26 DE SEPTIEMBRE DE 2017 |

Medellín (Colombia) (AICA): En su última homilía de su viaje a Colombia, el papa Francisco pidió a Colombia “hacer un cambio cultural”, para lograr una paz estable y duradera en el país.
 
Durante la misa celebrada en la tarde del 10 de septiembre en Contecar, última actividad del viaje apostólico del papa Francisco a Colombia, el Sumo Pontífice dio un mensaje sobre la dignidad de la persona y los derechos humanos, a la luz de la figura de San Pedro Claver.

El Papa habló sobre cómo lograr una paz estable y duradera en el país, para lo que pidió a Colombia cambiar "la cultura de la muerte" por la "de la vida". "Se nos exige generar desde abajo un cambio cultural: a la cultura de la muerte, de la violencia, responder con la cultura de la vida, del encuentro".

“¡Cuántas veces se ‘normalizan’, se viven como normales, procesos de violencia, exclusión social, sin que nuestra voz se alce ni nuestras manos acusen proféticamente!”, lamentó e invitó a imitar el ejemplo de San Pedro Claver y de los cristianos que se atrevieron a iniciar una corriente contracultural de encuentro.

“En el encuentro entre nosotros redescubrimos nuestros derechos, recreamos la vida para que vuelva a ser auténticamente humana”, aseguró.

Francisco condenó con firmeza el narcotráfico, “esta lacra que ha puesto fin a tantas vidas y que es mantenida y sostenida por hombres sin escrúpulos”, y otros dramas como la devastación de los recursos naturales y la contaminación, la tragedia de la explotación laboral, el blanqueo ilícito del dinero, así como la especulación financiera, la prostitución, la trata de seres humanos, entre otros.

“No es posible convivir en paz sin hacer nada con aquello que corrompe la vida y atenta contra ella. A este respecto, recordamos a todos aquellos que, con valentía y de forma incansable, han trabajado y hasta han perdido la vida en la defensa y protección de los derechos de la persona humana y su dignidad”, expresó.

“Como a ellos, la historia nos pide asumir un compromiso definitivo en defensa de los derechos humanos”, aseveró y continuó: “Si Colombia quiere una paz estable y duradera, tiene que dar urgentemente un paso en esta dirección, que es la del bien común, de la equidad, de la justicia, del respeto de la naturaleza humana y de sus exigencias”.

“Sólo si ayudamos a desatar los nudos de la violencia, desenredaremos la compleja madeja de los desencuentros. Se nos pide dar el paso del encuentro con los hermanos, atrevernos a una corrección que no quiere expulsar sino integrar, se nos pide ser caritativamente firmes en aquello que no es negociable”, puntualizó. En definitiva, “la exigencia es construir la paz, ‘hablando no con la lengua sino con manos y obras’ (San Pedro Claver), y levantar juntos los ojos al Cielo”, concluyó.

Hamburgo (Alemania) (AICA): En un mensaje a los participantes de la cumbre del G20, reunida en Hamburgo, Alemania, el papa Francisco pidió que “en los corazones y en las mentes de los gobernantes y en cada una de las fases de actuación de las medidas políticas hay necesidad de dar prioridad absoluta a los pobres, a los prófugos, a los que sufren, a los desplazados y a los excluidos, sin distinción de nación, raza, religión o cultura, así como de suprimir los conflictos armados”. "La guerra no es jamás una solución", aseveró.
 
El papa Francisco exhortó a los jefes de Estado de los países miembros del G20, entre ellos el presidente argentino Mauricio Macri, a dar “prioridad absoluta” a los pobres y refugiados, y terminar con las masacres inútiles.

El pontífice remitió su mensaje a la canciller alemana Angela Merkel y demás participantes de la cumbre de líderes de las principales economías del mundo y de las potencias emergentes reunidos en Hamburgo, Alemania.

Francisco pidió que “en los corazones y en las mentes de los gobernantes y en cada una de las fases de actuación de las medidas políticas hay necesidad de dar prioridad absoluta a los pobres, a los prófugos, a los que sufren, a los desplazados y a los excluidos, sin distinción de nación, raza, religión o cultura, así como de suprimir los conflictos armados”.

"La historia de la Humanidad, también hoy, nos presenta un vasto panorama de conflictos actuales o potenciales. La guerra no es jamás una solución", sostuvo.

El Papa dijo sentirse "obligado a pedirle al mundo que ponga fin a todas estas masacres inútiles" y advirtió que "eso no será posible si todas las partes no se comprometen a reducir sustancialmente los niveles de conflictividad, a detener la actual carrera de armamentos".

"Aunque es razonable que las cumbres del G20 se limiten al número reducido de países que representan el 90% de la producción mundial de bienes y servicios, esta misma situación debe mover a los participantes a una profunda reflexión", sugirió.

"Se trata de la parte de la Humanidad que tiene el mayor potencial para contribuir al progreso de todos. Por lo tanto debemos siempre referirnos a las Naciones Unidas, a los programas y a las agencias asociadas y organizaciones regionales, respetar y honrar los tratados internacionales y promover el multilateralismo, para que las soluciones sean universales y duraderas", agregó.

Asimismo, instó a "activar una nueva era de desarrollo innovadora, interconectada, sostenible, respetuosa del medio ambiente e inclusiva de todos los pueblos y de todas las personas".

El Papa afirmó que no puede dejar de dirigir a los jefes de Estado y de Gobierno del G20, y a toda la comunidad mundial, un apremiante llamamiento por la trágica situación de Sudán del Sur, de la cuenca del Lago Chad, del Cuerno de África y del de Yemen, donde hay treinta millones de personas que no tienen agua ni comida para sobrevivir.

Y añade que “el empeño para salir urgentemente al encuentro de estas situaciones y dar una ayuda inmediata a esas poblaciones será un signo de la seriedad y sinceridad del empeño a medio término para reformar la economía mundial y una garantía de su desarrollo eficaz”.

Asimismo, recordó que la finalidad del G20, y de otros encuentros anuales semejantes, es la de “resolver en paz las diferencias económicas y encontrar reglas financieras y comerciales comunes que permitan el desarrollo integral de todos, para alcanzar la Agenda 2030 y los Objetivos del desarrollo sostenible.

El Papa sostuvo que esto será posible sólo si las partes se empeñan en reducir sustancialmente los niveles de conflictividad, detener la actual carrera armamentista y renunciar a implicarse directa o indirectamente en los conflictos, y si no se acepta discutir de modo sincero y transparente acerca de todas las divergencias.

“Se trata de una trágica contradicción e incoherencia la aparente unidad en foros comunes con finalidad económica o social y la querida o aceptada persistencia de los enfrentamientos bélicos”, puntualizó.

Francisco concluye su mensaje invocando la bendición de Dios sobre el encuentro de Hamburgo y sobre todos los esfuerzos de la comunidad internacional para activar una nueva era de desarrollo innovadora, interconectada, sostenible, respetuosa del ambiente e inclusiva de todos los pueblos y de todas las personas.

El G20 se compone de Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, República de Corea, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turquía, el Reino Unido, los Estados Unidos y la Unión Europea (UE).+

Cancún (México) (AICA): Permitir el ingreso de alimentos y medicinas; fijar la fecha de las elecciones y liberar a los presos políticos, son tres de las prioridades que pidió el papa Francisco y la Santa Sede ante la dramática situación que vive Venezuela. Lo hizo mediante su observador permanente ante la 47º Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), monseñor Bernardito Auza, realizada en Cancún, México, del 19 al 21 de junio.
 
Permitir el ingreso de alimentos y medicinas; fijar la fecha de las elecciones y liberar a los presos políticos, son tres de las prioridades que pidió el papa Francisco y la Santa Sede ante la dramática situación que vive Venezuela. Lo hizo mediante su observador permanente ante la 47º Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), monseñor Bernardito Auza, realizada en Cancún, México, del 19 al 21 de junio.

Destacando que la situación en Venezuela cobró últimamente “tintes verdaderamente dramáticos”, monseñor Auza señaló, además, “que el actual clima de enfrentamiento también afectó a la Iglesia católica en Venezuela” y advirtió que “se verificaron episodios de amenazas a sacerdotes, irrupciones violentas durante las celebraciones litúrgicas, acusaciones injustificadas contra instituciones eclesiásticas y ataques difamatorios públicos contra algunos obispos”.

Texto de la declaración del representante de la Santa Sede
Señor Presidente,

La delegación de la Santa Sede agradece la oportunidad que se le brinda de poder compartir su preocupación por la situación actual de Venezuela, así como su esperanza de que esta reunión en el marco de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos pueda ayudar a solucionar la grave crisis que vive el país.

Como es bien conocido, desde el inicio de la crisis, tanto el Santo Padre como la Secretaría de Estado y la Conferencia Episcopal Venezolana, en diversas intervenciones, han llamado a los poderes públicos y políticos a que, superando los intereses partidistas y las ideologías, escuchasen la voz del pueblo, defendiesen el bien común, creasen un clima de serenidad y de paz social, respetasen la institucionalidad en favor de la convivencia nacional y favoreciesen la acción social de las instituciones nacionales e internacionales para enfrentar la innegable crisis que sufre Venezuela y que golpea fuertemente a su población. Por ello, la Santa Sede ha mantenido siempre una posición clara, reclamando a todos los líderes políticos el cese de la violencia e instando al respeto de la verdad y de la justicia.

Sin dejar de exhortar a la negociación, ni de advertir de los peligros de los discursos belicistas y agresivos, la Santa Sede mostró, en todo momento, su disponibilidad a colaborar en la búsqueda de una solución pacífica, duradera y viable a la crisis venezolana, con la condición de que así lo solicitasen formalmente tanto el Gobierno como la oposición, como efectivamente ocurrió.

Como es sabido, en octubre y en noviembre de 2016, se celebraron encuentros de la Mesa del Diálogo Nacional en Caracas, y teniendo en cuenta que los acuerdos allí alcanzados no eran aplicados, el cardenal Secretario de Estado, en nombre y por disposición del papa Francisco, remitió una carta a las partes y a los restantes acompañantes el 1º de diciembre. En ella, en cumplimiento del papel de acompañamiento al que la Santa Sede había sido llamada, se solicitaba:

Que se tomasen las providencias necesarias para la implementación urgente de medidas destinadas a aliviar la grave crisis de abastecimiento de comida y medicinas que estaba sufriendo la población, a la vez que se aseguraba la plena disponibilidad de las instituciones de la Iglesia católica, entre ellas Caritas, a prestar toda la ayuda posible, con los medios a su alcance, para salir de esta situación de emergencia social;
Que las partes concordasen el calendario electoral que permitiese a los venezolanos decidir sin dilaciones su futuro;
Que se tomasen las medidas necesarias para restituir cuanto antes a la Asamblea Nacional el rol previsto en la Constitución;
Que se encontrase el modo de acelerar el proceso de liberación de los detenidos.


Con ocasión de la XXXVI Asamblea Ordinaria del Consejo Episcopal Latinoamericano, celebrada recientemente en San Salvador, los obispos del continente han señalado que en Venezuela «se vuelve insostenible la falta de alimentación, la falta de medicinas y la falta de libertades».

La Santa Sede ve con preocupación cómo, pese a los esfuerzos realizados y que son por todos conocidos, la situación ha adquirido tintes dramáticos en los últimos meses. El 30 de abril, después del rezo del Regina Coeli, el Santo Padre hizo un llamado al Gobierno y a todos los integrantes de la sociedad venezolana para que fuese evitada cualquier ulterior forma de violencia, se respetasen los derechos humanos y se buscasen soluciones negociadas a la grave crisis humanitaria, social, política y económica que está golpeando a la población.

Al respecto, mi delegación desea señalar que el actual clima de enfrentamiento también ha afectado a la Iglesia católica en Venezuela. Se han verificado episodios de amenazas a sacerdotes, irrupciones violentas durante las celebraciones litúrgicas, acusaciones injustificadas contra instituciones eclesiásticas y ataques difamatorios públicos contra algunos obispos.

Pese a ello, la Santa Sede, partiendo de la convicción de que deben ser los propios ciudadanos quienes pongan las bases para solucionar los problemas internos, considera que no deben escatimarse los esfuerzos para ayudar a que el país salga de su grave crisis, pues como ha dicho el papa Francisco el pasado 29 de abril «todo lo que se puede hacer por Venezuela hay que hacerlo, con las garantías necesarias».

Con la única finalidad de promover el bien de todos y cada uno de los venezolanos y de favorecer una solución pacífica y democrática a la actual situación, la Santa Sede reitera su posición, ya conocida, de que una negociación seria y sincera entre las partes, basada en las claras condiciones indicadas en la mencionada carta del 1º de diciembre de 2016, comenzando por la celebración de elecciones directas, libres y trasparentes previstas para los años 2016 y 2017, serían la única vía de salida a la grave crisis en que se ve inmerso el país. A tal propósito, la reciente decisión gubernamental de convocar una Asamblea Nacional Constituyente, en vez de ayudar a solucionar los problemas, presenta el riesgo de complicarlos ulteriormente y hace peligrar el futuro democrático del país.

Por otro lado, se valora muy positivamente la posibilidad de que un grupo de países de la región o, eventualmente, de otros continentes, elegidos tanto por el Gobierno como por la oposición, acompañen las negociaciones actuando como garantes.+

El gobierno italiano llevará a la cumbre del G7 que se hará en mayo en Sicilia la experiencia de la Fundación Pontificia Scholas Occurrentes, impulsada por el papa Francisco y que dirige el argentino José María del Corral, para su estudio y debate en el encuentro de los mandatarios de los países más industrializados del mundo.

La ministra de Instrucción, Universidad y Educación de Italia, Valeria Fedeli, confirmó que su país llevará al encuentro del G7 entre el 26 y 27 de mayo en Taormina los resultados del trabajo que hicieron 10 colegios de Roma junto a Scholas, para que pueda ser tomado como ejemplo, informó Del Corral en diálogo con Télam.

Fedeli hizo el anuncio la noche del lunes junto a Del Corral durante la reunión de ministros de Educación del G7 en Bolonia, donde se discutieron los ejes que la comisión de educación del grupo que también reúne a Estados Unidos, Francia, Alemania, Japón, Canadá y Reino Unido llevarán al plenario de mandatarios.

Italia, a cargo de la presidencia rotativa del G7, hizo hincapié en los valores de "Ciudadanía global, diversidad e integración" que encarna la Fundación de derecho pontificio nacida en Buenos Aires en 2001 con el impulso del entonces arzobispo porteño Jorge Mario Bergoglio.

"Frente a otros modelos de integración que proponen organismos internacionales, la idea es mostrar que se puede avanzar en la unidad en la diversidad. La integración no como una esfera uniforme, sino con la imagen a la que recurre Francisco de un poliedro", agregó Del Corral.

Presente en más de 190 países con una red de 400.000 escuelas, Scholas Occurrentes adquirió nivel pontificio a partir de la firma de un quirógrafo del Pontífice en agosto de 2015 y a finales del año pasado inauguró su primera sede en la capital italiana, en un edificio del Vaticano en el barrio de Trastevere donde Del Corral recibió hoy a Télam.

A finales de marzo, Scholas hizo en Roma su primer programa de "Ciudadanías", una experiencia que reúne a chicos de diversas religiones y condiciones sociales para que debatan sus problemáticas y luego eleven propuestas a las autoridades educativas, una experiencia que ya se implementa con éxito en Colombia, Paraguay, España, México y Argentina, entre otros países.

Como respuesta a esa iniciativa, las autoridades italianas plantearon en Bolonia frente al resto de ministros del G7, su intención de "llevar el trabajo de Scholas a todos los colegios del país", para lo que este miércoles iniciarán una serie de reuniones con directores y alumnos de los 10 colegios que participaron de la primera experiencia.

Con énfasis en impulsar un cambio en el modelo educativo, Scholas Occurrentes es una iniciativa destinada a los jóvenes del mundo entero nacida en 2001 con el nombre de "Escuela de Vecinos" y "Escuelas Hermanas", que busca "la integración de estudiantes de escuelas públicas y privadas, de todas las religiones con el fin de educar a los jóvenes en el compromiso por el bien común, según Del Corral.

Tras el debate en la cumbre del G7 en Taormina (Sicilia), Scholas hará un congreso para promover la integración de chicos de todas las religiones en Jerusalén, entre el 2 y el 6 de julio, en el que participará el Secretario de la Congregación para la Educación Católica de la Santa Sede, Monseñor Angelo Vincenzo Zani.

El congreso mundial de Scholas Occurrentes servirá para la "puesta en común" de los avances de una iniciativa lanzada el año pasado en el Vaticano que busca "tener puentes" entre 40 universidades del mundo y diversos proyectos solidarios de todo el globo.

"Se hará una puesta en común de las experiencias lanzadas en mayo de 2016. Allí se convino con las universidades, entre ellas la Lumsa de Italia y la Panamericana de México, que cada una incorpore una cátedra Scholas con la obligación de sostener al menos un año algunos de los más de 400 proyectos solidarios en todo el mundo", explicó Del Corral.

En Argentina, con el apoyo del Ministerio de Educación que encabeza Esteban Bullrich, Scholas realizó en 2016 unas 120 experiencias del programa Ciudadanías, involucrando a casi 200 escuelas de todo el país.

Fuente: Télam

Página 1 de 40

SEGUINOS. CONECTATE

Para comunicarte con GENTE-BA:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook.com/periodicogenteba

@genteba

Fotogaleria