24 DE NOVIEMBRE DE 2017 |

La Confederación emitió un comunicado junto con Coninagro, CNCT, Conaice y Conarcoop, donde vuelve a destacar que estas empresas no tienen fines de lucro, por lo cual no tienen ganancias. "El objeto de las cooperativas es brindar servicios a los asociados. Nadie lucra consigo mismo", se expresa en el documento, que ya fue enviado a diputados y senadores.

En vistas del ingreso al Congreso del proyecto de reforma tributaria propuesto por el Poder Ejecutivo Nacional, que busca gravar "ganancias" de cooperativas y mutuales, Cooperar y las demás confederaciones rechazan la iniciativa y reafirman la necesidad de legislar, por el contrario, el reconocimiento de que las cooperativas no son sujeto de este impuesto por ser organizaciones sin fines de lucro.

El tratamiento de exención que da a las cooperativas la actual Ley del Impuesto a las Ganancias "es incorrecto", dado que "debería reconocerse la no sujeción, en virtud de la no existencia del hecho imponible". Esta adecuación no tendría impacto fiscal pero simplificaría aspectos administrativos y ajustaría el tratamiento a la naturaleza jurídica de estas entidades. 

Por eso, las propuestas concretas son eliminar los artículos 23 y 24 del proyecto de reforma tributaria y modificar la Ley de Impuesto a las Ganancias para que sea reconocida la inexistencia del hecho imponible en el caso de las cooperativas, de acuerdo a los antecedentes y al proyecto que puede consultarse en la web de Cooperar.

Entre otras aclaraciones, las confederaciones expresan que "las cooperativas son empresas gestionadas democráticamente por sus usuarios, cuyo objetivo no es la retribución al capital sino garantizar el acceso a los servicios en condiciones de equidad y transparencia", para lo cual requieren "un tratamiento tributario acorde a su naturaleza.

Finalmente, citan la recomendación 193 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT): "Una sociedad equilibrada precisa la existencia de sectores públicos y privados fuertes y de un fuerte sector cooperativo, mutualista y otras organizaciones sociales y no gubernamentales. Dentro de este contexto, los gobiernos deberían establecer una política y un marco jurídico favorable a las cooperativas y compatible con su naturaleza y función." 

Las principales aclaraciones

Documento completo

La rentabilidad de Telecom y Cablevisión juntas totalizaron US$ 5.900 millones entre marzo de 2016 y el mismo mes de este año, equivalentes al 42% de todo el mercado de telecomunicaciones en la Argentina, indicó la calificadora de riesgo Moody's en un informe donde analiza la posible fusión entre ambas compañías.

“Una fusión de Telecom Argentina y Cablevisión beneficiaría la calidad comercial y crediticia de ambas compañías, creando el mayor proveedor de Internet de banda ancha y de televisión de pago de Argentina”, destacó la analista de Moody's Verónica Améndola.

Subrayó que “si los accionistas, reguladores y autoridades antimonopolio aprueban la fusión, la nueva empresa representaría el 42% de toda la industria de telecomunicaciones argentina por ingresos, con participación significativa en los mercados nacionales de televisión por cable de banda ancha, telefonía fija y telefonía móvil”.

Moody's estimó que los ingresos de toda la industria totalizaron los $ 201.800 millones en 2016, y señaló que para los 12 meses hasta marzo de 2017, la entidad fusionada habría generado $ 88.400 millones, es decir US$ 5.900 millones, en ingresos netos.

La calificadora remarcó que en comparación, la filial del competidor Telefónica en Argentina generó sólo $ 49.000 millones en ingresos netos en 2016 de una cuota de mercado casi igual en móviles, banda ancha y líneas fijas.

Fuente: Télam

La Cámara baja debate este jueves el proyecto de reforma al impuesto votado por el Senado, en tanto el Poder Ejecutivo prorrogó por tres días las sesiones extraordinarias del Congreso, hasta el 2 de enero de 2017.

La Cámara de Diputados convertirá en ley este jueves el proyecto de reforma al impuesto a las Ganancias votado por el Senado, que establece elevar el mínimo no imponible, una nueva escala y nuevas deducciones para aliviar el costo que tiene la aplicación de este tributo en los salarios.

En tanto el Poder Ejecutivo prorrogó las sesiones extraordinarias del Congreso hasta el 2 de enero de 2017, por tres días, -finalizaban el 31 de diciembre- por una cuestión reglamentaria. El decreto lleva la firma del Jefe de Gabinete, Marcos Peña.

En cuanto a Ganancias la iniciativa será debatida en una sesión especial que comenzará a las 11, y como obtuvo dictamen de comisión, solo se necesita alcanzar el quórum de 129 diputados para habilitar el tratamiento de este despacho, que se tendrá que votar con una mayoría absoluta para convertir en ley la reforma.

El texto aprobado por el Senado, que envió a Diputados en segunda revisión con modificaciones al proyecto votado por la oposición en la cámara baja, eleva el mínimo no imponible de 37.000 pesos brutos (30.500 de bolsillo) para casados con dos hijos, y a 27.941 pesos brutos (23.200 de bolsillo) para solteros.

Diputados emitió dictamen y hoy convertiría en ley la reforma de Ganancias.

La Comisión de Presupuesto y Hacienda, que conduce el macrista Luciano Laspina, emitió despacho favorable al texto consensuado entre la CGT, el gobierno, los mandatarios provinciales, un sector del PJ, y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, cuyo respaldo era clave para votar el proyecto.

La iniciativa debe ser votada con 129 votos positivos dado que se reforma un impuesto, que es coparticipable y afecta los fondos provinciales, pero con el apoyo del massismo y el bloque justicialista, que lidera Diego Bossio, se podrá alcanzar y superar esta cantidad de sufragios ya que el oficialismo estima que se alcanzarán unos 140.

Para alcanzar esa cifra el oficialismo aportará más de 80 votos, el massismo unos 30 ó 35 (puede haber algunas abstenciones), el bloque justicialista una quincena, y a eso se sumarán los santiagueños que tienen seis legisladores; Progresistas unos ocho y cinco de Juntos por una Argentina, y seis del Movimiento Evita.

En tanto, el Frente para la Victoria anunció que rechazará el proyecto votado en el Senado -aunque no se descarta que algunos diputados respalden la iniciativa sancionada en la cámara Alta- y pedirá mantener el texto aprobado por la oposición el pasado 6 de diciembre, según informó el ex ministro de Economía Axel Kicillof.

De esta manera, el proyecto que se votará para reformar la cuarta categoría del impuesto a las ganancias eleva en 23 por ciento el mínimo no imponible, que es la base a partir de la cual se aplica el tributo, tras descontar jubilaciones, y las deducciones que pueda hacer cada trabajador.

El proyecto mantiene las deducciones por hijo, cónyuge, padres y empleada doméstica, pero permite descargar viáticos hasta un 40 por ciento, aunque, en el caso del transporte no se pondrán limites, y un 40 por ciento los alquileres de vivienda con un monto tope de 51.000 pesos.

El costo fiscal de la reforma de la cuarta categoría será de unos 50.000 millones de pesos, de los cuales 27.000 están incluidos en el Presupuesto, y el resto se compensará con impuestos al juego, aumento de consumo y los 6.000 millones de coparticipación que aportarán las provincias se compensará con el 2 por ciento destinados a Aportas del Tesoro Nacional (ATN).

Al abrir la reunión de comisión, el macrista Luciano Laspina destacó el acuerdo alcanzado entre el Gobierno, la CGT y los mandatarios provinciales, y pidió respaldar los cambios introducidos por el Senado.

En tanto, el diputado Kicillof dijo que "es mucho peor este proyecto que el que había enviado el Gobierno" y aventuró que si se hubiera votado la iniciativa aprobada por Diputados, "los trabajadores tendrían más beneficios y las provincias ningún costo fiscal adicional, pero este Gobierno siempre privilegió a los sectores concentrados".

Desde el radicalismo, Miguel Bazze cuestionó el texto votado por Diputados, se preguntó por qué el "kirchnerismo no hizo la reforma, si era tan sencillo como dice Kicillof" y celebró que "se haya recuperado el diálogo para tratar este tema tan importante".

En tanto, el diputado del Partido Obrero, Néstor Pitrola, dijo que el "el logro del Gobierno es haber conseguido un proyecto peor que el que había mandado" y dijo que "vamos a denunciar esta confiscación del salario".

Fuente: Télam

El máximo de facturación aceptado para ser considerado monotributista pasará de $ 400.000 a $ 700.000 para quienes prestan servicios, y de $ 600.000 a $ 1.050.000 para las ventas de bienes muebles, en tanto que las cuotas aumentarán la mínima de $ 39 a $ 68, y la máxima de $ 2.700 a $ 4.725, en todos los casos con un incremento de 75% respecto de los valores actuales.

También se modificaron los valores máximos de facturación por escala, y se establecieron de la A a la K, cuando hasta ahora era de la B a la L.

Así, para la primera categoría, A (ex B), la facturación máxima se fijó en $ 84.000 anuales de los actuales $ 44.000, que pagará una cuota de $ 68 al mes.

Para ser de la segunda categoría, B (ex C), no se podrá tener ingresos brutos mayores a $ 126.000, cuando en la actualidad están en $ 72.000, y la cuota pasará de $ 75 a $ 131.

La tercera categoría, la C (ex D), que antes tenía un tope de facturación de $ 90.000, ahora será de $ 168.000, y la cuota de $ 224, en lugar de $ 128.

En el caso de la cuarta categoría, D (ex E), lo máximo que se podrá tener de ingresos brutos son $ 252.000, en vez de $ 144.000; y lo que se abona mensualmente pasará de $ 210 a $ 368.

El monotributista de la quinta categoría, E (ex F), no deberá superar los $ 336.000, actualmente en $ 192.000, y pagará $ 700 en lugar de $ 400.

Para el caso de la sexta categoría, F (ex G), el tope se fija en $ 420.000, hasta el momento en $ 240.000; y el pago mensual aumenta de $ 550 a $ 963.

La séptima categoría, G (ex H), pasará a tener un máximo de ingresos brutos de $ 504.000, de los actuales $ 288.000; y una cuota de $ 1.225, en lugar de $ 700.

La facturación máxima de la octava categoría, H (ex I), la última para prestación de servicios, pasará de $ 400.000 a $ 700.000, y la cuota de $ 1.600 a $ 2.800.

Quedan tres categorías más para el caso de las ventas de bienes muebles, cuyos topes pasarán en la I (ex J), de $ 470.000 a $ 822.000, y la cuota, de $ 2.000 a $ 3.500.

En la J (ex K), el máximo de ingresos brutos permitidos pasará de $ 540.000 a $ 945.000, con un pago mensual que aumentará de $ 2.350 a $ 4.113.

Por último, la categoría K (ex L) tendrá un tope de $ 1.050.000, en lugar de $ 600.000; y una cuota de $ 4.725 en vez de $ 2.700.

En todos los casos hay que sumarles $ 157 de aportes al Sistema Previsional Argentino (SIPA), y $ 419 a la obra social, en caso que corresponda.

Fuente: Télam

Página 1 de 5

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria