13 DE DICIEMBRE DE 2017 |

La Federación Nacional de Docentes Universitarios (CONADU) expresa su solidaridad con el Juez Federal Daniel Rafecas luego del pedido de destitución que emitieron funcionarios del gobierno de Mauricio Macri, con el apoyo del poder mediático concentrado y el silencio del Poder Judicial.

Tras haber rechazado en dos oportunidades la denuncia por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA que impulsó el fiscal Alberto Nisman, queda claro que la maniobra contra el Dr. Rafecas tiene como único objetivo sembrar miedo y disciplinar a los jueces y a las juezas en sus decisiones futuras.

Además de una extensa trayectoria como magistrado, en la que se caracterizó por su lucha a favor de los Derechos Humanos ─en la investigación sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos por el Primer Cuerpo del Ejército, por ejemplo─, el Dr. Rafecas es docente en la Universidad de Buenos Aires, en la Universidad Nacional de Lanús y en la Universidad Nacional de Rosario. Como comunidad universitaria y académica nos solidarizamos y rechazamos las presiones.

“El embate contra el Poder Judicial se expresa en ataques como el que está sufriendo el Dr. Rafecas, un Juez que ha actuado siempre en concordancia con la Constitución, en defensa de las leyes y planteando la imparcialidad del Poder Judicial por fuera de los partidos políticos y de los sectores concentrados de la economía. Por eso los trabajadores y las trabajadoras debemos solidarizarnos y luchar por su defensa”, remarcó Carlos De Feo, Secretario General de CONADU.

La democracia está en peligro.

Convocamos a firmar la petición “No a la inmoral destitución del Dr. Daniel Rafecas”

La primera denuncia penal contra los ministros Horacio Rosatti, Carlos Rosenkantz y Elena Highton de Nolasco fue presentada por el abogado Marcelo Parrilli y quedó a cargo del juez federal Daniel Rafecas.

Los tres miembros de la Corte Suprema de Justicia que votaron por implementar el beneficio del 2x1 para represores condenados por delitos de lesa humanidad fueron denunciados este lunes por "prevaricato" en los tribunales federales de Retiro.

En la denuncia, el abogado aludió a la "gravedad del fallo" firmado por la Corte, en la denuncia que ahora el juez remitirá al fiscal Guillermo Marijuan para que dictamine si corresponde o no impulsar una investigación.

El prevaricato es un delito que pena a los jueces que dicten resoluciones contrarias a derecho.

Parrilli sostuvo que los tres jueces firmantes del fallo tendrían "fuertes vínculos con el gobierno nacional".

Se trata de la primera denuncia ingresada a los tribunales a raíz de la firma del fallo de la Corte, que ya derivó en pedidos de excarcelación por parte de represores condenados.

Fuente: Télam

La Sala I de la Cámara de Casación Penal ordenó ayer investigar la denuncia que el fallecido fiscal Alberto Nisman presentó hace casi dos años contra la ex presidenta Cristina Kirchner por el supuesto encubrimiento del atentado a la Amia ocurrido en 1994. La denuncia de Nisman será investigada por el juez Ariel Lijo

En un fallo dividido, el máximo tribunal penal del país revirtió las resoluciones del juez federal Daniel Rafecas y de la Sala I de la Cámara Federal porteña, integrada por Eduardo Freiler y Jorge Ballestero, que habían desestimado en dos oportunidades la denuncia del entonces titular de la UFI-AMIA.

Para ello, Casación no solo revocó esas sentencias, sino que los apartó de la causa, ordenando que por sorteo se designe un nuevo juez para que investigue la denuncia, lo que ocurriría mañana, en el último día de actividad judicial antes de la feria de enero.
Nisman hizo su presentación el 14 de enero de 2015, cuatro días antes de ser hallado muerto en su departamento con un tiro en la cabeza.

El encargado de investigar el atentado a la mutual judía, ocurrido el 18 de julio de 1994, denunció que el Memorándum de Entendimiento con Irán, firmado en 2013, escondía "un intento de liberar de responsabilidades" a los funcionarios iraníes sindicados como autores de la voladura que provocó 85 muertos y centenares de heridos a cambio de incentivar las relaciones comerciales entre Argentina y la República Islámica.

Ademas de la ex presidenta, Nisman señaló al entonces canciller Héctor Timerman ; al diputado y jefe de La Cámpora, Andrés "Cuervo" Larroque; a Luis D'Elía y Fernando Esteche ; al supuesto agente inorgánico de la ex SIDE Allan Bogado, y al ex juez Héctor Yrimia.

Audio en el que Timerman dice "Si fueran otros (en vez de Irán) no hubieran puesto la bomba”

"La maniobra denunciada ameritaba por parte de los órganos jurisdiccionales intervinientes un tratamiento más profundo de las cuestiones que habían sido planteadas", sostuvo el camarista Gustavo Hornos, en un voto de mayoría.

También sostuvo "la necesidad de explorar los hechos denunciados desde su propia definición, confrontándolos con los elementos probatorios que las partes estimaron conducentes e interpretándolos a la luz del ordenamiento legal", lo que sólo podrá ser posible a partir de la realización de una pesquisa seria y genuina.

La resolución de Casación se adoptó por la mayoría que se constituyó con el voto de los camaristas subrogantes Gustavo Hornos y Mariano Borinsky, mientras que la presidenta de la Sala, la camarista Ana María Figueroa, votó de manera diferenciada, aunque compartió con sus colegas que la DAIA sea tenida como querellante.

La entidad, que encarna la representación política de la comunidad judía, había reclamado en agosto la reapertura del expediente, cerrado hasta allí tanto por Rafecas como por la Cámara Federal, quienes desestimaron la denuncia de Nisman aduciendo la ausencia de delito.

En ambos casos, juez y camaristas fallaron contra el dictamen de los fiscales Gerardo Polllicita y Germán Moldes, respectivamente, en tanto el fiscal ante Casación, Javier De Luca, desistió de la acción penal.

Para ello, la DAIA reclamó ser tenida como querellante y adujo la existencia de nuevas probanzas, en especial un diálogo telefónico entre su ex directivo Guillermo Borger con Timerman.

En su fallo de mayoría, Hornos cuestionó duramente la resolución original de Rafecas, de abril de 2015, quien consideró innecesario realizar una batería de medidas pedidas por el fiscal Pollicita aduciendo que como el tratado nunca se había puesto en funcionamiento, entre otras cosas porque Irán no lo había refrendado, no existía delito.

Hornos resaltó en su voto "la imposibilidad de arribar válidamente a un pronunciamiento desestimatorio, hasta tanto no se produjeran las medidas de prueba conducentes para el esclarecimiento del delito. Ello así, en particular, cuando la gravedad del caso lo reclamara especialmente".

Criticó así "la desestimación de la denuncia (que) destruiría la posibilidad de investigar lo que aquellos elementos reclaman, que es, precisamente, la necesidad de descartar o acreditar la hipótesis imputativa esgrimida por el requirente".

A su vez, Borinsky resaltó en su voto que la declaración de inconstitucionalidad del Memorándum con Irán, "determinó definitivamente la imposibilidad de su aplicación", pero "de ello no se deriva necesariamente (al contrario de lo afirmado en las instancias anteriores) que corresponda descartar sin más el análisis reclamado por los acusadores en las instancias previas y la D.A.I.A."

Uno y otro reclamaron que no se hubieran concretado las medidas de prueba requeridas por la fiscalía de Pollicita y que hubiera priorizado su criterio de la "orfandad probatoria" de la denuncia de Nisman, lo que a su entender provocó un cierre "prematuro" del expediente.

Este criterio fue compartido por Figueroa, quien sin embargo, en un voto claramente diferenciado, consideró vulneratorio del principio del "juez natural" que el trámite hubiera recaído en la Sala I, que preside, y no en la Sala II, donde, según sostuvo, se habían tratado todas las causas conexas con el atentado de 1994, así como que deslizó críticas a que estuviera integrada mayormente por subrogantes.

La denuncia de Nisman será investigada por el juez Ariel Lijo

La causa contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el ex canciller Héctor Timerman, y otros ex funcionarios por presunto encubrimiento de los imputados iraníes por el atentado a la Amia será investigada por el juez federal Ariel Lijo, según determinó el sorteo de rigor realizado esta mañana por la Cámara Federal porteña tras el fallo de Casación que ordenó abrir una investigación en base a la denuncia que realizara el luego fallecido fiscal Alberto Nisman.

Al respecto, el ministro de Justicia, Germán Garavano, calificó de "valiente" la decisión de la Cámara de Casación de reabrir la causa que investiga la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman respecto del atentado de la AMIA, y consideró que era algo "extraño" que "un caso que había denunciado un fiscal y promovido otro, con muchas medidas de prueba, siquiera se abriera".

"Era una cosa extraña que un caso que había denunciado un fiscal y promovido otro, con muchas medidas de prueba, siquiera se abriera. Vemos todos los días que se abren causas contra funcionarios del actual gobierno y, haber cerrado este caso sin siquiera eso, era llamativo", dijo el titular de la cartera de Justicia y Derechos Humanos en diálogo con radio Mitre. Agregó que en su decisión la Cámara de Casación tuvo "una decisión valiente y unánime para que se investigue y se verifique", y destacó que "ese es el ejercicio más valioso de este año, que el gobierno respeta la independencia judicial y la Justicia puede trabajar sin distorsiones, para que se abran los casos y puedan ser investigados".

Fuente: Télam

El juez rechazó categóricamente los cuestionamientos a su fallo y dijo que las nuevas escuchas difundidas por algunos medios “no sirven para nada”.

El juez federal Daniel Rafecas, afirmó hoy que "el gobierno hizo todo para que la causa AMIA avance" y sostuvo que "no tienen ninguna relevancia" y "no sirven de nada" la nuevas escuchas que fueron divulgadas por algunos medios sobre parte de la denuncia que realizó el fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández de Kircher por encubrimiento y que fue desestimada por el magistrado.

En una entrevista realizada por Infonews, Rafecas explicó que "había miles de escuchas. De esas miles de escuchas, la Secretaría de Inteligencia las mandó a la Unidad Fiscal AMIA y la fiscalía (dirigida por Nisman en ese entonces) elige para la denuncia las que le parecen más relevantes".

En ese marco, para Rafecas las nuevas escuchas telefónicas que se filtraron en algunos medios "no tienen ninguna relevancia, no sirven de nada".

"Yo tengo la obligación de analizar las evidencias que presenta la fiscalía. Las escuchas que publica ayer (Luis) Majul están en la causa. El resto de las publicadas en otros medios no están en la causa, son de la SIDE", precisó el magistrado.

Y agregó: "Yo tengo la obligación de analizar las evidencias que presenta la fiscalía. El resto de las escuchas, las cuales no están en la causa y que la fiscalía no presentó, no tienen ninguna relevancia, no sirven de nada".

En tanto, sobre su decisión de desestimar la denuncia del fallecido Nisman, reimpulsada por fiscal Gerardo Pollicita, el juez señaló que "el Gobierno hizo todo para que la causa AMIA avance".

Reiteró: "no hay un solo elemento de prueba, siquiera indiciario, que apunte a la actual Jefa de Estado respecto -aunque sea- a una instigación o preparación (no punible) del gravísimo delito de encubrimiento por el cual fuera no sólo denunciada sino también su declaración indagatoria requerida". (Télam)

Página 1 de 3

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria