18 DE DICIEMBRE DE 2017 |
Cultura
 
 

Confidencial. "Molesta que me aprieten" confirma uno de los cinco gobernadores apretados -en nombre del gobierno- por alto directivo de Clarín para sacar la ley de reforma jubilatoria. "Si no sale esto se cae antes de abril". Ampliaremos.


Este viernes 15 de diciembre junto a la CTA Autónoma y al resto del movimiento obrero la CONADU Histórica paramos por 24 horas con piquetes, cortes, movilizaciones y asambleas para garantizar su efectivo cumplimiento.

Hacemos este paro contra las reformas antiobreras y antipopulares, antes que nada contra las reformas previsional, laboral y educativa. También realizamos este paro contra la represión que se hemos sufrido en estos días en las movilizaciones contra la OMC, el martes y ayer frente al Congreso, a los estatales en Neuquén, y todas las que se puedan producir estos días de marchas y lucha para que no pase el “paquetazo” de ajuste.

La CONADU Histórica reafirma lo que ha sido mandatado por su Congreso Extraordinario que es la necesidad de un paro activo nacional para frenar el ajuste. Cómo lo hicimos el 23/11 con nuestra jornada de lucha, como salimos a la calle el 29/11 para frenar el ajuste. Cómo lo hicimos el 6/12 colmando la plaza de mayo y las plazas de todo el país. Cómo lo hicimos ayer 14/12 con un paro de 24hs y movilización que logró bloquear la reforma previsional.

Necesitamos un plan de lucha articulado para derrotar el ajuste y no medidas aisladas. Lo necesitamos antes que se traten las reformas para que no pasen. Lo necesitamos para que no se apliquen.

El martes 19 está convocado el plenario de Secretarias y Secretarios generales para resolver la continuidad de nuestro plan de acción en defensa del 82% móvil, el CCT y una universidad estatal y gratuita al servicio de las mayorías nacionales.

Coto, Rocca, Mindlin, Caputo, Macri, Bulgheroni... parte de los nombres emblemáticos del empresariado argentino que están en la lista que da cuenta de quienes blanquearon millonarios fondos gracias a un proyecto propuesto por Mauricio Macri y aprobado por el Congreso (el kirchnerismo se opuso). Solo esos nombres explican alrededor de 20 mil millones de pesos que estaban en la oscuridad y que ahora reigresaron al sistema.

El periodista Horacio Verbitsky prometió que con el lanzamiento de su portal "El cohete a la Luna" seguiría con su investigación sobre el blanqueo de capitales que ya había publicado, en parte, en Página 12. Un primer artículo, que reveló cómo blanquearon dinero personas muy cercanas al presidente, generó una notable persecución sobre el diario y su dueño, Víctor Santa María. Desde La Nación se aseguró que Macri quería preso al sindicialista por esa nota.

Ahora, Verbitsky publicó algunos nombres más que se sumaron a la moratoria propuesta por Cambiemos en 2016. En un lugar destacado aparece Alfredo Coto, dueño de supermercados y otros negocios. Blanqueó 7000 millones de pesos. Luego, aparece Marcela Rocca, prima de Paolo, dueño del Grupo Techint, uno de los más importantes del país. Marcela ingresó $ 6900 millones. No fue la única persona de ese grupo: Daniel Agustín Novegil, presidente de Ternium (empresa de aglomerado), blanqueó $ 557 millones.

Hay más nombres: Javier Madanes Quintanilla y Miguel Madanes, de los sectores del neumático y el alumnio, ingresaron 1300 millones. Verbitsky recordó que FATE y Aluar, las empresas que conducen, tuvieron en los dos últimos años utilidades por $ 1950 millones.

Luego, figura también María Bulgheroni de Luque, hermana de Alejandro y tía de Marcos Bulgheroni (empresarios petroleros) blanqueó $ 185 millones, "suma que sugiere que no es una pieza clave en los negocios familiares", describió el periodista.

Luego, Verbitsky recordó los casos de tres hombres muy cercanos a Mauricio Macri: Marcelo Mindlin, Gianfranco Macri (hermano del mandatario) y Nicolás Caputo ("amigo del alma"). Entre los tres blanquearon 1800 millones de pesos. Gianfranco pudo ingresar a la moratoria de la AFIP porque su hermano modificó para tal fin la ley aprobada por el Congreso nacional. El caso de Gianfranco es llamativo: blanqueó 6 veces más fondos que los que Mauricio tiene declarados, a pesar de que el segundo siempre tuvo un lugar de mayor privilegio en las empresas del Grupo Macri. ¿Cómo se explica?.

Por último, el presidente del CELS se refirió a los familiares de dos funcionarios de primer nivel de la administración de Cambiemos: Marcos Peña, Jefe de Gabinete, y Pablo Clusellas Zorraquín, Secretario Legal y Técnica. El primo segundo del primero blanqueó 109 millones de pesos, mientras que el cuñado del segundo ingresó 353 millones. Siempre es lindo ver a la familia progresar, ¿No?.

Fuente: Enrique de la Calle - Agencia APU

El Papa Francisco y el flamante presidente del Episcopado, Obispo Oscar Ojea

Los curas filo peronistas -liderados por Oscar Ojea- que tomaron el control del Episcopado para poner a Dios, en Argentina, en línea con el Papa. La reforma laboral, primer escarceo con Casa Amarilla.

Fueron Carlos Menem y Néstor Kirchner los últimos presidentes que tuvieron enfrente a una Iglesia que los sermoneaba en público hasta el límite de la flagelación. Opositora a la despenalización del aborto y proclive al encuentro en temas como la AUH y la ley de medios, Cristina Kirchner no tuvo grandes problemas ni antes ni -mucho menos- después de Francisco. El no peronista  Mauricio Macri  puede sentirse bendecido: son muchos los que piensan que fue tratado con guantes de seda en los primeros dos años de su mandato.

Por Diego Genoud

En apenas unos días, la nueva conducción del Episcopado, que asumió la semana pasada, emitió señales que sugieren que no seguirá en el rol que concedió durante la primera etapa del gobierno de Cambiemos. Espectadora, distraída y dialoguista bajo la sotana de  José María Arancedo , la flamante cúpula que inicia un período de tres años parece ir hacia una sintonía más fina con el mensaje del Papa.

El primer criterio que deslizó el flamante presidente del Episcopado, Obispo Oscar Ojea, apuntó directo al corazón de la reforma laboral que Jorge Triaca hijo diseñó, a pedido del Presidente. “Para la Doctrina Social de la Iglesia, el trabajo no es una mercancía, sino que hace a la dignidad de la persona; es el gran ordenador de la vida”, dijo. La definición llegó como parte de un mensaje más general que habla de que “no se vulneren derechos de los trabajadores” y sostiene que el lugar de los obispos “está al lado de los excluidos”. 

Para la CGT, fue un respaldo más que oportuno en medio de la ofensiva pro-empresaria del Gobierno. El agradecimiento llegó este mismo jueves al mediodía, cuando el triunviro Héctor Daer visitó a Ojea para ponerlo al tanto de los acuerdos que la central cerró con el ministro de Trabajo. No se conocían personalmente, pero es probable que trabajen de común acuerdo: en una semana, Daer volará con una comitiva hacia el Vaticano para hablar del trabajo “como clave del desarrollo en el mundo global”.

Las diferencias con el optimismo de época que promociona el Gobierno pueden acentuarse desde el próximo domingo, cuando por primera vez el Episcopado nacionalice la Jornada Mundial de los Pobres que impulsa el papa Francisco.

Después del amplio respaldo electoral que obtuvo Cambiemos en las legislativas y con un peronismo dividido y desorientado, el primer empresario que llegó a presidente quizás se encuentre frente a un actor -hasta ahora ausente- con capacidad de incomodarlo hacia 2019. Con una visión distinta a la del Gobierno sobre el presente e, incluso también, sobre el pasado.

LOS ALIADOS.  De 71 años, obispo de San Isidro que reemplazó a Jorge Casaretto, Oscar Ojea llegó a lo más alto de jerarquía católica después de dos mandatos al frente de Cáritas. En su CV, incluye un antecedente difícil de pasar por alto: haber sido obispo adjunto del cardenal Jorge Bergoglio en la arquidiócesis de Buenos Aires entre 2006 y 2009. “No es un hombre de Francisco, pero es un buen aliado para él”, le dijo a Letra P un miembro de la Iglesia que conoce al hombre que hereda el lugar que ocupó Bergoglio durante seis años de la era kirchnerista.

Con un padre médico que llegó a ser director de radiología del hospital Ramos Mejía, una madre que fue maestra en Cinco Esquinas y un hermano filósofo que vive en España, Ojea tiene otra característica que lo acerca a Bergoglio: se inició joven en el seminario y se dedicó a la tarea pastoral. Su padrino fue el sacerdote Enrique Quarleri, de Lomas de Zamora. Ojea nunca se involucró directamente en política y prefiere el perfil bajo a las declaraciones estridentes. Sin embargo, tiene una preocupación especial por los temas sociales y es parte de una familia católica con ramificaciones hacia el peronismo. Dos primos hermanos suyos fueron secuestrados por un grupo de tareas de la ESMA durante la última dictadura militar y continúan desaparecidos. Otro, que sobrevivió, estuvo preso durante ocho años.

Ojea no llega solo. En la nueva Comisión Ejecutiva, lo secundan Mario Poli -que se excluyó de la disputa por la presidencia del Episcopado- y el obispo de la Rioja Marcelo Colombo, uno de los más jóvenes, de apenas 56 años, que puede ser clave en la nueva etapa. Colombo acredita una historia que tiene bastante poco que ver con la jerarquía católica y es el más querido por el Papa. Fue ordenado sacerdote a fines de los años ochenta por Monseñor Jorge Novak, uno de los contados miembros de la Iglesia que -al frente de la diócesis de Quilmes- denunció los crímenes de la dictadura y acompañó a los organismos de derechos humanos en su reclamo desesperado.

Desde que hizo pie en La Rioja, Colombo se involucró en la investigación por el crimen de Monseñor Enrique Angelelli, el obispo asesinado en 1976 que fue olvidado por la Iglesia por al menos tres décadas. “Estábamos silenciando la voz de Cristo, la sangre de Cristo”, dijo hace no tanto el nuevo vicepresidente del Episcopado para referirse a una omisión que la Curia sostuvo como política de hierro. Con la venia del Papa, reivindicó a la Juventud Obrera Católica que fundó Angelelli en Córdoba, aportó documentación y fue querellante en la causa que terminó con la condena de 2014 al represor Luciano Benjamín Menéndez . Hoy, el mártir que la jerarquía católica negó está en proceso de beatificación en Roma.

PUENTE VATICANO.  Los antecedentes preanuncian un Episcopado más activo en la discusión pública. Los amigos de Ojea afirman que no dejó pasar ninguno de los casos de pedofilia que encontró en San Isidro, cuando arribó a la diócesis que durante años controló Casaretto. También Colombo se enfrentó temprano en La Rioja a  Luis Beder Herrera  por repartir dádivas en plena campaña electoral -el entonces gobernador salió a pedir disculpas después- y se preocupó a partir de 2016 por el cierre de las empresas textiles que se produjo desde que Macri llegó a la Casa Rosada.

