23 DE AGOSTO DE 2017 |

La Fiscalía de la Ciudad ordenó una serie de inspecciones en locales comerciales del barrio de Once, el pasado 16 de agosto, con el fin de detectar la comercialización ilegal de artículos de perfumería. Como resultado de los operativos, se secuestraron 3067 perfumes apócrifos de diversas marcas de renombre internacional.

La investigación es llevada adelante por la fiscal Celsa Ramírez, a cargo de la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 35, que resolvió la detención de los responsables de tres locales por comercializar productos potencialmente nocivos para la salud y que estaban infringiendo el artículo 201 del Código Penal. Dos de los locales se encuentran en la calle Paso al 100 y el restante en Bartolomé Mitre al 2300.

Los tres detenidos fueron trasladados, en primer lugar, a la Oficina Central de Identificación del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, y luego a la Fiscalía Nº 35, a fin de recibírseles declaración indagatoria.

El operativo fue realizado por la División Contravenciones y Faltas de la Policía de la Ciudad que secuestró 3067 perfumes apócrifos, utilizando marcas como “Giorgio Armani”, “Carolina Herrera”, “Paco Rabanne”, “Ralph Lauren”, “Nina Ricci”, “Kenzo”, “Lancome”, “Dior”, “Lacoste”, “Jesús del Pozo” y similares.

A través de las inspecciones realizadas se constató que los locales mencionados poseían en exhibición y venta perfumes con marcas falsificadas, sin los controles sanitarios adecuados ni el rotulado correspondiente expedidos por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

La fiscal Ramírez ordenó el secuestro de la totalidad de la mercadería ilegal, la cual fue inventariada y colocada en bultos cerrados. Además, Intervinieron en la causa organismos como la Dirección Nacional de Migraciones, la Dirección General de Fiscalización del Espacio Público, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), la Agencia Gubernamental de Control, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la División Contravenciones y Faltas de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires.

La Fiscalía de la Ciudad secuestró un caballo pony que estaba siendo exhibido en la vidriera de un local comercial en el barrio de Palermo, el pasado lunes 14 por la noche. El Fiscal Matías Michienzi imputó al dueño del comercio y al propietario del caballo por maltrato animal. El pony fue trasladado a otro lugar para resguardo acorde a las necesidades de su especie y además para verificar sus condiciones de salud.

El caso es llevado adelante por la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA) a cargo del fiscal Matías Michienzi, quien recibió la denuncia de vecinos del barrio de Palermo e integrantes de ONG ayer por la noche. El fiscal inmediatamente ordenó a la  Policía de la Ciudad que iniciara actuaciones al dueño del comercio y al propietario del caballo por infracción al artículo 2 inciso “1” , y el artículo 3 inciso “7” de la Ley 14346. Y el fiscal dispuso del traslado del pony para evitar que continuaran los actos de maltrato y/o crueldad animal al que estaba siendo sometido, y para verificar su estado de salud por un médico veterinario de la Policía.

El pony se encontraba en el interior de una mueblería en la calle Serrano esquina Niceto Vega del barrio de Palermo. El animal era exhibido en la vidriera del local y era víctima de actos de maltrato y/o de crueldad debido a que no se observaba que se lo alimentara o suministrase agua, y permanecía bajo los rayos del sol en un lugar inapropiado para la permanencia de un animal de esa especie.

Asimismo, el fiscal dispuso la intervención de los organismos de control para que verifiquen las condiciones de funcionamiento del comercio, como así también de la documentación del animal, su origen y controles veterinarios, ordenándose una batería de medidas probatorias del caso.

La Fiscalía de la Ciudad requirió una serie de allanamientos simultáneos, en el marco de una investigación contra el delito de la venta de autopartes ilegales, que culminó con la detención de 7 personas y el secuestro de casi 13.000 autopartes y nueve vehículos para desguace. Y 6 autos que recién habían sido robados. Link de vídeo: https://youtu.be/x1D8_WnE9r8

Los operativos simultáneos se llevaron a cabo el pasado 9 de agosto, por orden del Fiscal Miguel Kessler, titular de la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas N° 5, y fueron realizados por la División Robo Automotor de la Policía de la Ciudad junto a la Subsecretaria de Seguridad Ciudadana. Estos procedimientos, que lograron detener a 7 individuos integrantes de una banda que se dedicaba al robo y comercialización de repuestos y vehículos, forman parte de una investigación por posible infracción a la Ley 25.761 que regula el desarmado de automotores y la venta de sus autopartes.

El primer allanamiento fue realizado en un local comercial de la avenida Warnes al 1600, el cual no poseía habilitación. Los agentes de la Policía de la Ciudad requirieron la identificación de las personas que allí se encontraban, pudiendo comprobar que uno de ellos era el dueño de un taller ubicado en la calle Maure al 3500, y se lo detuvo.

En ese comercio se secuestraron 60 autopartes, un vehículo marca Citroën modelo Berlingo, en el cual se encontraron 6 llaves que correspondían a establecimientos que estaban siendo allanados en simultáneo. Además se secuestraron 14 celulares, una amoladora de mano, una amoladora de banco y un lápiz grabador eléctrico.

El segundo operativo se realizó en la calle Maure al 3500 y se encontraron 190 autopartes y dos vehículos con prohibición de circular.

Un tercer allanamiento se llevó adelante en un depósito de la calle Iturri al 140, en el cual se secuestró la cantidad de 6200 autopartes entre ellas, puertas, baúles y capots de marca Citroën con grabado de autopartes de provincia y pedido de secuestro.

En el cuarto operativo de la calle Seguí al 2080 se encontraron 6000 autopartes, además de un torpedo de Gol Trend con pedido activo de secuestro.

El quinto procedimiento se realizó en un depósito en la calle Potosí al 4300 y se hallaron 5 automóviles y dos motos. Dos de los automóviles, marca Audi y Ford, tenían pedido de secuestro. También se encontraron 250 autopartes.

Las siete personas detenidas tras los allanamientos fueron trasladadas a la dependencia policial de la zona y cada caso quedó en manos del Juzgado interviniente.

A comienzos de este año, el fiscal Miguel Kessler solicitó inspecciones en numerosos locales de ventas de autopartes en la calle Warnes, las cuales fueron llevadas adelante por la Policía de la Ciudad e inspectores de la Dirección General de Fiscalización y Control del Gobierno de la Ciudad. De la investigación surgió que las autopartes que se vendían en uno de los locales de Warnes, provenían de 5 domicilios ubicados en la ciudad de Buenos Aires y otro más situado en Esteban Echeverría, a lo cual el fiscal Kessler requirió sus allanamientos.

La Fiscalía de la Ciudad llevó adelante un procedimiento en el barrio de Chacarita mediante el cual se logró rescatar a seis caballos que estaban siendo objeto de maltrato y crueldad animal y eran utilizados para paseos en mateos en la zona de Palermo.

El Fiscal Blas Matias Michienzi, a cargo de la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA), luego de recibir la denuncia por parte de vecinos y ONGs defensoras de los derechos de los animales, solicitó al Juzgado la orden de allanamiento del lugar en el que se encontraban los animales, un predio ferroviario situado en la avenida Federico Lacroze al 4000, en las inmediaciones de la estación Terminal del Ferrocarril Urquiza.

Una vez autorizado el allanamiento, la fiscal interinamente a cargo de la UFEMA, Roció Mercedes López Di Muro, ordenó el secuestro judicial de los caballos y la realización de un tratamiento veterinario para salvaguardar su salud, debido a que los animales fueros hallados con signos de maltrato y patologías asociadas a la crueldad animal. Según la investigación llevada adelante por la Fiscalía, los equinos estaban siendo utilizados como mateos en la zona de Palermo, actividad para la cual contaban con autorización, pero tenían los caballos en condiciones insalubres.

La fiscal dispuso además la expresa prohibición de que los animales sean removidos del lugar, quedando bajo custodia policial mientras reciban las pautas veterinarias establecidas por el perito de la Policía Federal. Asimismo, se imputó al propietario de los caballos por infracción a la Ley 14.346 que pena el maltrato animal, y se le impuso las obligaciones del cuidado y tratamiento veterinario correspondiente para lograr el bienestar y la recuperación de los animales en el predio, bajo la supervisión de la División Montada de la Policía Federal. También resultó imputado el propietario legal del predio.

El predio, inspeccionado por la Dirección General de Fiscalización y Control del Gobierno de la Ciudad, fue clausurado de manera preventiva por las falencias encontradas en cuanto a su funcionamiento, seguridad e higiene. Cabe destacar que el procedimiento en cuestión fue homologado por el Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 4 de la Jueza Graciela Dalmas, interinamente a cargo del Juez Juan José Cavallari.       

Página 1 de 14

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria

Could not open a directory stream for /var/www/clients/client207/web310/web/images/stories/show/