27 DE MAYO DE 2017 |
Economía

Silvia Martínez Cassina: "Se publicó el apriete más obsceno, impune y misógino que haya recibido en mi vida"

Voy a ser ingenua por unos segundos y voy a preguntar: ¿Qué hecho yo para merecer esto?

Sin ser una figura mediática, del espectáculo o de la farándula, con un trabajo público, eso sí, pero de muy bajo perfil, la columna Telones y Pantallas de la sección Espectáculos del diario Clarín, me dedicó un “sueltito” con foto de archivo incluída y un texto burlón.

Sigamos siendo ingenuos: A un “pichi”, un bol..-terminen la palabra uds- o un “escriba que se quiso hacer el gracioso”, se le ocurrió la genial idea, mientras miraba el cierre del Noticiero Trece y la despedida hasta mañana. Miró a su jefe y propuso: “Ché, no tenemos con qué llenar la página. (Pasan tan pocas cosas en la tele) Martínez Cassina, del noticiero ¿sirve? “Y bueh”, habrá dicho su jefe-editor sin saber el contenido que se avecinaba, “Dale 8 líneas nomás”.

Y fue así como, “sin querer queriendo”, se publicó el apriete más obsceno, impune y misógino que haya recibido en mi vida.

Como tengo 33 años en el ejercicio de la profesión, soy periodista, pero no ingenua.

Y entonces les cuento qué hice y (seguiré haciendo) para merecerlo:

Lucho por el respeto de los derechos laborales propios y de mis compañeros con una participación activa y permanente en las Asambleas que convocan nuestros delegados de quienes me siento orgullosa y bien representada.

Repudio que la empresa para la cual trabajo no se presente a paritarias y otorgue aumentos salariales a gusto y piacere, (de ellos, claro) que castigue a compañeros con congelamientos y amenazas, e incentive a otros con regalos y oportunidades discrecionales, marcando diferencias y generando bandos y enemistades.

Me desafilié de UTPBA, un gremio infiel y corrupto, para adherirme a SiPreBA en quien deposito la esperanza de que por fin, este colectivo de trabajadores, logre la reivindicación de los derechos postergados y precarizados.

Critico, reclamo, cuestiono absolutamente todo, empezando por mi propio trabajo hasta el producto final del noticiero en el que me desempeño desde hace 19 años (en el horario del mediodía, 13 hs) y desde hace 23 años en Artear. (TN y Canal 13)

Me niego a seguir hipnotizada un rating minuto a minuto que define qué es y qué no es noticia, y a acatar la orden de que “no hacemos un noticiero, somos un programa”.

Me lastima que no tengamos una segunda lectura de las cosas y que sea mi visión (¿sentido común?, ¿de género?) la que sea rápidamente descartada por el prejuicio machista (que no solo la expresan los varones) con argumentos de contenido tan discriminatorios como misóginos.

Y llegamos al final de la notita (Que es el principio de ésta: la bestial amenaza para que desista, abandone la lucha, abjure de mis convicciones, como a Juana de Arco en el 1400).

A quien se esconde en el anonimato de una columna y hasta ahora no pidió disculpas ni aclaró posibles malentendidos (no es ingenuidad, solo un poco de bondad), a quien pretende advertir y aleccionar con un “Ojo con la lucha, Silvia, mirá que esa Juana de la que hablan, terminó quemada en la hoguera”, le respondo con uno de los tantos mensajes solidarios que me llegaron en el día de hoy: La única lucha que se pierde, es la que se abandona. Por muchas Juanas más.

Silvia Martínez Cassina

El juez federal Luis Rodríguez amplió el procesamiento por presunto "abuso de autoridad y violación de secretos" a raíz de la difusión de informes supuestamente reservados que involucraban al Grupo Clarín SA.

Además, el magistrado dio por cerrada la investigación y comenzó los pasos legales para enviarla a juicio oral, según su resolución difundida este miércoles.

En la causa iniciada por denuncia del Grupo Clarín en 2010, se acusó a José Sbatella por informar con un comunicado a la prensa una denuncia hecha por la UIF contra sus empresas, que supuestamente debía mantenerse en reserva y luego, ampliar esos datos en el programa televisivo "6,7,8" que se emitía por la TV Pública.

"Las probanzas reunidas permiten sostener que la real intención del imputado era precisamente la aquí denunciada: perjudicar los intereses del “Grupo Clarín S.A.”, sus sociedades controladas y sus directivos", sostuvo Rodríguez al procesar al ex funcionario.

Sbatella, quien condujo la UIF entre 2010 y 2015, ya estaba procesado por el mismo delito en relación a la divulgación de información sobre una investigación que el organismo realizaba a joyerías y ahora el juez lo amplió a los hechos relacionados con las empresas de Clarín

"El descargo presentado por Sbattella" para "afirmar su legal proceder y su imparcial objetivo de cumplir sus obligaciones como Presidente de la UIF y funcionario público, se desvanece por completo", afirmó Rodríguez.

Y reseñó que a sabiendas del secreto que amparaba la información que manejaba la Unidad de Información Financiera y que había motivado una denuncia penal, lo "vulneró" ordenando la publicación de un comunicado de prensa y luego yendo al programa televisivo "6, 7, 8" para hablar del tema.

Esas conductas, para el juez, contradijeron "el secreto impuesto por el artículo 22 de la ley 25246".

Esa norma establece que "los funcionarios y empleados de la Unidad de Información Financiera están obligados a guardar secreto de las informaciones recibidas en razón de su cargo, al igual que de las tareas de inteligencia desarrolladas en su consecuencia".

La información aludía a planes de la UIF para enviar exhortos a Estados Unidos en busca de cuentas bancarias adjudicadas al grupo Clarín en el marco de una pesquisa por supuesto lavado de activos en julio de 2010.

También se procesó por el delito de violación de secretos la ex responsable de prensa y difusión del organismo Fernanda Balatti.

Fuente: Télam

El fiscal federal Juan Pedro Zoni rechazó además enviar a juicio oral al ex secretario de Comercio Interior y al ex titular de la Comisión Nacional de Valores, en la causa en la que están procesados por supuesto "abuso de autoridad" cometido para perjudicar a empresas del grupo.

El dictamen fue emitido por Zoni en respuesta al cierre de la instrucción dispuesto por el juez federal Claudio Bonadio, quien pidió a las partes que opinen sobre el envío del caso a juicio.

Según informaron a Télam fuentes judiciales, la querella del Grupo Clarín pidió que todos los procesados sean juzgados, mientras que la Fiscalía reclamó los sobreseimientos para Guillermo Moreno, Alejandro Vanoli y el resto de los imputados por inexistencia de delito.

En la causa se investigó el inicio de expedientes administrativos a empresas del Grupo Clarín por parte de la Comisión Nacional de Valores cuando era presidida por Vanoli, quien luego asumió en el Banco Central.

Al dictar los procesamientos el 5 de febrero pasado, Bonadio entendió que el delito se habría cometido entre noviembre de 2009 y hasta “por lo menos julio de 2012”, cuando Vanoli, como presidente de la CNV, y Moreno “desplegaron una serie de maniobras tendientes a perjudicar a distintas empresas del Grupo Clarín S.A.”.

Esa decisión fue confirmada por la sala II de la Cámara Federal porteña, ante lo cual Bonadio dio por concluida la pesquisa y consultó a las partes sobre su envío a juicio oral.

Ahora deberá resolver si adhiere al dictamen de la fiscalía o lo desestima y envía el caso a juicio apuntalado en el pedido de la querella.

"La realidad es que las distintas pruebas incorporadas no permiten afirmar la comisión del delito de abuso de autoridad en ninguno de los expedientes administrativos analizados, ni en los que el Grupo Clarín fuera parte ni en los que no los fuera", sostuvo Zoni en el dictamen al que accedió Télam.

Y en el caso de Moreno "la cuestión resulta aún más evidente, en tanto el nombrado en las fechas sometidas a investigación revestía el cargo de Secretario de Comercio de la Nación" y " no resulta posible enrostrarle actos llevados a cabo por una dependencia de la Administración Pública que no se encuentra bajo su órbita".

Zoni recordó que desde que se inició la causa penal, hubo sobreseimientos por inexistencia de delito en tres ocasiones sin apelación de la fiscalía y en todos los casos esas decisiones se revocaron en instancias de apelación.

Y por eso en su dictamen sostuvo que "las conductas y actos emitidos por los funcionarios de la CNV se encontraron dentro del marco de sus atribuciones, siendo ellos mismos los que debían evaluar la oportunidad, mérito y conveniencia".

También que el Grupo Clarín recurrió por ellos al fuero comercial y allí se resolvió sobre estos expedientes, algo que "excede el ámbito penal".

El fiscal pidió sobreseer a los procesados Vanoli, Moreno, Hernán Fardi, Héctor Helman, Rodolfo Iribarren, Matías González y Mabel D Orazio Cebey. (Télam)

El CEO de Clarín, Héctor Magnetto, y dos de los directivos de ese Grupo, José Aranda y Lucio Pagliaro, deberán explicar ante la justicia "por qué no declararon en la Argentina la radicación de sociedades en Panamá", reveló ayer el diario Tiempo Argentino.

Según informa este matutino, fuentes judiciales señalaron que "las sociedades no figuran en las declaraciones juradas de sus titulares, todos altos directivos del holding que conduce Héctor Magnetto".

Se trataría de "al menos cuatro las sociedades anónimas" que "fueron y son dirigidas" por los directivos de Clarín y que son parte de las firmas denunciadas por Hernán Arbizu en un paquete de 469 compañías sobre las cuales el juez Sergio Torres pidió información a la justicia Suiza la semana pasada.

"Las firmas mencionadas son AGEA Inversora SA; Semar Inversora SA, Lexsol SA y Noirland SA.", señala la nota publicada hoy por Tiempo Argentino.

"La titularidad de las empresas se probaría incluso con los números de CUIT de Héctor Magnetto, de Lucio Pagliaro y de José Aranda. En todos los casos, la información de las cuatro sociedades, según fuentes judiciales, figura en el Registro Público de Panamá", agrega el matutino.

La investigación periodística sostiene, además, que "junto al nombre de Héctor Magnetto (...) figuran los nombres de dos personas responsables de la creación de más de 2000 empresas en paraísos fiscales", en alusión a Vasco Rafael Wendehake Fabrega y el abogado en ejercicio Juan Eduardo Lombardi Tribaldos, de nacionalidad panameña.

También se explica que "está probada" la relación entre esas personas y el estudio de abogados Icaza, González-Ruiz y Alemán "que habría gestionado la creación de las sociedades anónimas no declaradas ante la AFIP".

Tiempo también especifica que fuentes judiciales "destacan que además de las cuatro compañías podría haber otras tantas más ya que Clarín no sólo tenía como banco gestor de negocios al JP Morgan (de donde salieron los datos denunciados por Arbizu) sino que también tiene cuentas manejadas por la Unión de Bancos Suizos (UBS) y Goldman Sachs, otro banco de inversión con participación minoritaria en el entramado directivo y societario del holding de Héctor Magnetto".

El matutino concluye que el avance de este tipo de causas "es complejo". (Télam)

Página 1 de 52

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria

Could not open a directory stream for /var/www/clients/client207/web310/web/images/stories/show/