Sería una dirigencia eclesiástica más en línea con lo que pregona el sucesor de Ratzinger desde Roma. “Tienen la impronta del Papa. En dos años, la Iglesia no dijo nada. Pero ahora no le van a dejar pasar tan fácil todo a Macri”, le dijo a Letra P un ex funcionario kirchnerista que no se olvida lo que es tener a Bergoglio enfrente.

Durante la primera etapa de Cambiemos en el gobierno, los cruces entre Francisco y el oficialismo casi no rozaron a la conducción del Episcopado, que se mantuvo al margen de los conflictos de la política. Defensores de Su Santidad en Argentina como  Juan Grabois  ven con entusiasmo a la conducción que encabeza Ojea. En una entrevista reciente con la revista Crisis, el dirigente de la CTEP afirmó que Francisco no tuvo poder con incidencia operativa en su país durante la gestión de Arancedo. “En esa institución supuestamente vertical, la indisciplina reinante en las diócesis es llamativa. La Conferencia Episcopal hace lo contrario a lo que él dice en muchos casos. En otros casos, no lo defienden. Están acobardados. Hubo una persecución mediática fuerte contra todo lo que fuera cercano al Papa y la reacción de los obispos frente a eso fue no defenderlo”, dijo.

La Doctrina Social de la Iglesia, que invocó Ojea en su primera aparición pública, puede poner en aprietos la modernización que promociona el gobierno de los CEOs. Habrá que ver si el macrismo logra desautorizar tan fácilmente los argumentos de la Iglesia como los de la oposición partidaria y si llegado el caso la enfrenta, como sugiere una de las recomendaciones de Durán Barba que Cambiemos hasta ahora terceriza o evita.

La nueva conducción también puede estimular los vasos comunicantes entre la CGT y la CTEP, que hace un año confluyeron en un encuentro en Azopardo con la presencia del delegado papal Marcelo Sánchez Sorondo.

La semana que viene, el Papa recibirá noticias de la Argentina por parte de la comitiva de sindicalistas que integran Daer,  Pablo Micheli , el moyanista Abel Frutos, Norberto Di Próspero, Omar Viviani y  Roberto Baradel , entre otros. Todos viajan convocados para el encuentro titulado “¿Por qué el mundo del trabajo sigue siendo la clave del desarrollo en el mundo global?”. Aunque esta vez Grabois no viajará a la residencia de Santa Marta, estará representado por Edgardo "El Gringo" Castro, de la CTEP.

LA AUTOCRÍTICA.   Hay otro punto donde la Iglesia puede diferenciarse de la Casa Rosada y de su propio pasado. En marzo último, Ojea hizo una intervención que ahora cobra más importancia: salió a “aclarar” las palabras de Arancedo en favor de la “reconciliación nacional”, justo cuando la Corte Suprema había fallado a favor del 2x1 que beneficiaba a los genocidas argentinos. “No hay reconciliación sin justicia”, afirmó el nuevo presidente del Episcopado en entrevistas con la agencia AICA y el Vatican Insider con un mensaje bastante diferente al que había propagado el entonces presidente del Episcopado.

“Nosotros hicimos un pedido de perdón en el año 2000, aunque es posible que no haya sido suficiente. Es una probabilidad que este proceso pueda encaminarse a una declaración final, pero aquí ya me estoy aventurando a hablar de algo que debo consultar con mis hermanos obispos. Pienso que eso puede ser posible, pero no me quiero adelantar”, dijo Ojea ante la pregunta por la actuación de la Curia durante la dictadura.

Su mensaje puede contribuir a otro objetivo que tal vez se proponga para su país, a los 80 años, el astuto Francisco: promover una autocrítica algo más profunda que le permita a la Iglesia dejar atrás su complicidad fervorosa con el plan de exterminio de Videla y Massera. Y que lo habilite a él mismo, entonces provincial jesuita, a hacer un último esfuerzo por liberarse de las denuncias que lo persiguen. Aún en la cúspide de las alturas vaticanas.

Fuente: Letra P

Página 1 de 272

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria