24 DE MARZO DE 2017 |

Dijo además que “hay una sobreactuación de la calle. No se puede todos los días, a toda hora, estar protestando. Eso tiene que ver con algo que es histórico en la Argentina, que es lo mismo que puede pasar en otros terrenos como, por ejemplo, con el anuncio del paro general del 6 de abril. En el mundo no hay más paros generales, sólo acá existen, es algo que quedó en el pasado”, afirmó

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en un reportaje al diario Clarín, que publica en su edición dominical,  afirmó que hay una sobreactuación de las protestas en la calle y  también se refirió a los paros anunciados por las centrales sindicales, como también las actitudes de la oposición política frente al gobierno.

Sobre los cortes de calle, que todos los días tienen lugar en la ciudad de Buenos Aires, respondió que el sistema de seguridad se terminó de federalizar,  ahora hay un proceso de transición,  y la ciudad de Buenos Aires soporta la mayor cantidad de protestas, por ser la capital de los argentinos, dejando en claro que “la Ciudad tiene la responsabilidad del orden público local”, mientras que el Ministerio a su cargo es responsable de los edificios federales o rutas, como la Panamericana.

Dijo además que “hay una sobreactuación de la calle. No se puede todos los días, a toda hora, estar protestando. Eso tiene que ver con algo que es histórico en la Argentina, que es lo mismo que puede pasar en otros terrenos como, por ejemplo, con el anuncio del paro general del 6 de abril. En el mundo no hay más paros generales, sólo acá existen, es algo que quedó en el pasado”, afirmó.

Bullrich advirtió que la Argentina “en lugar de discutir por los carriles democráticos está todo planteado en término de ganar o perder. No hay grises. Tenemos que ir a posibilidades de discusión que no sean posiciones extremas: “te tomo la calle”; “te dejo a los chicos sin colegio” o “te voy a un paro general”.

Explicó que hay que construir “una cultura donde existan pasos previos a la de máxima como tomar la calle, y eso es el acostumbramiento de una sociedad democrática” tras señalar que hay que aceptar las reglas de una sociedad democrática y no de  “yo hago siempre lo que quiero. Hay que atender una demanda que no es solo sectorial sino también la del otro. El sindicalismo se tiene que hacer cargo del otro; el piquetero y también el Estado. “Voy a un paro general”, pero ¿por qué? Baja la tasa de desempleo y van a un paro general igual, no importa que los números digan otra cosa. No es coherente”, sentenció.

La ministra de Seguridad advirtió que no se puede “estar todos los días con 2.000 agentes en la calle por los piquetes o marchas en la Ciudad de Buenos Aires; tampoco la Ciudad puede sacar policías de los barrios para atender el orden público. Tenemos que buscar otras maneras”.

Sobre los comentarios que aluden a un intento de desestabilización, Bullrich explicó que “históricamente todo gobierno que no pertenece a cierto establishment manejado por el PJ tiene problemas. Romper esa profecía autocumplida que dice que a la Argentina sólo la puede gobernar el peronismo es fundamental y nosotros lo tenemos que hacer”.

Agregó al respecto que “en cualquier país normal si sale una estadística que dice que baja el desempleo, una central de trabajadores diría vamos a esperar para llamar a un paro general. En la protesta se mezcla lo reivindicativo con la pelea partidaria. En ese sentido decimos que sistemáticamente han intentado desestabilizar, estamos poniendo todo lo que tenemos que poner para que esto no pase. La gente se está dando cuenta porque empieza a decir: “queremos los chicos en el colegio”; “no queremos un paro general”; “no queremos todos los días la calle tomada”. Sentimos que hay un apoyo fuerte para ir a un orden, un orden democrático”.

Por otra parte, respecto del narcotráfico, la ministra de Seguridad dijo que hay un problema estructural. “La Argentina está en un continente donde se produce el cien por ciento de la cocaína del mundo y hay un segundo problema estructural: el crecimiento que ha tenido la marihuana también en nuestro continente. Hemos cambiado el paradigma, hemos pasado de un control estático (de solamente estar) a ir a buscar”, por ejemplo el operativo en Itatí (Corrientes).

Fuente: Télam

Uno de los tres secretarios generales de la central de trabajadores afirmó que la medida de fuerza lanzada para el 6 de abril busca que el Gobierno "mire la realidad" porque, a su juicio, está evaluando "muy mal los efectos del plan económico para la sociedad".

En ese sentido, el dirigente gremial aseguró que tras la marcha del 7 de marzo el único gesto del Ejecutivo para evitar la huelga fue "postergar algunos aumentos de tarifas".

"Uno lo que le dice al Gobierno es que mire la realidad, no crean lo mismo que creyó (Domingo) Cavallo en septiembre del 2001, que reafirmando un plan recesivo teníamos futuro, porque después tropezamos y los tropiezos económicos y políticos los terminan pagando los que menos tienen", dijo Daer en declaraciones formuladas a radio La Red.

El dirigente del gremio de la Sanidad insistió en remarcar que desde el Gobierno "están viendo muy mal los efectos del plan económico para la sociedad", al argumentar los motivos del paro nacional definido ayer en la sede de Azopardo al 800 por el Consejo Directivo de la CGT.

"Ayer anunciaron una baja de desempleo que es producto de la frustración de las personas para buscar trabajo, porque esto detalló la encuesta del Indec: muchas más personas se frustraron en su intento de conseguir trabajo", analizó.

Consultado acerca de si luego de la movilización del 7 de marzo la administración de Cambiemos tuvo gestos hacia los gremios para evitar el paro del 6 de abril, Daer sostuvo que "lo único que hicieron fue postergar algunos aumentos de tarifas".

Y añadió que el Ejecutivo "convocó a los gremios industriales, que son los más afectados, actividades que perdieron 52.000 puestos trabajo en el 2016, y lo único que ofrecieron fue un empujoncito de coyuntura con el Repro a las actividades" pero no plantearon "conversar los temas de fondos".

"Se sigue con la tesitura de que lo que no es eficiente, que cierre. La teoría de reinserción de los trabajadores en otras actividades es una fantasía muy grande", agregó.

El dirigente sindical marcó que hay "una realidad incontrastable que no la ven o no la quieren ver" y cuestionó que, a contramano del discurso oficial, "hay 24.700 cargos públicos más que cuando se fue Cristina (Kirchner), aumentaron los monotributistas y cayeron los empleados en relación de dependencia".

También llamó la atención acerca de que "la inversión extranjera del año pasado fue del 0,5 de PBI, la más baja de toda la región".

"Fueron a España y no trajeron un peso. Cayó la inversión. Algo nos está pasando", disparó.

"Primero hay que entender que hay que recuperar el consumo y, segundo, que lo que consumimos no tiene que tener un mayor porcentaje que no se haga acá, porque si no seguimos erosionando y destruyendo puestos de trabajo", finalizó.

Fuente: Télam

La CGT anunció este jueves la convocatoria a un paro nacional para el 6 de abril, sin movilización, en demanda de que Gobierno modifique el rumbo económico y en defensa del empleo y la industria nacional.

El anuncio fue realizado por el triunvirato de la CGT durante una breve conferencia de prensa que brindó al término de una reunión de su Consejo Directivo, que también insumió muy poco tiempo y donde sólo estuvieron ausentes Pablo Moyano, por encontrarse en Italia con una actividad del gremio camioneros; Gerardo Martínez, en Ginebra donde participa de una reunión de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y Juan Pablo Brey del gremio de los aeronavegantes.

La fecha del paro fue anuncaida por el triunviro Carlos Acuña, quién fundamentó la protesta gremial "en toda la historia que estamos viviendo con este Gobierno que golpea muy fuertemente a los sectores del trabajo, a los más humildes a los que más necesitan y también a la industria nacional, y a la pequeña y mediana empresa".

Acuña añadió que "esta CGT tuvo la responsabilidad de ir marcando todos los errores que venían cometiendo y también teniendo la prudencia necesaria, tratando también de ir conteniendo la paz social más allá de los incumplimientos a los compromisos acordados en la Mesa del Diálogo".

Acuña le reclamó al Gobierno que "reconozca la pérdida del poder adquisitivo del salario y que esa diferencia salarial sea incluida en las paritarias que tienen que ser libres y cada sector las discuta como correspondan".

Luego, el dirigente expresó su solidaridad "a todos los gremios, fundamentalmente a los gremios docentes que hoy están en lucha por la dignidad de sus salarios".

Por su parte, Juan Carlos Schmid explicó que tal como "veníamos señalando antes de la movilización del 7 de marzo y pretendimos hacerlo ese mismo día, hoy la CGT le pone la fecha del 6 de abril al paro nacional".

El triunviro cegetista sostuvo además que "las consideraciones, las miradas e interpretaciones de los sucesos del 7 de marzo ya han sido puestas a consideración de la opinión pública en general en una solicitada publicada en diversos medios de difusión nacional el domingo, por lo cual no vamos a hacer ningún comentario alrededor de ese suceso".

"Lo cierto es que hubo una proverbial manifestación de descontento popular y ese fue el eje de todos los reclamos de los miles y miles de ciudadanos, de compañeros trabajadores, sectores empresarios y profesionales", subrayó.

Schmid añadió que "en todo caso la movilización fue una contundente demostración que hay un malestar generalizado en amplias capas de la población y que por supuesto esta CGT intenta interpretar, porque nosotros no somos únicamente los que intentamos llevar adelante estos reclamos".

El dirigente portuario precisó asimismo que "el paro es una expresión del mercado social. No constituye ni un programa alternativo, ni tampoco es una decisión que se le pida al sindicalismo para que elabore una propuesta, porque nosotros no fuimos votados por la ciudadanía, nosotros estamos aquí cumpliendo el rol que descargan sobre nuestras espaldas los compañeros de los sindicatos confederados".

En tanto, Héctor Daer señaló "este cuerpo directivo de la CGT marco coherencia en todos y en cada una de sus actitudes. Venimos planteando rectificaciones de políticas que han llevado a la destrucción de cantidades importantísimas de puestos de trabajo y que han llevado a que hoy hayamos tenido el año pasado, la inversión más baja de toda la región cuan nos habían planteado que las expectativas eran que nos llovieran inversiones de todos lados".

"No sólo no llegaron las inversiones sino que perdimos poder adquisitivo, puestos de trabajo y encima a la caída del consumo se le sumó la llegada de la mayor cantidad de productos importados y la coherencia de la CGT fue ir planteando todo esto y pedir las rectificaciones necesarias".

Luego, ante una consulta sobre si van invitar a participar del paro a las dos Centrales de Trabajadores Argentinos (CTA), Daer fue categórico: "Nosotros no vamos a invitar a nadie".

Fuente: Télam

La Confederación General del Trabajo (CGT) encabezó una multitudinaria movilización de trabajadores para reclamar cambios en la política económica del Gobierno y lanzó un paro nacional para fines de marzo o principios de abril pero sin ponerle fecha, lo que provocó reclamos, corridas e insultos.

"No vinimos únicamente a hacer un diagnóstico, vinimos a anunciar que va a haber medidas de fuerza en la Argentina a fin de mes, les pido por favor que escuchen cuáles son las razones", sintetizó Juan Carlos Schmid desde el palco central de la movilización que convocó la central obrera.

Schmid, el segundo triunviro de la CGT en hacer uso de la palabra, consideró que "hay una velocidad para los poderosos y otra para los débiles".

Unos momentos antes, Carlos Acuña había hablado del deterioro de los ingresos de los trabajadores a raíz de la inflación: "Esta CGT no va a permitir que haya un piso para esta discusion paritaria, porque nosotros vamos a discutir en cada sector la posibilidad de recuperacion del salario perdido".

"Queremos un dialogo con respuestas a los trabajadores, a nuestro reclamos", aseguró al abrir el acto.


Carlos Acuña

Juan Carlos Schmid

Héctor Daer

Finalmente, fue Héctor Daer quién precisó: "Ya pusimos en marcha un plan de lucha. La CGT ya tomó la decisión de hacer un paro de 24 horas antes de fin de mes".

Incidentes al término del acto de la CGT con corridas e insultos, por la falta de una fecha concreta para el paro general

El secretario general de la CGT, Héctor Daer, responsabilizó "a gente del municipio de Berazategui" por los disturbios que marcaron el final del acto convocado por la central obrera.

Tras los discursos de los tres secretarios generales que conducen la CGT, Carlos Acuña, Juan Carlos Schmid y Héctor Daer, en ese orden, y ante la falta de definición de la fecha del paro general de 24 horas anunciado, se iniciaron incidentes, con corridas, insultos y desórdenes entre un grupo que pedía una fecha concreta y algunos sindicalistas, como Pablo y Facundo Moyano, que debieron ser defendidos por militantes de Camioneros ante ataques de grupos que se reivindicaban como kirchneristas.

La tensión que hubo en el acto se evidenció sobre todo cuando Héctor Daer dio su discurso, el que fue abucheado en varias partes, sobre todo cuando no puso una fecha de un paro nacional, y hasta cometió el furcio de que la huelga general se haría "a fin de año".

Cuando los organizadores dejaron el lugar, estos grupos que pedían una definición con la fecha del paro se subieron al palco, con cantos contra la dirigencia cegetista.

Más tarde, en declaraciones a la prensa, Daer dijo que "lo que buscaron (con los incidentes) fue enturbiar una movilización que convocó a casi 800.000 personas".

Daer y otros dirigentes sindicales aludían a grupos pertenecientes al kirchnerismo, puntualmente vinculados con el intendente de Berazategui, Patricio Mussi.

En sintonía, el titular del sindicato de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri, afirmó en declaraciones formuladas esta tarde a Radio Nacional, que “un sector minoritario identificado con la bandera naranja de Berazategui vino ex profeso detrás del palco para agredir a los dirigentes sindicales”, aunque dijo desconocer si lo hicieron “motivados por el intendente o por quién”.

“Hubo sectores políticos que claramente vinieron a entorpecer el acto de la CGT”, insistió en remarcar Lingeri.

Fuente: Télam

Página 1 de 25

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria

Could not open a directory stream for /var/www/clients/client207/web310/web/images/stories/show/