22 DE NOVIEMBRE DE 2017 |
Deportes

Lo manifestó la canciller Susana Malcorra, que se mostró "optimista" respecto a una resolución del conflicto y definió a la oferta del Gobierno como "razonable" debido a que se ha "planteado la relación en términos distintos".

La canciller Susana Malcorra dijo hoy que "algunos holdouts están apostando más a cobrar un alto interés que a encontrar una solución", en referencia a las negociaciones que el gobierno nacional esta llevando adelante con los denominados fondos buitre.

En este sentido, la ministra de Relaciones Exteriores se manifestó "optimista" respecto al alcance de una resolución del conflicto y definió a la oferta del Gobierno como "razonable" ya que "hemos planteado la relación con los holdouts en términos distintos" a la anterior gestión, según señaló en declaraciones realizadas a FM 89.9.

Malcorra sostuvo que "las deudas soberanas se han manejado con reglas del perfil del sector privado en algunas cosas" y opinó que "hay que revisar estas formas".

"Poder ser respetuosos de las reglas del juego es importante, aunque no nos gusten", subrayó la canciller ya que evaluó que "ser cuidadoso" con esto "forma parte de la previsibilidad de la conducta de un país".

El juez de Nueva York Thomas Griesa llamó ayer a los fondos buitre a que expongan antes del próximo jueves 18 los motivos por los cuales no debería levantar la medida cautelar que pesa sobre la cláusula conocida como pari passu.

Esa medida, aplicada por el juez en 2014, impide que la Argentina pague los vencimientos de deuda reestructurada si no cancela antes su deuda con los holdouts y mantiene así al país técnicamente en default.

El ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, brindó detalles del preacuerdo alcanzado con éstos tenedores de bonos. “Se está "reconociendo el capital y un interés prudente que refleja las tasas de interés de los últimos años, pero mucho menores”.

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, anunció que el gobierno nacional alcanzó un "preacuerdo" con los bonistas italianos que habían quedado afuera de los canjes de la deuda pública en cesación de pago realizados en 2005 y 2010, para pagarles U$S 900 millones, la tercera parte de los U$S 2.700 con fallo favorable en el tribunal de arbitraje del Banco Mundial, y cuyo reclamo a su vez representa el 30% de la demanda de los holdouts en los tribunales de Nueva York.

"Hemos llegado a un preacuerdo con 50 mil bonistas italianos, de una deuda de U$S 900 millones de dólares, que representa 15% de la deuda que está fuera de los acuerdos con los acreedores, y 30% de la demanda ante el juez federal de Nueva York, Thomas Griesa", precisó Prat Gay en conferencia de prensa en la Casa de Gobierno, acompañado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Allí precisó que en el preacuerdo se está "reconociendo el capital y un interés prudente que refleja las tasas de interés de los últimos años, pero mucho menor que la sentencia acordada en el Ciadi", el tribunal del Banco Mundial para resolución de controversias entre inversionistas privados y gobiernos soberanos, donde los bonistas habían reclamado U$S 2.700 millones.

"Es un primer paso para ir normalizando lo que más nos preocupa de esta discusión, que es el cálculo de intereses", subrayó Prat Gay

En ese sentido, afirmó que de acuerdo con lo solicitado por el presidente Mauricio Macri, Hacienda avanzará hacia un acuerdo con el resto de los bonistas que reclaman, "lo más rápido pero lo más justo posible".

Sin embargo, advirtió que "algunos bonistas quieren lograr una tasa de interés que bajo cualquier criterio de justicia es inaceptable".

    "Hemos llegado a un preacuerdo con 50 mil bonistas italianos, de una deuda de U$S 900 millones de dólares, que representa 15% de la deuda que está fuera de los acuerdos con los acreedores, y 30% de la demanda ante Griesa"
    Alfonso Prat Gay, ministro de Hacienda y Finanzas

Por eso, subrayó que "el ejemplo del acuerdo con los italianos es importante", porque remarcó que "el interés que se reconoce es la tercera parte que tenía la sentencia", donde los bonistas italianos habían reclamado U$S 2.700 millones.

De esta manera, el ministro dejó entrever que la intención del Gobierno sería avanzar con acuerdos similares con los fondos buitre y el resto de los tenedores denominados "me too", por los cuales aceptaría abonar un tercio de lo reclamado, para cerrar el litigio en Nueva York.

