11 DE DICIEMBRE DE 2017 |
Espectáculos

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada - (Foto: Gente-BA)

El ministro apuntó contra las propuestas presentadas por el candidato de Cambiemos, Mauricio Macri, a través de ese programa y explicó que la iniciativa se sostiene en políticas macroeconómicas "enemigas del trabajo".

Tomada aseguró que ese plan "desplazará" a los adultos del empleo, "se desfinanciará la seguridad social y afectará los ingresos de los jubilados".

La propuesta de Cambiemos consiste en que los jóvenes que accedan a nuevos empleos no paguen aportes personales al Estado durante los primeros cinco años, mismo plazo en el que los empleadores podrán evitar la contribución patronal.

Otro punto del plan "Primer empleo" macrista propone extender los beneficios anteriores aunque transcurran en dos o más empresas distintas. Es decir, si un joven trabaja 15 meses en un empleo y luego pasa a otro, él y su empleador dispondrán aún de 45 meses de beneficios.

Estos "beneficios" empresariales provocarían un impacto negativo en el sistema de Seguridad Social, con el consiguiente perjuicio para todos los jubilados actuales, y a la vez no expresa ningún impacto significativo en la creación de empleo formal, estimaron fuentes ministeriales.

Luego de conocerse los contenidos del programa "Primer Empleo", mediante el cual Macri se propone "combatir el trabajo en negro", el titular de la cartera laboral cuestionó el proyecto al asegurar que "las políticas de empleo de Macri tienen dos grandes problemas".

"Uno son las políticas macroeconómicas que son enemigas, por definición, del trabajo", identificó Tomada y completó: "El otro aspecto es que su propuesta de primer empleo significa que se desplazará al trabajo de los adultos, se desfinanciará la seguridad social y afectará los ingresos de los jubilados. Es promover una guerra entre trabajadores".

Respecto de la desfinanciación que provocaría el programa del candidato opositor, en el ministerio calcularon a modo de ejemplo que si 300.000 jóvenes accedieran a un empleo con un salario bruto mensual de $7.000, el Estado dejaría de percibir mensualmente $2.450 por aportes y contribuciones de cada trabajador, lo que acarrearía un total de más de 9.500 millones de pesos anuales que no ingresarían a las arcas públicas.

"El plan de Macri para acabar con el mal denominado 'trabajo en negro' (trabajo no registrado) consiste en la vieja idea de eliminar las contribuciones patronales y los aportes personales para los trabajadores jóvenes", confiaron desde la cartera laboral.

Los aportes personales al sistema de jubilaciones y pensiones, que implican el 11% del sueldo bruto, fueron reducidos en 2001 al 5% con el objetivo de mejorar los salarios de bolsillo y aumentar el consumo, en medio de la crisis por la que atravesaba el país. Luego de subas parciales, los aportes retornaron plenamente al 11% recién en 2008.

Según afirmaron en la cartera laboral, la reducción de las contribuciones por sí misma no estimula la demanda de empleo formal si no se encuentra acompañada por acciones que desincentiven la contratación de trabajo no registrado, en el marco de un modelo económico orientado al crecimiento del mercado interno y la generación de empleo.

Por otro lado, la intención de promover la demanda laboral de jóvenes a través de incentivos económicos específicos, daría lugar a que las empresas reemplacen trabajadores adultos y mayores por jóvenes, tal como explicó el ministro de Trabajo, y podría generar un empeoramiento de las dificultades para acceder a un empleo de calidad que ya tienen las personas de más de 40 años, agregaron.

Otro aspecto cuestionable de la propuesta de Cambiemos es la eliminación de los aportes personales, dado que la mayoría de los trabajadores registrados perciben salarios según lo estipulado en los convenios colectivos, y la eliminación de los aportes para los jóvenes incrementaría el salario de estos en relación al de los adultos o mayores que se encuentren en la misma categoría profesional, por lo que se vulneraria el principio de igual tarea igual salario.

Fuente: Télam

Carlos Tomada recorre hoy las mesas del FpV, ubicadas en el Parque Rivadavia,
en la esquina de Acoyte y Rivadavia, y en Campichuelo y Rivadavia,

del barrio porteño de Caballito

El ministro de Trabajo y legislador electo del FpV en la Ciudad de Buenos Aires, Carlos Tomada, llamó hoy a "estar alertas" frente a las propuestas de Mauricio Macri porque "van a modificar la vida cotidiana de los argentinos".

"No se trata de confrontar por confrontar sino de debatir miradas distintas y de confrontar ideas porque está en juego una elección muy importante que tiene que ver con la vida cotidiana de todos los argentinos", advirtió el legislador electo del FpV en la Ciudad de Buenos Aires frente al balotaje del 22 de noviembre.

En declaraciones a radio Nacional, definió a la Argentina como "un país normal con cuentas pendientes pero con una diferencia sustancial respecto a 2003 que es el trabajo" y remarcó que durante las crisis internacionales que ocurrieron a lo largo de los últimos 12 años, el gobierno "preservó los puestos de trabajo y no el ajuste, como propone Cambiemos".

Tomada recordó que la ciudad de Buenos Aires, donde desde hace ocho años gobierna Mauricio Macri, "triplicó el endeudamiento a pesar de tener el presupuesto más grande del país", y advirtió sobre las políticas que implementará en educación, salud y vivienda si el jefe de Gobierno llegara a ser electo presidente.

"En ocho años, Macri destinó poco más del 3% del presupuesto a infraestructura escolar mientras que el gobierno nacional construyó 2.900 en todo el país", puntualizó el titular de la cartera laboral que también remarcó que en materia de salud, la Ciudad "solamente cuenta con la eventualidad de terminar después de ocho años el hospital público de Villa Lugano".

En otro orden, lamentó que los dirigentes de Cambiemos "digan las cosas que verdaderamente piensan cuando creen que están en confianza entre unos pocos como los dichos de (Alfonso) Prat Gay", al referirse al economista que subestimó la capacidad de los dirigentes del interior del país.

"Conocen muy bien el puerto de Buenos Aires, pero Macri fue una sola vez a Santiago del Estero y ésa es la visión que tienen del país" dijo al aludir a la promesa hecha recientemente por el candidato de construir un puerto en esa provincia sin salida al mar.

Tomada se comprometió a trabajar por un espacio para la memoria en la Legislatura

El ministro y legislador electo, Carlos Tomada, encabezó ayer un homenaje a las víctimas del derrumbe del gimnasio Orión de Villa Urquiza a cinco años de la tragedia. Ante familiares y vecinos se comprometió a trabajar por un espacio para la memoria en el lugar cuando asuma en la legislatura. También recorrió la Villa 21-24 donde el Gobierno Nacional interviene con obras y políticas de educación, salud, empleo y seguridad entre otras.

El ministro de Trabajo y legislador electo, Carlos Tomada, participó ayer en Villa Urquiza del acto homenaje a las víctimas del derrumbe del gimnasio Orión.

Junto a familiares y vecinos que a 5 años de la tragedia piden por un espacio para la memoria en el lugar, Tomada afirmó que "me comprometo a llevar este caso a la Legislatura cuando esté en funciones".

"En el gobierno porteño hay una decisión política de no fiscalizar, de no controlar", señaló.

Luego, el titular de la cartera laboral se dirigió a la Villa 21-24 donde recorrió las obras que lleva adelante el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Trabajo, para mejoras edilicias de centros comunitarios y cloacas.

A su vez, estuvo con vecinos que se acercaron al despliegue interministerial del lugar, donde el Estado nacional se hace presente con políticas de educación, salud, empleo y seguridad entre otras.

Allí estuvieron también presentes el secretario de Empleo, Matías Barroetaveña; el subsecretario de Enlaces Institucionales del Ministerio de Educación, Francisco "Tito" Nenna; el comunero Maximiliano Nenna; y el coordinador de la mesa Interministerial del barrio, Pablo Madera, entre otros.

El ministro de Trabajo adjudicó "a las políticas laborales, productivas y económicas" el resultado obtenido. Señaló, sin embargo, que las cifras actuales "no satisfacen" y "hay que seguir bajándolas". (Foto: Gente-BA)

El titular de la cartera laboral se refirió de esta manera a las cifras difundidas ayer por el Indec, que mostraron que el índice que mide el porcentaje de trabajadores no registrados que existe en el país se mantuvo al término del segundo trimestre del año en 33,1 por ciento de la población económicamente activa, sin cambios respecto a igual período de 2014.

"Estamos de acuerdo en que este número no satisface y hay que seguir bajándolo", dijo Tomada, quien aseguró que "las políticas que buscan hacer retroceder por todos los medios el trabajo no registrado van a tener una continuidad".

En ese marco, destacó que mientras en el mundo el trabajo en negro "es un problema extendido y viene creciendo en forma brutal", en Argentina "tenemos el sentido inverso y vamos a continuar descendiendo".

"El combate contra el trabajo en negro ha sido una constante. Se continúa siguiendo el camino por el que vamos, sancionado leyes como el trabajo rural, el de trabajadoras en casas particulares, nichos del trabajo no registrado", reseñó.

Tomada cargó también contra los empresarios y su responsabilidad en el trabajo no registrado.

"Los empresarios que se quedan con los aportes, y eso no es solamente perjudicar al futuro del trabajador, es una estafa y debe ser sancionado", concluyó. (Télam)

Página 5 de 56

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria