20 DE OCTUBRE DE 2017 |

Donald Trump: un presidente que irrita a China y a Europa

Martes, 17 Enero 2017 16:46

El presidente electo se apresta a iniciar uno de los gobiernos más polémicos de la historia estadounidense, no exento de temores de xenofobia, bajo un clima de tensión con China y un aparente vínculo con Rusia.

A la vista de sus detractores demócratas, la llegada de Trump a la presidencia constituye la contracara para el país más importante del planeta después de haber tenido en la Casa Blanca a Barack Obama, el primer mandatario negro que se caracterizó por haber dejado atrás las aventuras belicistas de George W. Bush.

 Una prueba de este concepto es su futura relación con China, luego de que el magnate sostuviera una comunicación con la presidenta de Taiwan, Tsai Ing Wen, rompiendo el principio de "una sola china" que regía las relaciones entre ambos países desde los tiempos de Richard Nixon.

La crisis estalló luego de que Trump advirtiera que no le permitirá a China que tenga acceso a siete islas artificiales que se encuentran en el mar del Sur, por lo que Beijing –a través de sus diarios oficiales, el Global Time y el China Daily- advirtió al magnate sobre los riesgos de "una guerra a vasta escala" con Washington.

Trump se manifestó a través de Rex Tillerson, quien será su secretario de Estado durante su gobierno en el que la relación con China empieza a ser una pieza clave, ya que durante la campaña para la presidencia criticó a Beijing por devaluar su moneda y aplicar tasas excesivas a los productos norteamericanos que ingresan a ese país.

 En cuanto a Rusia y a Vladimir Putin, a quien Trump ha elogiado públicamente, ofrecerá poner fin a las sanciones que sufre Moscú por su decisión de invadir la península ucraniana de Crimea en marzo de 2014, a cambio de lograr un acuerdo de reducción de armas nucleares.

Para Norberto Consani, director del Instituto de Relaciones Internacionales (IRI), dependiente de la Universidad Nacional de La Plata, Trump va a continuar con la política de sus antecesores en la presidencia, los republicanos Ronald Reagan y George W. Bush, "declarando la guerra a todo lo que sea multilateral, incluida las Naciones Unidas"

"Una primera mirada nos lleva a preguntarnos si nos estaremos incubando un nuevo ´huevo de la serpiente´ del siglo XXI (como en el caso de Adolf Hitler en el siglo XX). Algunos dirán que es prematuro, pero hay muchos datos que nos deberían preocupar. Por ejemplo, la de Steve Baron como secretario del Tesoro y de otros funcionarios racistas están demostrando cuál será la política de Trump en el futuro".

"Con respecto a Putin, el problema no es Rusia sino Irán. Trump quiere desconocer el acuerdo internacional con Teherán por la energía nuclear (firmado por el Grupo 5+1 -EEUU, Reino Unido, Francia, China y Rusia, más Alemania en julio de 2015)", señaló.

La presidencia de Trump dependerá también de su habilidad para manejar los grandes desafíos de la política internacional como Siria y Corea del Norte.

En cuanto a la energía nuclear, Trump habló de la posibilidad de que Japón, Corea del Sur y Arabia Saudita desarrollen sus propios arsenales nucleares en lugar de su alianza con la Casa Blanca.

Esta posición de Trump contrasta con el tradicional pensamiento norteamericano de prevenir la expansión nuclear, desplegada tras el fin de la Segunda Guerra Mundial.

También enfrentará las tensiones entre sus socios de la Alianza del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). En una entrevista publicada recientemente con el diario alemán Bild, Trump calificó a esa organización multilateral de "obsoleta" porque fue creada en 1949 para frenar la influencia de la ex Unión Soviética en Europa.

De todo modos, Trump señaló que la Alianza Atlántica sigue jugando un papel "muy importante" en el panorama internacional.

Trump prometió también renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados y construir un muro en la frontera Sur con México que financiarían los propios mexicanos.

En cuanto al conflicto entre israelíes y palestinos, Trump parece haber tomado partido en favor del gobierno de Benjamín Netanyahu, tras prometer que mudará la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén.

La Organización de las Naciones Unidas considera a Jerusalén Este, donde los palestinos piensan proclamar la capital de su futuro Estado, como un territorio en disputa entre israelíes y palestinos.

"Nadie sabe muy bien lo que va a pasar con Trump. Las predicciones varían entre los que dicen que Trump va a ser limitado por la fuerza de las instituciones, la burocracia y la inercia del proceso político estadounidense y los que creen que será un cambio radical", dijo a Télam Patricio Navia, profesor de la Universidad de Nueva York.

El analista señaló que en Estados Unidos "reina la incertidumbre, porque Trump esta intentando sorprender todo el tiempo, por lo que su comportamiento será más errático que consistente y predecible".

Muchos creen que Trump puede conducir a Estados Unidos por las vías de un totalitarismo que hoy no resulta difícil de imaginar, teniendo en cuenta sus posturas xénofobas y racistas expresadas a lo largo de su campaña para llegar a la presidencia.

Con sus gestos extravagantes, el empresario neoyorquino se parece a "Tío rico", aquel personaje algo cómico y avaro de las historietas de Walt Disney. Sin embargo sus palabras simulan más una pose que lo realmente piensa de la realidad. El tiempo dirá quién es en verdad Donald Trump.

Por Alberto Galeano

Fuente: Télam

compartir

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria