22 DE OCTUBRE DE 2017 |

La Fiscalía de la Ciudad consiguió una condena de ocho días de prisión efectiva para un conductor alcoholizado que generó un choque en el Bajo porteño. 

Un martes al mediodía, en vísperas de la última Navidad, un hombre de 42 años manejaba su camioneta por la avenida Belgrano, cuando al llegar a la intersección con Huergo impactó contra una pick-up. Si bien no se registraron lesiones, a raíz del incidente intervinieron agentes de control de tránsito y comprobaron la existencia de 2,11 gramos de alcohol por litro de sangre en el mencionado conductor. 

La ley vigente establece un máximo de 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre para conductores de autos particulares, y tolerancia cero para los que manejen vehículos de carga y transporte de pasajeros. La camioneta fue inmediatamente secuestrada, y se dio intervención a la Fiscalía de la Ciudad por violación del artículo 114 del Código Contravencional (Conducir con mayor cantidad de alcohol en sangre o bajo los efectos de estupefacientes).

Las penas contempladas en este artículo establecen, según la gravedad del incidente, una multa de 200 a 2000 pesos, o una pena de entre uno y diez días de cárcel. Tras analizar las consecuencias del hecho, así como el riesgo causado, el Fiscal Federico Villalba Díaz solicitó una condena de ocho días de prisión efectiva, a cumplirse en la cárcel de contraventores de la Ciudad ubicada en el barrio de Pompeya. Mediante un juicio abreviado, el conductor asumió la responsabilidad de los hechos y aceptó la pena de prisión efectiva, que entrará en vigencia a fines de octubre. Asimismo, deberá realizar un curso en la Dirección General de Seguridad Vial de la Ciudad, y hacerse cargo de las costas correspondientes al proceso.

En agosto del año pasado, Villalba Díaz había conseguido por primera vez la pena máxima de diez días de prisión efectiva para un conductor alcoholizado. Se trató de un taxista de 30 años, que perdió el control de su vehículo y terminó subido a la vereda en la intersección de Bernardo de Irigoyen y Moreno, en el barrio de Monserrat.

La conducción de vehículos con nivel de alcohol en sangre superior al permitido es la cuarta contravención más recurrente en la ciudad (le sigue a cuidacoches, ruidos molestos, y hostigamientos). En 2016 se registraron un total de 3812 casos de conductores alcoholizados, lo cual da un promedio de alrededor de un caso de alcoholemia positiva cada dos horas.

El barrio donde más se concentra esta conflictividad es Palermo, donde tuvieron lugar el 52 por ciento de los casos. Le sigue Belgrano, con el 16 por ciento, y Recoleta, con el 7 por ciento.

El Fiscal Villalba Díaz señaló que  “el conductor comprendió el alcance de su accionar y los daños que pudieron ocurrir en casos como éste, donde no solamente se encuentra en juego el patrimonio de terceros sino la vida e integridad física de toda la sociedad. Sin perjuicio de ello se llegó a un acuerdo de pena  ejemplificadora por el riesgo creado y creo que esta clase de condena está marcando una tendencia dentro de la Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires enviando un claro mensaje que es que el alcohol al volante siempre es una combinación nociva con graves consecuencias legales y personales”.

La seguridad vial es una cuestión de agenda para la Fiscalía de la Ciudad. El pasado mes de junio, a menos de dos meses de la viralización de un video que registraba una carrera de coches en plena Avenida 9 de Julio; la Fiscalía identificó a los responsables y logró en tiempo récord sendas penas de un año de prisión en suspenso, más dos años de inhabilitación para conducir y la donación a una institución de bien público del dinero recolectado de la venta de los vehículos utilizado en la carrera.

 

Buenos Aires, 10 de octubre de 2017  

 

Código Contravencional:

 

Artículo 114 - Conducir con mayor cantidad de alcohol en sangre del permitido o bajo los efectos de estupefacientes -. Quien conduce un vehículo superando los límites permitidos de alcohol en sangre o bajo la acción de otras sustancias que disminuyan la aptitud para hacerlo, es sancionado/a con doscientos ($200) a dos mil ($2000) pesos de multa o uno (1) a diez (10) días de arresto. Admite culpa

La Fiscalía de la Ciudad logró una condena de prisión efectiva para uno de los responsables de la usurpación del predio ubicado en la avenida Fernández de la Cruz 4500, en el barrio de Lugano. Claudio Roberto Jiménez, imputado como uno de los organizadores de la toma de tierras públicas en el año 2014, reconoció su participación como organizador, mediante un juicio abreviado.

Luego que la Fiscalía de la Ciudad logró capturar a Jiménez, que se encontraba prófugo por otra condena, el fiscal de la causa, Carlos Rolero realizó el 17 de abril un acuerdo de juicio abreviado con Jiménez. En el juicio abreviado Jiménez reconoció ser responsable del delito de usurpación (artículo 181 del Código Penal) del predio ubicado en la avenida Fernández de la Cruz 4500 entre Pola y Escalada, lindero con la Villa 20 del barrio de Lugano. Por esta razón, el fiscal acordó la pena de un año de prisión efectiva.

La condena fue homologada por el juez Rodolfo Ariza Clerici, titular del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N° 1, que le impuso a Claudio Roberto Jiménez un año de prisión de efectivo cumplimiento, e impuso al nombrado la pena única de cuatro (4) años de prisión -de efectivo cumplimiento-, en función de la acumulación de éste y otros procesos con los que contaba el condenado Jimenez.

Claudio Roberto Jiménez tenía una condena previa de prisión por la portación de un arma de fuego sin permiso (artículo 189 del Código Penal). En dicha causa se encontraba prófugo de la justicia desde hacia un año. La Fiscalia logró la captura de Jimenez y ahora deberá cumplir prisión efectiva en el Penal de Marcos Paz por un total de cuatro años (ya que se suman las dos condenas).

Es importante destacar que la investigación de la causa estuvo a cargo de Carlos Rolero, titular de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N°31 de la Ciudad. De la investigación llevada a cabo por el Fiscal, se concluyó que la usurpación del predio había sido planificada por un grupo que, además de Jiménez, incluía a Antonio Marcelo Chancalay, Emanuel Maximiliano Ríos, Héctor Marcelo Urquiza y Marta Yané.

A raíz de estos hechos, el Fiscal solicitó en el año 2014 llevar a juicio a todos los imputados en la causa. Pero la jueza María Gabriela López Iñiguez, resolvió en septiembre de 2015, la nulidad de las pericias informáticas y el dispuso el sobreseimiento de todos los imputados en la causa.

Sin embargo, el Fiscal Rolero apeló la resolución de la jueza, y en febrero de 2016, la Sala III de la Cámara de Apelaciones del fuero revocó la resolución, ordenando continuar con la investigacion y apartartando a López Iñiguez de la causa, avalando la investigación del Fiscal.

La condena dictada ahora por el juez Rodolfo Ariza Clerici, a cargo del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas  N° 1 de la Ciudad, no sólo significó una pena de prisión efectiva para Jiménez, sino que ratificó la hipótesis que sostuvo el Fiscal desde el principio de la investigación respecto a que se trató de una toma previamente organizada, planificada y llevada a cabo conforme a un plan de acción.

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria