24 DE OCTUBRE DE 2017 |

 El diario estadounidense The New York Times publicó un duro editorial contra el Ejecutivo de Mariano Rajoy por la violencia utilizada por los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil para impedir la celebración del referéndum de autodeterminación en Catalunya.

"La brutalidad de la Policía española el domingo en su misión para impedir el referéndum de secesión catalán tuvo su mayor éxito profundizando la crisis política", escribe el periódico estadounidense.

"Cataluña muestra el fracaso de España en crear un Estado federal moderno".

Para el autor del artículo de The New York Times, Roger Cohen, Rajoy "tenía la ley de su lado, pero ahora Barcelona tiene las imágenes de televisión y la solidaridad y simpatía que generan, haciendo que el primer ministro parezca un matón intransigente y alejando la posibilidad de una solución política al conflicto".

La jornada electoral se saldó con 893 personas atendidas por los médicos debido a agresión policial, según el Departamento de Salud catalán; por su parte, el Ministerio del Interior de España menciona que hay 431 agentes heridos.

"El sistema judicial de los Estados Unidos puede haberse excedido en sus facultades y puede que se vea obligado a retractarse", escribió ej jefe de la sección finanzas del diario.

El diario estadounidense New York Times publicó un editorial contra la justicia de su país, y respecto del conflicto entre la Argentina y los fondos buitre, que reclaman el pago total de los bonos de la deuda en cesación de pagos en su poder, sostuvo que "las cortes han fallado, y hasta ahora las sentencias no han logrado más que enriquecer a muchos abogados".

En una nota titulada "El caso argentino no tiene ningún ganador, pero muchos perdedores", escrita por el jefe de la sección Finanzas, Floyd Norris, se planteó que "el sistema judicial de los Estados Unidos puede haberse excedido en sus facultades y puede que se vea obligado a retractarse".

En ese sentido, el New York Times advirtió que "el mundo de las deudas soberanas quedó patas para arriba tras la victoria de los fondos de inversión encabezados por Elliott Management contra Argentina".

Destacó que "las personas y las empresas pueden declararse en bancarrota y pedir a un juez que cancele o reduzca sus deudas", y añadió que "en los Estados Unidos, las ciudades también se pueden declarar en bancarrota y reducir sus obligaciones, como hizo este mes Detroit".

Sin embargo indicó que "no hay un sistema similar para países", y recordó que "hace más de una década, después de la crisis financiera asiática, el FMI propuso un mecanismo de reestructuración de deudas soberanas para países, pero los Estados Unidos y otros países rechazaron la idea por supuesta violación de soberanía".

"Con bonos bajo ley de Nueva York, como son muchos, solía suceder que si un país entraba en default, se lo llevaba a juicio y se lo obligaba a pagar. Pero la inmunidad soberana hacía que el fallo no pudiera ser ejecutado. Así, la mayoría de los bonistas terminaban negociando algún tipo de reestructuración de deuda, a menudo con la intervención del FMI", subrayó el diario neoyorquino.

No obstante, remarcó que "el fallo contra Argentina le dio a los bonistas una razón para no entrar en futuras reestructuraciones de deudas internacionales", y puntualizó que "bajo el fallo del juez Griesa, a los fondos de inversión les puede ir mucho mejor que a los que entraron en reestructuraciones de deudas, y no les puede ir peor. Eso, si el fallo se puede ejecutar".

La publicación señaló que "en las bancarrotas empresariales, los acreedores que pierden el dinero de sus préstamos a menudo reciben acciones de las empresas que surgen de la bancarrota, ofreciéndoles al menos la posibilidad de una recuperación si la empresa reestructurada prospera".

Si bien admitió que "no se puede tener acciones de un país", puso de relieve que "Argentina intentó algo similar; sus bonos incluían clausulas que aumentaban los beneficios si la economía del país crecía lo suficientemente rápido".

"De hecho creció, y a los bonistas les fue mejor de lo que esperaban inicialmente", afirmó el New York Times, al tiempo que consideró que "a primera vista, se podría entender que el fallo del juez Griesa promueve la rectitud, disuadiendo a países de tomar deuda que no van a poder pagar".

Sin embargo, alertó que "también se puede entender lo contrario si los prestamistas interpretan que hasta un préstamo incobrable eventualmente tendrá que ser pagado".

En consecuencia, indicó que "el juez Griesa ha repetido que Argentina tiene que negociar con los fondos", pero estimó que "incluso si el país así quisiera y fuera capaz de hacerlo, es difícil ver cómo esa negociación detendría a otros fondos de iniciar sus propios reclamos de pagos totales". (Télam)

El diario se sumó a las críticas al juez Thomas Griesa al afirmar en un artículo que durante la audiencia de esta semana el magistrado "dejó totalmente en claro" que "no terminó de entender las transacciones de bonos -de la Argentina- sobre las que decidió durante años".

Además, sostuvo que, con su conducta del pasado martes, Griesa "difícilmente pudo inspirar confianza en el sistema legal estadounidense".

Fue después de que se conoció la transcripción de la audiencia celebrada el martes último, donde Griesa tuvo dudas del alcance de sus decisiones, repreguntó hasta el cansancio la ruta de pago y las entidades involucradas, y se reservó de emitir opinión sobre el destino de los pagos realizados por la Argentina a los bonistas del canje, que quedaron en una especie de limbo legal.

"Thomas Poole Griesa es juez federal desde hace 42 años. Hace una década que lidia con el default de la deuda argentina. Recién ahora está aprendiendo Griesa lo complicada que puede ser la vida para un juez cuando busca controlar las acciones de un gobierno soberano y dicta resoluciones supuestamente obligatorias para aquellos que, en circunstancias normales, nunca estarían bajo jurisdicción de un tribunal estadounidense", arranca el artículo.

El matutino sostiene que Griesa hizo referencia "a la posibilidad de un nuevo default de los bonos soberanos de la Argentina, algo que parece casi seguro que ocurra el próximo miércoles", estima el periódico.

"Pero también pudo haber hecho referencia al proceso que desató con resoluciones que tenían un objetivo, forzar a la Argentina a cumplir con lo que una y otra vez denominó sus `obligaciones`, pero que no tuvieron en cuenta lo complejo de la situación", lanzó.

Y concluyó que "la audiencia de esta semana dejó totalmente en claro que Griesa no terminó de entender las transacciones de bonos sobre las que decidió durante años".

Asimismo, sostiene que Griesa "inventó una interpretación legal para obligar al cumplimiento de las sentencias. Sostuvo que la Argentina debía realizar, junto con el próximo pago semianual de intereses a los tenedores de los nuevos bonos, el pago total" a los fondos buitre y holdouts.

Pero aclaró que la resolución de esa sentencia sólo hacía referencia a los bonos en dólares bajo legislación neoyorquina. Ignoraba la existencia de otros bonos del canje. "¿Regía entonces la resolución sobre otros bonos del canje, incluyendo los emitidos bajo ley argentina? Un banco que procesara el pago de intereses de esos bonos, ¿tendría problemas con el juez?", preguntó el Citibank  ante el juez.

La respuesta llegó el 27 de junio de parte de Griesa, afirmando que "la entidad podía procesar el pago de intereses de esos bonos. No estaban cubiertos por su resolución".

La audiencia de esta semana fue mayormente sobre el pedido de algunas entidades de modificar aquella resolución.

Griesa sostuvo primero que no había que cambiar nada. "Desde un punto de vista práctico, de sentido común, ¿por qué nos tienen que arrastrar en esta?", preguntó Griesa.

"Resulta que no sabía mucho sobre esos bonos de legislación argentina. Dijo que su resolución de junio suponía `una excepción más bien íntima` a su fallo original y dijo al abogado de los fondos de inversión, Edward A. Friedman de Friedman Kaplan Seiler & Adelman, `Entiendo que los bonos de los que habla su moción no son parte del canje`.", cuando sí lo eran.

Luego, cuando se le dijo que los bonos en cuestión eran bonos del canje, cambió de opinión.

El New York Times replica las palabras de Griesa: "Estando aquí sentado", dijo, "me da la impresión de que, al ser bonos del canje, deben ser tratados como bonos del canje e incluidos con los otros bonos del canje dentro de la resolución del 23 de febrero".

Griesa culminó diciendo que posponía su decisión.

Por lo que el New York Times sentenció que lo que sucedió el martes en dicha audiencia "no era teatro barato, pero difícilmente pudo inspirar confianza en el sistema legal estadounidense".

El fallo de la corte de los Estados Unidos sobre el caso de Argentina con los fondos buitre pone a los inversores en una posición de ventaja y perjudica futuras reestructuraciones de deuda de otros países, según una nota publicada en The New York Times.

La publicación titulada "El fallo sobre Argentina pone a los inversores en posición de ventaja", señala que "la Corte Suprema de los Estados Unidos, ignorando las súplicas de gobiernos de numerosos países, entre ellos Estados Unidos, cambió completamente al mundo de la reestructuración de la deuda soberana".

"Al hacerlo, la Corte dañó el estatus de Nueva York como la capital financiera mundial. Hizo mucho más improbable que los países en problemas puedan reestructurar sus deudas. E incrementó el poder de los inversores -sobre todo pero no sólo de los `hedge funds`- para evitar reestructuraciones necesarias", indica la nota publicada el jueves.

En este contexto, The New York Times recuerda que Argentina tiene el 30 de junio un vencimiento de la deuda reestructurada y dice que "en los próximos 10 días, se centrará más la atención en si Argentina tendrá éxito en desafiar a los tribunales de los Estados Unidos".

La publicación dice que "el destino de Argentina, o de sus acreedores, no es lo que hace a este caso importante, y quizás desastroso" y en ese sentido relata cómo se negociaba antes del fallo con los bonistas y cómo será en adelante.

Sostiene que hasta ahora "los países en problemas negocian con sus acreedores para reestructurar las deudas y esa reestructuración puede involucrar una quita del monto adeudado, una rebaja de la tasa de interés o una extensión del vencimiento de deuda o una combinación de los tres".

En ese esquema, los bonistas "podían resistirse, pero enfrentaban el riesgo de que la reestructuración avanzara y aquellos que aceptaran cobrarían (parcialmente), mientras que los holdouts no obtenían nada".

Era un "sistema informal que funcionaba razonablemente bien, que ha permitido a muchos gobiernos reestructurar sus bonos, a un costo más o menos razonable".

"Eso ahora cambió, al menos para los países con bonos bajo ley de Nueva York; la mano de los holdouts se ha fortalecido inmensamente".

Según la nota, el gobierno de Estados Unidos dijo a tribunales inferiores que esto podría crear "grandes problemas", ya que podría llevar a los países a tomar prestado bajo ley inglesa, en lugar de neoyorquina, y de ese modo disminuir el rol de esta ciudad como centro financiero del mundo.

Eso, según el gobierno, podría tener "un efecto diametral en todo el rol sistémico del dólar estadounidense".

Asimismo, en un informe enviado a la Corte Suprema, el economista Nobel Joseph Stiglitz advirtió: "Imposibilitados de reestructurar, los gobiernos que caigan en default estarían cerrados para siempre al mercado de capitales, con consecuentes efectos adversos en el desarrollo y las perspectivas de crecimiento económico".

The New York Times se pregunta qué piensa la Suprema Corte de estos argumentos y concluye: "Evidentemente, no mucho. La Corte declinó escuchar la apelación de Argentina, o al menos pedir el punto de vista del gobierno de los Estados Unidos". (Télam)

Página 1 de 2

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria