según CAMMESA, en diciembre de 2015 fue de 33.493 MW) y a un 16,5% del récord de la demanda alcanzada por estos días (25.380 MW se alcanzó el viernes 12 de febrero). En 1988/89, la "culpa" de la indisponibilidad térmica fue la sequía, según Lapeña. La culpa ahora la tienen los camalotes. Mientras tanto, la crisis eléctrica "Camalote-Lapeña" hace estragos en la población.

Por Federico Bernal

Invasión de camalotes en Buenos Aires. El fantasma de la pésima gestión energética de Jorge Lapeña viene con las flotantes plantas.

Lapeña y el desastre de la planificación energética

El Ingeniero Lapeña se desempeñó como máximo responsable del sector energético durante el gobierno del Presidente Raúl Alfonsín, primero como subsecretario de Planificación Energética (1983-1986), después como Secretario de Energía (1986-1988) y luego como asesor presidencial (1988-1989).

La crisis energética de 1988 no sólo demostraba la pésima planificación energética de entonces, sino el estado calamitoso de las centrales termoeléctricas que no alcanzaban a cubrir la caída de la generación hidroeléctrica producto de una sequía anunciada oportunamente. Es que la principal fuente de generación eléctrica era la hidráulica (en 1987, el 41,1% era de origen térmico, 43,8% hidráulico y 15,1% nuclear). Sin embargo y a pesar de saberse al menos desde 1987 que se vendrían tiempos de muy escasas precipitaciones, nada se hizo para corregir el estado del parque generador termoeléctrico. La indisponibilidad media superó los 5.000 MW sobre una capacidad instalada total de 13.600 MW. El racionamiento y los cortes programados en el Sistema Interconectado Nacional que perjudicaron a millones de compatriotas se podrían haber evitado de haberse planificado correctamente.

Lapeña justificó la crisis como consecuencia de "una sequía extraordinaria", "un desperfecto inusual en Atucha 1", "la ausencia de El Chocón por falla imprevisible en su presa" y la "alta indisponibilidad del equipamiento térmico". ¿Pero cómo "alta indisponibilidad del equipamiento térmico" como excusa? ¿Acaso no estaba él para reducirla, incorporando nuevas centrales o nuevas turbinas o reparando las dañadas? El resultado de toda esta negligencia la padeció el pueblo argentino: cortes rotativos y masivos, limitación de la transmisión televisiva, prohibición en la iluminación de marquesinas, lugares deportivos y vidrieras comerciales, entre otras medidas anti-populares. En el conurbano faltaba agua potable, los vecinos hacían largas colas frente a los camiones cisterna del Ejército y en los comercios sólo se vendían dos botellas de agua mineral por persona. Asimismo, resulta necesario agregarse que en aquel entonces la economía (y por ende la demanda energética) se encontraban en pleno retroceso.

Camalotes y el desastre de la planificación energética de Aranguren

Regresemos al presente. El 20 de enero de 2016, el diario La Nación anunciaba que la desembocadura del Río de la Plata era invadida por interminables contingentes de camalotes.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1863581-invasion-verde-el-dia-en-que-el-rio-de-la-plata-se-poblo-de-camalotes

¿Y cómo se vinculan los camalotes con la energía? Muchas de las principales centrales termoeléctricas que abastecen la demanda de las áreas de Edenor y Edesur (también al resto del país a través de la Sistema Argentino de Interconexión) se ubican sobre las márgenes del río y en la zona del puerto de Buenos Aires.

Los descontrolados camalotes llegaron pues a las centrales. Y ocurre que necesitan el agua de río para funcionar. En la imagen de abajo tenemos por ejemplo la Central Costanera, una de las más afectadas.

Central Costanera, ENEL, Edesur y Caputo

¿Qué particularidad tiene esta central? En primer lugar, abastece a cerca de la mitad de la demanda de Edesur. En segundo lugar, su controlante mayoritario es ENEL. ¿Y quién es ENEL? Una de las empresas energéticas más importantes de Europa, controlada por el Ministerio de Economía y Finanzas de Italia y dueña de Edesur. A propósito, breve paréntesis sobre participaciones accionarias. El 56,3% del paquete accionario de Edesur corresponde a acciones Clase A en poder de Distrilec Inversora SA. A su vez, Distrilec es propiedad de Enersis SA (dueño mayoritario) y SADESA (minoritario). Ahora bien, Enersis pertenece a Endesa de España que está en poder de ENEL, mientras que SADESA es propiedad de las familias Bemberg-Miguens, Escazany y Caputo -Nicolás Caputo, íntimo del Presidente de la Nación-. El 43% restante de Edesur está en manos de Enersis SA y Chilectra SA, bajo acciones Clase B. En pocas palabras, ENEL controla a Edesur y a la central térmica que genera el 50% de la electricidad distribuida por Edesur.

Ahora una perlita. Gracias a los servicios del diario La Nación, se sabe que la central funciona por debajo de su capacidad. Veamos. Entre los mil y un ataques de este diario -hoy oficialista- contra las políticas energéticas del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, hubo una que surgió de una particular visita a la central y que derivó en la nota "Central Costanera, la fábrica de energía que trabaja con problemas" (12/07/16). Leemos: "Nosotros tenemos 2.300 megavatios instalados, pero no producimos esa cantidad porque hay máquinas en mantenimiento", aseguró Roberto Fagan, gerente general de la central en una recorrida por el lugar junto con LA NACION". ¿Por qué hay máquinas en mantenimiento? Nos explica el diario: "Los primeros equipos se pusieron en marcha a principios de la década del 60. Son cuatro turbinas de origen inglés que todavía funcionan. Con el correr de las décadas, se fueron agregando máquinas rusas y japonesas... En la actualidad, por lo menos dos de las turbinas están en rehabilitación y no volverán a funcionar hasta la primavera. Una semana antes del encuentro con LA NACION, la máquina 6 -se las conoce por un número- dejó de funcionar". Interrogante: ¿Por qué ENEL mantiene turbinas de casi un siglo de antigüedad? Claramente porque su prioridad es el mercado italiano y europeo. Para el diario La Nación era responsabilidad del gobierno de turno. ¿Opinará lo mismo ahora de la gestión de Juan José Aranguren?

¡La culpa de todo la tienen los camalotes!

Según publica CAMMESA en su "Boletín Informativo Semanal para Operadores del SADI - semana Número 07 (15/02/16 al 21/02/16)", la Central Térmica Costanera: tiene dos turbinas indisponibles "por acumulación de camalotes en tomas de agua". Cabe aclarar que la "generación térmica media en días hábiles se prevé en 14.100 MW". Imagínese el lector el impacto sobre el total de generación térmica que la indisponibilidad de cerca de 4.200 MW tiene para el parque instalado.

Pero sucede que Aranguren había anunciado a mediados de enero que los camalotes eran un problema. Fue durante una entrevista en TN, el 22 de enero. Dijo entonces: "En los últimos días tuvimos problemas vinculados con la calidad de agua. Y aunque parezca mentira, la gran cantidad de camalotes que hay generó problemas". Pasó un mes desde la crisis eléctrica de los camalotes del 21 y 22 de enero, con 800.000 usuarios afectados. En sus comunicados oficiales, las empresas distribuidoras se desligaron de la "invasión verde" al afirmar que los cortes respondían a "problemas externos a su red de distribución" (Télam - 22/02/16). ¿Pero cómo ajenos a su red de distribución? Si ENEL controla Edesur y a la Central Costanera, el problema de los camalotes no es ajeno a su grupo. Por su parte, Aranguren, ocultándole a la gente la ligazón Costanera-ENEL-Edesur, defendió indirectamente a las empresas al asegurar que "No es un tema nuestro el control de la bajada de camalotes...". Desde el momento que los camalotes pueden afectar la seguridad del suministro eléctrico claro que son un problema del Ministerio de Energía.

La crisis eléctrica Camalote-Lapeña

En fin, transcurrieron casi 30 días de la invasión de los camalotes al Río de la Plata. ¿No se podría haber planificado la defensa de las centrales, evitando así que las plantas flotantes perjudicaran a cientos de miles de argentinos? ¿ENEL no podría haberlo advertido y previsto, sabiendo que de Costanera se abastece a la mitad de los usuarios de su controlada Edesur? ¿Nicolás Caputo que tiene llegada directa a Mauricio Macri y está en Edesur tampoco? ¿Y el ministro Aranguren?

Desde la crisis eléctrica del 21/22 de enero a la del 17/18 de febrero, ¿nada qué hacer con los camalotes? Recordemos la frase muy poco feliz que el máximo funcionario de la energía en la Argentina lanzó por estos días en relación a los cortes programados: "No es lo que queremos, no tendría que ocurrir en un país normal. Es lo que hay". Para el ex CEO de Shell no somos un país normal (como si los países "normales" no padecieran cortes de luz). Más bien, lo que nos convierte en anormales es la absoluta anarquía de mercado, por un lado, y que una invasión de camalotes impida la generación eléctrica, por el otro.

Como sea y para ser justos con la historia, Aranguren tuvo mucho menos tiempo que Jorge Lapeña y su sequía pre-anunciada dos años antes de la crisis de 1988/89. Lo que sí está claro de ambos casos es la ausencia de planificación energética destinada a proteger al usuario y garantizarle una mayor calidad de vida. Claramente, toda la atención y el esfuerzo en el tarifazo y en profundizar un sistema energético caracterizado por energía más cara y escasa; en erigir un sistema energético como privilegio, y no como derecho; un sistema energético como variable clave del ajuste en marcha. La crisis Camalote-Lapeña llegó para quedarse y hacer estragos en la seguridad jurídica de la población.

Bibliografia
CAMMESA http://portalweb.cammesa.com/MEMNet1/Pages/Informes%20por%20Categor%C3%ADa%20Publico/Operativos/boletinsemanal.aspx

¿Crisis energética? Aumentó 4,4% la demanda nacional de electricidad en 2015 (OETEC - 20/01/16) http://www.oetec.org/nota.php?id=1527&area=5

Télam
http://www.telam.com.ar/notas/201601/133936-los-cortes-de-luz-afectaron-a-alrededor-de-800-mil-clientes-en-hora-pico.php

 

”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los problemas sociales de verdad y cautivada por temas sin importancia real."

Por Naom Chomsky

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción, consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación continua de distracciones e informaciones insignificantes.

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción, consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación continua de distracciones e informaciones insignificantes.

La estrategia de la distracción es indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética.

”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los problemas sociales de verdad y cautivada por temas sin importancia real.

Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin tiempo para pensar; de vuelta a la granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

Crear problemas y después ofrecer las soluciones.

Este método también es llamado “problema-reacción-solución”.

Se crea un problema, una “situación” prevista para causar la reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar.

Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad.

O por ejemplo: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

La estrategia de la implantación gradual.

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, poco a poco, por años consecutivos.

Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990:

Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.
4. la estrategia de diferir.

Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura.

Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato.

Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente.

Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar de forma ingenua que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado.

Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

Dirigirse al público de forma infantil.

La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o deficiente mental.

Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante.

¿Por qué?

“Si uno se dirige a una persona como si tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menor aun (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

Utilizar el aspecto emocional más que la reflexión.

Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos.

Por otra parte, el uso del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

Mantener al público en la ignorancia y en la mediocridad.

Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud.

“La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea, y permanezca, imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

Estimular al público a ser indulgente con la mediocridad.

Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…

Reforzar la autoculpabilidad.

Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos.

Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción.

Y, sin acción, no hay revolución!

Conocer a los individuos mejor que ellos mismos.

En el transcurso de los últimos 50 años, los avances de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos conocimientos poseídos y utilizados por las élites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado del conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológica.

El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo.

Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un gran control y mayor poder sobre los individuos, es mas, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

Fuente: Nac&Pop - Red Nacional y Popular de Noticias

Adriàn Paenza: No te alcanzó. Fueron presos varios milicos y no te alcanzó. Te devolvieron 118 nietos, pero no te alcanzó. Te devolvieron el Carnaval y no te alcanzó. Te devolvieron Aerolíneas y no te alcanzó. Te devolvieron YPF y no te alcanzó. Te devolvieron los trenes y no te alcanzó. Te devolvieron el agua (AYSA) y no te alcanzó. Te pudiste comprar una moto, o un autito, o una casita en el mejor de los casos y no te alcanzó. Llenaste el pasaporte de sellitos y no te alcanzó. Compraste uno o dos plasmitas (de esos que tienen el calco "Fabricado en Tierra del Fuego" y no te alcanzó. Tenés cada vez más laburo y no te alcanzó. Si tenés suerte te podés dar el lujo de laburar de lo que te gusta, pero tampoco te alcanza.

Te jubilaron y te aumentaron la jubilación dos veces por año (puede ser que no te alcance pero contra el 13% menos de la Bullrich y las marchas de tooodos los miércoles noventosos, no me digas que no estás en Disney). Te dieron una netbook, Tecnópolis, Canal Encuentro, Paka-Paka, cultura por todos lados y no te alcanzó. Te colgaron arriba del marote dos satélites made in Argentina, pero no te alcanzó. Te pasaron toooodos los partidos gratis y en hd y no te alcanzó (si, con tus impuestos).

Te dieron una Asignación Universal por Hijo, el matrimonio igualitario, la ley de Identidad de Género, la de Empleadas Domésticas y creeme que puedo seguir un rato largo, pero no te alcanzó. Te lo cantó El Indio, La Renga, Charly, Fito, León y una lista interminable de artistas a los que seguiste y admiraste toda tu vida, pero no te alcanzó (seguramente están todos pagos). Te metieron en el balero que todo es una mierda y compraste como loco.

Te inyectaste cuantas dosis de mierda diaria estuvo al alcance de tu control remoto, pero eso parece que tampoco te alcanzó porque siempre querés meterte un poco más. Te hiciste eco de cuanta denuncia de corrupción te zumbaba en el oído y terminaste votando a un tipo procesado que jamás te dio una propuesta concreta ni te blanqueó con quién iba a formar su dream team, pero a vos no te importó porque todo lo otro no te alcanza. Te lo avisó la extrema derecha con Cecilia Pando a la cabeza, pero vos preferís no saber bien quién es. También te avisó Cavallo, Duhalde, Melconian, Sturzenegger, Prat Gay (si, el que zafó casi un palo verde del corralito y dijo horrorizado que podía llegar a gobernar un santiagueño), pero a vos no te alcanzó.

Comprás eso de "pobreza cero" como si fuese una promo de super y vos viste cómo los muchachos de Mauricio fajaban a la gente sin techo que paraba en la Plaza Almagro hace un par de años, pero no te alcanzó. Hoy te ponen a Macri, ayer fue a De La Rúa, antes de ayer a Menem y en cuatro años te pondrán otro títere, pero a vos tampoco te alcanzó y seguís consumiendo el mismo veneno desde hace más de 40 años (como verás, los del clarinete son los únicos que siempre están y pisan fuerte).

Tenés internet para seguir proyectos de ley (y cómo se votan), canales transmitiendo en vivo desde el Senado para vigilarlos de cerca (como para darte cuenta quién se sienta a debatir y quién te está tomando por pelotudo hablándote de falta de diálogo) pero obviamente no te alcanzó y preferís que el humo del choripan te tape el bosque. Tuviste 12 años para darte cuenta de al menos alguna de todas estas cosas, pero no te alcanzó. Qué te voy a decir? Si no te interesa ni lo que se hizo ni lo que falta hacer... por más título que le pongan, ustedes no cambian más.......ADRIAN PAENZA

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria

Could not open a directory stream for /var/www/clients/client207/web310/web/images/stories/show/