"Estamos avanzando con los 'me too' para que se entienda que lo nuestro es lo razonable y lo justo", sostuvo Prat Gay, quien de todos modos indicó que "la ronda final depende de la disposición del que que tiene una posición más dura y de la postura del juzgado y el mediador".

A su criterio, la propuesta argentina "lleva racionalidad, firmeza y la convicción de un acuerdo duradero: el mejor acuerdo posible para que Argentina vuelva a funcionar".

Los bonistas italianos con los cuales se alcanzó el preacuerdo están enrolados en la denominada Italian Task Force Argentina, que lidera el abogado Nicola Stock.

Habían llegado a reclamar U$S 2.700 millones ante el Ciadi, donde obtuvieron sentencia favorable, y a partir de este fallo continuaron su demanda en los tribunales de Griesa. (Télam)

El Presidente manifestó que la voluntad de la Argentina es resolver la cuestión "lo antes posible" y dijo que se debe llegar a un acuerdo equilibrado “para las dos partes". Antes, en charla con periodistas argentinos, había dicho que el país volverá con celeridad a cumplir el artículo 4 del FM".

El presidente Mauricio Macri culminó hoy su visita de tres días al Foro Económico de Davos con el anuncio de que el gobierno volverá a cumplir el artículo 4 del FMI que implica cooperar para la elaboración de informes, además de reunirse con su par de México, Enrique Peña Nieto e informar que "la semana próxima ya habrá una propuesta" para los hold-outs.

La agenda del Presidente comenzó a las 8 con un desayuno empresarial en el Seehof Hotel, en un encuentro del que participaron los empresarios argentinos Eduardo Elsztain (IRSA) y Marcelo Mindlin (Pampa Energía) junto a otros empresarios extranjeros, y luego se trasladó al Centro de Convenciones ubicado en Davos Platz, en el que tuvo una audiencia con el CEO de Microsoft, Satya Nadella.

Hasta el mediodía, Macri intercaló entrevistas a las cadenas de noticias Reuters, CNN y Bloomberg con audiencias con los CEO de Renault-Nissan y BT Group; además de un breve encuentro con el premio Nobel de la Paz y ex secretario general de la ONU, Kofi Annan.

En entrevista con Télam y los otros medios argentinos presentes en Davos, el Presidente anunció haber dado "instrucciones" a su gabinete para que "en cuanto se pueda se vuelva a cumplir con el artículo 4 del FMI", que establece la colaboración del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para evaluar las cuentas públicas, aunque dijo que "no está previsto volver a pedir créditos" a ese organismo.

"Fue absolutamente en detrimento del país (suspender el artículo 4), no permitirlo fue todo costo para la Argentina. El gobierno anterior fue a cerrar con el Club de París y pagó el doble solamente por no cumplir con el artículo 4. Con lo que se pagó extra, se podrían haber construido todos los jardines de infantes que hacen falta en el país", opinó.

Consultado por el tema precios y paritarias, Macri dijo que su Gobierno cree que "la inflación para 2016 estará más cerca del 20 por ciento que del 25", y con respecto a los reclamos salariales de los gremios, dijo que se sentarán "a hablar con los trabajadores" y espera "colaboración".

En ese sentido, señaló que "en esta transición estamos ordenando el desbarajuste heredado" y que generalmente estas situaciones "terminan en crisis económica, y ahora no es así". Además llamó a esperar "asentarse" y que haya "colaboración de (Hugo) Moyano y los gremios", y reiteró que "la meta es llevar la inflación a un dígito".

Además, celebró la decisión de la Secretaría del Tesoro estadounidense, que ayer comunicó que dejará de vetar en forma automática las solicitudes de créditos de la Argentina en organismos multilaterales, y expresó que es importante "porque Argentina enfrenta un cuello de botella en el tema infraestructura".

Al mediodía, en tanto, Macri se reunió con Peña Nieto, con quien llamó a tener con México una relación bilateral "más intensa y productiva" y aseveró: "Hemos mantenido una relación muy distante, sin conflictos pero sin resultados concretos, y somos dos países muy importantes para tener tan poco vínculo".

En diálogo con Télam tras la audiencia, Peña Nieto sostuvo que "hay un gran potencial para incrementar el acercamiento con la Argentina" y dijo que con Macri tienen "una visión compartida de apertura, para ampliar el horizonte de nuestra relación".

"El nivel de comercio entre Argentina y México es muy bajo con respecto al potencial que tenemos", consideró el líder del PRI, y enfatizó que somos "países hermanos", agregó, y consultado sobre si impulsa sumar a Argentina a la Alianza del Pacífico, respondió: "Estamos sentando las bases a partir de una visión compartida, ser parte de acrecentar el comercio".

Con el propósito de restablecer las relaciones comerciales, los presidentes programaron realizar una reunión entre los secretarios del comercio exterior de ambos países y se convino que ambas naciones trabajen en la búsqueda de políticas comunes para llevar al debate en el G-20.

En su última actividad en la villa alpina, que hoy lució un cielo soleado y sin nevadas, Macri brindó una conferencia de prensa en la que abogó por llegar a "un acuerdo balanceado para las dos partes" en referencia a la negociación con los 'holdouts' y explicó que representantes del oficialismo viajaron a Nueva York "y dijeron que Argentina estaba preparada para conformar un acuerdo y para trabajar en eso viendo las condiciones".

Agregó que ahora "volveremos a viajar, hay una reunión ya prevista para el 1 de febrero y lo antes posible, insisto, tenemos que encontrar la forma de que el acuerdo sea balanceado para las dos partes".

Inmediatamente terminada la rueda de prensa, Macri y la delegación partieron en helicóptero rumbo al aeropuerto de Zurich, a donde llegó poco antes de las 13 (hora argentina) para tomar el vuelo de Air France que lo hará llegar mañana al mediodía a Buenos Aires. (Télam)

El economista Aldo Ferrer señaló que el país debe evitar “retornar a la lógica del endeudamiento como estrategia para la resolución de los problemas”.

"La negociación con los fondos buitre debe encararse sin miedo y desde una posición soberana, en la defensa de nuestro intereses. No es cierto que se deba aceptar cualquier arreglo para retornar al mercado internacional de capitales”, dijo Ferrer en diálogo con Télam.

En ese sentido, el ex ministro de Economía entre 1970 y 1971 agregó que el diferendo con los holdouts “no es una cuestión de vida y muerte” para el país.

“El tema de las diferencias que existen con esos fondos financieros es algo que está pendiente de una solución, pero eso no puede hacerse a cualquier precio. Argentina tiene cuestiones más importantes que resolver en materia económica”, remarcó.

De esta forma, Ferrer se refirió a las negociaciones que el secretario de Finanzas, Luis Caputo, lleva adelante con los fondos buitre y otros tenedores de deuda en el marco de la mediación encarada por el abogado Daniel Pollack, por decisión del juez Thomas Griesa.

A un mes del inicio de la gestión de Macri, el ex embajador en Francia sostuvo que en relación a la política económica “se abrieron varios interrogantes”, tras la liberación del cepo cambiario y la eliminación de las retenciones sobre algunos granos.

“Tras la salida del cepo y la quita de retenciones, queda ver cómo se encaran los problemas de competitividad y crecimiento que tiene el país. Es algo que está por verse. De todos modos, lo peor que podemos hacer frente a esta coyuntura es retornar a la lógica del endeudamiento como estrategia de resolución”, subrayó.

Y en ese sentido, agregó: “Debemos evitar las recetas de ajustes como los que padecimos en la última dictadura y en los años '90”.

No obstante, Ferrer reconoció que el cepo cambiario “se había tornado insostenible”, aunque remarcó que la situación económica del país “dista mucho de prefigurar un panorama de crisis como los que se dieron en otras transiciones gubernamentales”.

“El cepo se había tornado insostenible y se necesitaba una corrección. Creo que lo mejor hubiera sido establecer tipos de cambios diferenciados en función de las distintas actividades. Pero no nos encontramos ante un panorama de crisis. Existen dificultades, pero la situación es sólida en cuanto a lo macro”, evaluó.

Respecto a esto último aportó que "fue el propio ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, quien dijo que el país tenía dificultades, pero que no se encontraba en una situación crítica”.

Por último, Ferrer estimó que “a mediados de año”, comenzarán a verse los efectos de las medidas económicas que el oficialismo tomó en estos primeros 30 días de gestión.

“Creo que dentro de seis meses vamos a tener en claro un panorama con respecto al rumbo económico que encarará el gobierno. Veremos cómo se resuelve la puja por salarios y el control de la inflación. Sin retenciones favorecemos a un sector determinado, pero no a la producción de manufacturas”, concluyó. (Télam)

Página 8 de 129

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria